Canadá rechaza el sistema de arbitraje Estado-inversor entre EEUU y México pero lo mantiene en el CETA

JPEG - 41.4 KB

Canadá rechaza el sistema de arbitraje Estado-inversor entre EEUU y México pero lo mantiene en el CETA

Por No al TTIP | 26-10-18

Canadá apoya la eliminación del sistema privado de resolución de controversias entre Estado-Inversor – ISDS – en el nuevo acuerdo con EEUU y México pero persiste en mantenerlos en otros acuerdos, como en el CETA.

La ministra de Asuntos Exteriores en Canadá Chrystia Freeland dijo que apoyaba la eliminación del capítulo 11 entre Canadá y Estados Unidos en el nuevo tratado. Este capítulo permitía a las corporaciones demandar a otros gobiernos por sus políticas – en su mayoría de medioambiente o del interés público – si estas afectaban los beneficios privados.

Tras defender el ISDS a capa y espada, Canadá acepta ahora sacar este mecanismo de las negociaciones del tratado con Estados Unidos y México, pero entonces ¿por qué mantener estos tribunales privados en otros tratados, como en el CETA?

Canadá ha sido uno de los mayores defensores del mecanismo de resolución de controversias entre Estados e Inversores – el criticado ISDS o ICS – durante las negociaciones del tratado con Canadá y la Unión Europea. Además Canadá es el principal promotor, junto con la Unión Europea, del Tribunal Multilateral de Inversiones en las negociaciones en el seno de la comisión de las Naciones Unidas para el Derecho Mercantil, el UNCITRAL, que tendrá lugar la próxima semana.

La semana pasada, con una declaración soprendente, Freeland afirmaba que el ISDS había supuesto importantes pérdidas económicas en Canadá: “Ha costado a los contribuyentes en Canadá más de 300 millones de dólares en demandas y costes legales. El ISDS da más derechos a las corporaciones sobre los de los gobiernos soberanos. Al quitarlo del acuerdo, hemos fortalecido el derecho a regular de nuestros gobiernos a favor del interés público, a defender la salud pública y el medio ambiente.”

Resulta curioso escuchar esta frase de la misma Freeland que defendía hace un año estos tribunales privados en el CETA, y la misma que defiende este mecanismo en otros tratados de comercio e inversión. Ahora, ¿no está tan segura de su decisión o es una maniobra más para seguir engañando al pueblo?

Si fuera verdad, le recordamos al gobierno de Canadá y a los países miembro de la Unión Europea que aún pueden rechazar el CETA ya que aún no se ha ratificado en varios parlamentos nacionales. El mismo argumento utilizado para eliminar el capítulo 11 del tratado con EEUU y México se puede pedir para bloquear la ratificación total del CETA y para enterrar estos tribunales corporativos para siempre.

La lucha contra los tratados de comercio que permiten a las corporaciones demandar a los gobiernos soberanos es un asunto de interés general pues afecta la vida cotidiana de todas las personas, en el consumo, en la protección medioambiental, en los derechos laborales y en la defensa de lo público.

Fuente: No al TTIP