Advierten presión de Perú para agilizar negociación

La República | Bogotá | Miércoles 28 de Julio de 2004

TLC : Advierten presión de Perú para agilizar negociación

Rosalba Cubillos - Enviada Especial Lima

Empresarios colombianos y ecuatorianos destacaron ayer el tono de cordialidad y disposición observado en los primeros días de negociación de la tercera ronda en Perú, pero advirtieron la presión que ejerce Perú para agilizar el proceso.

Durante la instalación de la ronda en el Hotel Sheraton, el Presidente del Perú Alejandro Toledo fue claro al señalar que su aspiración es que el proceso de negociación para un acuerdo de libre comercio con los Estados Unidos concluya antes de finalizar su mandato (2006).
Sin embargo, ayer en los pasillos del hotel diversos voceros del sector privado de Perú se mostraban pesimistas frente a lo que pueda ocurrir de aquí en adelante. El tema se sustenta en el ambiente político que hoy viven los peruanos y que se caracteriza por el cuestionamiento que la oposición y otros partidos hacen al gobierno del Presidente Toledo. Aunque ayer se vivió una situación menos tensa a la del lunes, cuando se eligió a Antero Florez Araoz para el período legislativo de 2004 y 2005 como presidente del Congreso, representantes del sector privado de este país consideran que tener un líder de la oposición (Unidad Nacional) en el parlamento, hacen más difícil que el Presidente pueda trabajar sin problemas.

El coordinador del comité Ad- Hoc, Juan Carlos Elorza, fue uno de los que resaltó el buen espíritu mostrado por negociadores y empresarios, pero también manifestó su preocupación por la presión que empieza a ejercer Perú para agilizar la negociación.

Según Elorza es un tema que empieza a inquietar teniendo en cuenta que en la ronda de Lima se comienza a despejar el camino de lo que será la discusión de las otras jornadas que deben llevar a un cierre de las negociaciones hacia el primer trimestre de 2005.

Al cierre de las dos primeras jornadas de la tercera ronda que se adelanta en esta capital, los integrantes del equipo colombiano reportaron un balance favorable de las actividades desarrolladas en las distintas mesas.

Buen balance

Disposición a escuchar las propuestas andinas fue el elemento común que se observó entre el lunes y martes en el Hotel Sheraton, según el balance presentado ayer por el jefe negociador colombiano Hernando José Gómez, quien dijo que posiblemente pueda iniciar hoy el cruce de ofertas entre los tres socios andinos inmersos en el proceso y los Estados Unidos.

Sin embargo, pese a que se dijo ayer que entre hoy y mañana se daría el cruce de ofertas, el jefe de negociaciones señaló que es posible que Estados Unidos no esté listo todavía para ese paso. No obstante, los andinos tienen lista la información para que haya el intercambio, sostuvo el funcionario colombiano al recalcar que Colombia ha cumplido con todas las fechas pactadas.

Respecto al tema de las elecciones en los Estados Unidos, Gómez confió en que el proceso electoral del 2 de noviembre no afectará la dinámica de la negociación. De ahí que la opción haya sido la de trabajar hacia un mayor acercamiento tanto con el candidato demócrata como con el republicano.

Colombia y los demás países andinos esperan en la tercera ronda de negociaciones hacer una presentación completa de los textos enviados y una discusión a fondo sobre los mismos.
Con base en ello se presentó en Lima un programa de trabajo para concretar a partir de la cuarta ronda, que tendrá lugar en Puerto Rico posiblemente entre el 13 y 17 de septiembre, acuerdos alrededor de los textos propuestos por Estados Unidos y Colombia, Ecuador y Perú.

Respecto al grado de apertura en el TLC, los países andinos serán más conservadores frente a lo que fue el proceso adelantado por los Estados Unidos con otros bloques de la región, anunció el jefe del equipo negociador colombiano durante un encuentro sostenido con los periodistas colombianos. Sin embargo, aclaró que Colombia no se casará todavía con cifras. En el caso de Perú se habla de un nivel de apertura de las ofertas por parte de Estados Unidos de 95 por ciento y de 85 por ciento de la contraparte.

En el acuerdo con los Centroamericanos Estados Unidos abrió el 95 por ciento y la contraparte el 82 por ciento, mientras que con Chile los norteamericanos abrieron más del 95 por ciento, con excepción de azúcar, y el país austral el 85 por ciento.

Propiedad intelectual

El vocero oficial colombiano reconoció que las distancias en el tema de propiedad intelectual son grandes porque Estados Unidos presentó un texto ambicioso que está en la línea de lo que ellos negociaron con Singapur y Australia, los cuales, por su nivel de desarrollo, están dispuestos a asumir más responsabilidades y costos. Eso no lo pueden hacer las economías en vía de desarrollo. En ese sentido, dijo, cuando se compara la propuesta de EE.UU. pareciera dirigirse a socios con capacidad adquisitiva más allá de la real, sin tener en cuenta temas que para los andinos son prioritarios como la biodiversidad y los conocimientos tradicionales.

Pese a que las distancias son grandes en propiedad intelectual, la tercera ronda se ha caracterizado por la cordialidad y disposición por parte de los Estados Unidos a escuchar a los socios de la CAN, reconoció el titular del equipo colombiano.

Indicó que los norteamericanos son ambiciosos en el tema de las patentes. Puntualmente, los negociadores dirigidos por Regina Vargo consideran que si por cualquier razón hay demoras en la expedición de registros que puedan retrasar el otorgamiento de patentes, debe hacer compensación en los tiempos. ‘En ese punto nosotros no tenemos disponibilidad para responder’, indicó Gómez.

En el tema de la normatividad son evidentes algunos puntos por resolver. La idea es que cuando existen unas normas en la CAN, pero quedan otras en el TLC, lo fundamental es definir cuál es la que regirá. Lo importante en el punto, aclaró el funcionario, es evitar contradicciones entre las normas que se deriven del TLC y la de la CAN. ‘Ahí se deriva la directriz de los presidentes y tenemos que hacer nuestro mayor esfuerzos para que en esa medida se dé el resultado’.

No hay propuesta para C*

Respecto a los plazos de desgravación, Colombia, Ecuador y Perú no presentaron productos para ser colocados en la canasta C* (nómina de reserva donde se incluirán partidas complejas de negociar). Se trata de una lista especial para algunos productos en la que no necesariamente el tema gira en torno a los plazos.

Frente a la solicitud del sector automotor de una desgravación a 15 años, Hernando José Gómez, aclaró que ellos irán en la canasta de mayor plazo, es decir en la C (10 años).

Existen tres escenarios alternativos de discusión de cómo se abordaría el acuerdo de libre comercio con los Estados Unidos : el primero, un acuerdo multilateral entre los cuatro, el segundo un bilateral, es decir, Estados Unidos con cada uno de los socios andinos, y uno más que sería los tres socios de la CAN con un grupo que tienen obligaciones entre sí con los norteamericanos. A Estados Unidos le gustaría el esquema con el que negoció el TLC con Centroamérica, o sea, un multilateral entre todos ellos. Esa opción no es viable en el caso de la CAN porque no están todos los países en el proceso. En ese orden, de acuerdo a la visión del jefe negociador colombiano, lo que se va perfilando es un multilateral entre Estados Unidos y el bloque conformado con Colombia, Ecuador y Perú.