Ante la ilegitimidad de Uribe y García, detener el TLC con la Unión Europea

RECALCA, Bogotá, julio 1 de 2009

Ante la ilegitimidad de Uribe y García, detener el TLC con la Unión Europea

Entre el 15 y el 19 de junio se realizó la cuarta ronda de negociación del Tratado de Libre Comercio entre países andinos y la Unión Europea. Esta se realizó en medio de una conflictiva situación en los dos países, Perú y Colombia, cuyos gobiernos han manifestado su deseo de suscribirlo rápidamente y dentro de las condiciones determinadas por los europeos.

En el caso peruano se vive una situación social explosiva por la represión que el gobierno ha desatado contra el movimiento de los indígenas del amazonas que se han opuesto a las leyes que implementan el TLC con Estados Unidos, pues abre las puertas a la comercialización de los recursos naturales de su territorio, amenazando la misma existencia de las comunidades. Este movimiento ha suscitado la solidaridad continental y el repudio hacia el gobierno de Alan García.

En Colombia todos los días se hace más evidente la responsabilidad gubernamental en el asesinato de inermes ciudadanos, el hostigamiento contra la Corte Suprema, el chantaje al parlamento para que apruebe la reelección presidencial y los escandalosos episodios de corrupción como la compra del apoyo parlamentario para una nueva reelección o los negociados de los hijos del presidente.

El clima en los dos países es de crisis política y cuestionamientos a la legitimidad de los mandatarios, a quienes se acusa por igual de violaciones de los derechos humanos, deterioro de las condiciones laborales y autoritarismo.

Los estudios realizados, aun por entidades oficiales y por organizaciones independientes, dan cuenta de los enormes perjuicios que ocasionará este proyectado tratado. Mientras que unas cuantas multinacionales se benefician, los países andinos van a perder la capacidad de promover su desarrollo económico y social y tendrán que entregar a la voracidad del gran capital sus recursos mineros, energéticos, su biodiversidad, agua y demás recursos.

Las profundas discrepancias del gobierno de Ecuador con la suscripción de un TLC y su negativa a aceptar los dictados europeos, revelan que estos tratados, si se firman, lo harán sobre el cadáver de la Comunidad Andina de Naciones y con inmensos daños sociales.

Los gobiernos de Perú y Colombia tratan de conseguir apoyo internacional, haciendo toda clase de concesiones a las multinacionales, en momentos en los cuales la crisis económica mundial, aconseja no depender de la inversión externa ni de los productos no elaborados de exportación, lo cual vuelve aún más vulnerable sus economías a la recesión mundial.

La ilegitimidad de los gobiernos de Perú y Colombia, la complicada situación política, la inminencia de la desintegración de la CAN, además del irregular proceso de negociación -de espaldas a la población- y la evidencia de que las políticas contenidas en estos tratados agudizarán la ya grave situación del pueblo, son factores que nos hacen exigir la suspensión de las negociaciones y llamar a los pueblos tanto de Europa como de la región Andina a levantar su protesta contra los mismos.

La voz de los pueblos amazónicos que han entendido la gravedad de estos tratados, debe extenderse a toda la región y muestra que el camino hacia su derrota es la movilización popular.

* Recalca congrega a 50 de las organizaciones sociales y sindicales más importantes del país, para coordinar las estrategias de educación, divulgación y movilización frente a los Tratados de Libre Comercio que impulsa el gobierno nacional.

source: RECALCA