Acuerdo de Agadir

El Acuerdo de Agadir es un tratado de libre comercio entre Egipto, Jordania, Marruecos y Túnez. Toma su nombre de la ciudad de Agadir donde se inició el proceso en pos del pacto en mayo de 2001. Se firmó en Rabat en febrero de 2004 y entró en vigor en marzo de 2007.

El acuerdo de Agadir está abierto a la participación de todos los países árabes integrantes de la Liga Árabe y el GAFTA (Gran Área de Libre Comercio Árabe), y está vinculado a la UE a través de un Acuerdo de Asociación o un TLC. El objetivo del acuerdo es facilitar la integración entre los Estados árabes y la UE en el marco del proceso más amplio de integración UE-Mediterráneo, pero tiene además otras ramificaciones.

Un rasgo importante del Acuerdo de Agadir es que usa las reglas de origen de la UE. Las mismas son diferentes de las reglas de origen de Estados Unidos, lo que les dificulta a los países del Mediterráneo y el Medio Oriente la aplicación de ambas en sus relaciones comerciales con estos dos bloques de poder competitivos. La UE les permite a sus socios del TLC Mediterráneo acumular valor agregado. Esto significa que hace la vista gorda al lugar donde se agrega el valor, a los efectos de los aranceles preferenciales, siempre y cuando se trate de un país socio del TLC. Estados Unidos, aparte de disposiciones especiales tales como las que aplica en las zonas de procesamiento para la exportación, únicamente tiene en cuenta el valor agregado a nivel nacional en el país que realiza la exportación a Estados Unidos. Estos sistemas contrapuestos entre sí le dan a la UE una ventaja comparativa en su competencia con Washington por establecer un TLC Euro-Mediterráneo que contrarreste la propuesta estadounidense de un TLC Estados Unidos-Medio Oriente.

Apenas transcurridas dos semanas después de su entrada en vigor, ya surgieron a la luz los primeros conflictos entre el Acuerdo de Agadir y el TLC Estados Unidos-Marruecos. Según los términos del TLC con Estados Unidos, Marruecos se comprometió a no bajar los aranceles de determinadas importaciones agrícolas de terceros países que no sean exportadores netos de esos productos. Esto habrá seguramente de afectar a los países árabes que esperaban vender productos agrícolas libres de arancel a Marruecos, según los términos del Acuerdo de Agadir.

En noviembre de 2008 los miembros del Acuerdo de Agadir firmaron un protocolo para el comercio de textiles. En general, sin embargo, el impacto de este acuerdo, según la opinión de ejecutivos empresariales y políticos, no ha estado “a la altura de las expectativas”.

En 2016, tras seis años de inactividad, el acuerdo fue reactivado. En abril, Líbano y Palestina se unieron al pacto comercial. También se firmaron cinco protocolos y dos memorandos.

última actualización: marzo de 2017


Leer más

Leer menos