Bachelet, en favor de un ALCA “básico y gradual”

La flamante presidenta electa chilena, Michelle Bachelet, se declaró a favor del Área de Libre Comercio de las Américas (ALCA), pero consideró que hay diferencias entre países que dificultan la integración, por lo que propuso definir un acuerdo “básico” al que todos puedan acogerse, para luego avanzar cada uno “gradualmente, a su ritmo”.

“Estamos a favor del ALCA”, pero “nos damos cuenta de que la realidad de nuestro país es distinta, y la posibilidad de que todos los países se integren por igual es difícil”, declaró Bachelet en conferencia de prensa.

“Por eso lo que proponemos es hacer un acuerdo básico, un ALCA básico, y que a partir de ese acuerdo base se avance: avanzar homogéneamente en aquello que se pueda, permitiendo al mismo tiempo que países muy diversos manejen sus tiempos”, dijo.

Bachelet -electa el domingo como primera presidenta de la historia chilena- consideró que el ALCA y el Mercosur (Argentina, Brasil, Uruguay y Paraguay) no son incompatibles. Pero de todos modos, a Chile le interesa mantener su apertura económica, por lo que sólo desea permanecer como asociado externo y no como miembro pleno al Mercosur. “Chile ya ha tomado un camino, y no creemos que haya que modificarlo”, explicó.

El día después

Una reunión-desayuno con el presidente Ricardo Lagos y el saludo de los máximos jerarcas de la Iglesia católica marcaron la jornada de este lunes de Bachelet, en el “día después” del triunfo, por casi 500 mil votos de diferencia, que obtuvo sobre el candidato derechista Sebastián Piñera en la segunda vuelta presidencial del domingo.

Bachelet obtuvo 53.49 por ciento de los votos válidamente emitidos en la segunda vuelta de la elección presidencial, proclamándose así como la primera mujer presidenta en la historia de Chile y también la primera que logra ese honor en América del Sur por veredicto directo de las urnas.

Piñera, con 46.5 por ciento de la votación, no sólo fue derrotado sino que, incluso, logró menos votos que los reunidos en enero de 2000 por el entonces candidato único de la derecha, Joaquín Lavín, quien fue derrotado también en una segunda vuelta por el ahora mandatario saliente Ricardo Lagos, por 51 contra 48 por ciento de los votos.

Es cierto que Bachelet debe mucho de su holgada victoria de este domingo al desempeño gubernamental de Lagos, quien se retira del gobierno con un porcentaje de aprobación a su desempeño en la población en torno a 75 por ciento.

Bachelet, ex presa política, torturada y exiliada durante la dictadura de Augusto Pinochet (1973-90) tuvo un distendido encuentro con Lagos y su esposa, Luisa Durán. Al final del desayuno, el actual mandatario señaló que “para mí será un privilegio terminar mi mandato entregándole el mando a una mujer como Michelle Bachelet”, quien a su vez destacó el común propósito de “llevar a cabo este periodo de transición de la manera más armónica”.

Especulaciones de gabinete

Las especulaciones, cábalas y supuestos análisis sobre el equipo ministerial que jurará con la presidenta el 11 de marzo en la sede del Congreso en Valparaíso, 120 kilómetros al oeste de Santiago ya comenzaron. Pero, en rigor, las únicas señales previas son el deseo de Bachelet de designar, al igual que José Luis Rodríguez Zapatero en España, un gabinete paritario, con igual número de mujeres que de hombres en las carteras de Estado. Del mismo modo, la mandataria electa tendrá que buscar no solo equilibrios de género, sino también políticos, resguardando la representatividad de su partido, el Socialista, así como de los otros tres socios de la gobernante coalición de centroizquierda, la Democracia Cristina, el Partido por la Democracia y el Partido Radical Socialdemócrata.

Por su parte, el arzobispo de Santiago, cardenal Francisco Javier Errázuriz, y el presidente de la Conferencia Episcopal, el obispo Alejandro Goic, dijeron -tras saludar y felicitar a Bachelet- que ella “es un símbolo del reencuentro de los chilenos, un símbolo de la paz entre nosotros, de un país reconciliado”, agregando que la presidente electa fue golpeada por el odio, bajo la dictadura, y que superó ese odio con la comprensión, la tolerancia y el amor.

El poder femenino en el mundo

Dos mujeres, la socialista Michelle Bachelet en Chile y Ellen Johnson-Sirleaf, quien asumió ayer la presidencia de Liberia (la primera mujer en hacerlo en África), han logrado romper las barreras del poder femenino, al acceder a la jefatura del Estado por primera vez en la historia de estos dos países.

Desde hoy, ellas se unen al escueto club de las mujeres elegidas presidentas, formado actualmente por Mary Mcaleese, en Irlanda; Vaira Vike-Freiberga, en Letonia; Gloria Macapagal, en Filipinas y Tarja K. Halonen, ganadora virtual en Finlandia, aunque pendiente de los resultados de la segunda vuelta electoral.

Hay, además, otras cuatro mujeres en el mundo que pasaron por las urnas y ejercen como primeras ministras de Bangladesh, Khaela Zia; de Mozambique, Luisa Diogo; Santo Tomé y Príncipe, María Do Carmo Silveira y la canciller Angela Merkel en Alemania.

En el continente americano antes que Michelle Bachelet ha habido siete mujeres que llegaron a presidentas: la argentina María Estela Martínez de Perón, la boliviana Lidia Gueiler, la nicaragüense Violeta Chamorro, la guyanesa Janet Rosemberg, la ecuatoriana Rosalia Arteaga, la panameña Mireya Moscoso y la haitiana Ertha Pascal-Trouillot; de ellas, sólo tres (Guayana, Nicaragua y Panamá) habían pasado por las urnas.

México

La virtual presidenta electa de Chile, Michelle Bachelet, afirmó que México es “una voz muy importante en América Latina” y señaló que durante su gobierno dará prioridad a profundizar la relación con ese país.

En rueda de prensa con corresponsales de la prensa extranjera, Bachelet sostuvo que “México ha sido extraordinariamente solidario con Chile, en los buenos momentos y en los malos momentos. Y en esos malos momentos [durante la dictadura de Augusto Pinochet, entre 1973 y 1990] fue extraordinariamente solidario”, indicó.

La política socialista destacó que aún viven en México miles de chilenos y sus familias, quienes se exiliaron durante la dictadura pinochetista.

La virtual mandataria electa recordó que el presidente de México, Vicente Fox, realizará una visita oficial a Chile el 25 y 26 de enero, durante la cual ambos mantendrán una entrevista.

Bachelet elogió además el Acuerdo de Asociación Estratégica (AAE) que será suscrito por los presidentes Lagos y Fox, y sostuvo que “me parece muy adecuado y muy bueno”.

El AAE es un convenio que permitirá profundizar los vínculos entre ambos países en el ámbito político, económico y de cooperación en materia científica, cultural y humanitaria.

Gustavo González, Santiago

keywords:
source: Milenio.com