Argentina: Acuerdo con Europa, en dos años máximo

Argentina: Acuerdo con Europa, en dos años máximo

Por Javier Lewkowicz, 15-9-16

JPEG - 20.5 kb

“Los optimistas como yo pensamos que en un año puede cerrarse el acuerdo de libre comercio con Europa; según los pesimistas, en dos años”, afirmó el secretario de Comercio en el foro de inversiones. Pagani, de Arcor, pidió bajar impuestos.

A la hora de analizar la estrategia de atracción de inversiones del macrismo, el secretario de Comercio, Miguel Braun, destacó el impacto que podría tener la celebración de acuerdos de libre comercio con la Unión Europea (UE) y con otros países de la región. “Hemos analizado los casos de México, Chile y Egipto y vemos que la inversión europea creció muchísimo luego de la firma de acuerdos”, dijo el funcionario, quien pronosticó que el entendimiento entre ese bloque y el Mercosur se cerrará en no más de dos años. El impacto económico de este tipo de convenios de liberalización no está, ni por asomo, fuera de debate: sobran voces que alertan sobre el efecto negativo al que se expone la industria nacional. Atento a eso, Braun buscó diferenciarse de la estrategia de apertura de los 90. Por otro lado, el presidente de Arcor, Luis Pagani, pidió reducir la carga tributaria, lo que supone, bajo la concepción oficial, equilibrar el presupuesto con austeridad fiscal.

El control de las importaciones fue debilitado apenas asumió Cambiemos y durante el verano hubo una apertura indiscriminada que propició grandes problemas a las empresas locales. Tal fue el daño denunciado durante meses por los industriales nacionales que el Frente Renovador recientemente se puso al frente de esa agenda con un proyecto para frenar durante un tiempo las importaciones que tienen reemplazo por producción nacional. La gestión de las importaciones y las compras públicas en favor de empresas nacionales son dos factores que están sujetos a liberalización con los acuerdos de libre comercio.

“La firma de nuevos acuerdos comerciales como el que estamos negociando con la Unión Europea va a generar un flujo de inversiones en el sector de infraestructura y nos va a permitir insertarnos en las cadenas globales de valor”, dijo Braun, y mencionó también que el Gobierno trabaja en la celebración de acuerdos comerciales con México, Colombia y Chile y en un acuerdo bilateral de inversiones con Japón. Como lo hizo en otras oportunidades, Braun aclaró que las reformas “se van a realizar de manera gradual y con toda la gente adentro, porque eso le va a dar sostenibilidad política. No tenemos una visón tecnocrática, queremos que las empresas argentinas sean socias, no como pasó en otro momento”. El funcionario anticipó además que “en 2017 va a haber crecimiento económico y con ello vamos a tener más apoyo político”. Además, Braun hizo hincapié en la importancia de mejorar el sistema de gestión de trámites en el Estado a través del esquema de ventanilla única.

Luis Pagani, CEO de Arcor, la empresa de alimentos más grande del país, le advirtió a Braun que “hace veinte años que se habla del acuerdo con la UE. No quisiera esperar otros veinte años, Miguel”. Arcor, como gran exportador en un rubro donde el país cuenta con ventajas competitivas, sería uno de los primeros beneficiarios de la apertura comercial con la UE. “Los optimistas como yo pensamos que en un año puede cerrarse el acuerdo, según los pesimistas, en dos años”, respondió Braun a Pagani. También Pagani advirtió la sombra de la apertura indiscriminada de los 90. “En los 90 tuvimos una mala experiencia por no haber tenido contraparte, no se produjo un ida y vuelta”, reconoció. El empresario también criticó la política económica del kirchnerismo y elogió explícitamente a Mauricio Macri.

El hombre de Arcor enfatizó que los costos logísticos y la carga tributaria constituyen dos problemas para el empresariado. “Tenemos dificultad para llegar de la tranquera al puerto y en los últimos años se ha duplicado la carga tributaria. Hemos llevado esta agenda a los distintos ministros”, recordó.

Son indicios que dan cuenta de que el megaevento de marketing en el CCK no convence a nadie en sí mismo. En cambio, las empresas buscan obtener ventajas y los funcionarios ofrecer beneficios que implican riesgos y costos. Por su parte, el presidente del banco norteamericano de importación y exportación, Fred Hochberg, dijo a Braun que la institución está dispuesta a financiar proyectos para el país y se mostró complacido de que el macrismo haya cubierto una gran cantidad de cargos ejecutivos con gente que proviene del sector privado.

source: Página 12