Costa Rica: Mujeres desamparadeñas repudian TLC con la Unión Europea

Costa Rica: Mujeres desamparadeñas repudian TLC con la Unión Europea

Por Oriana Ortiz Vindas, 24-5-13

La Agenda Cantonal de Mujeres Desamparadeñas manifestó su repudio a las fracciones legislativas que con su voto hacen viable la aprobación del Acuerdo de Asociación con la Unión Europea, AdA, y les insta a asumir su responsabilidad por el perjuicio que tratados de este tipo le ocasionaran al país, especialmente el impacto en las mujeres.

Si se aprueba el Acuerdo en segundo debate, como con el Tlc con los Estados Unidos en su momento deberemos decir “se los advertimos” y ¡quienes lo favorezcan no deberían llamarse padres o madres de la patria. Porque padre o madre es el que protege y defiende los intereses de sus hijos e hijas. No entreguistas de carácter liviano y despreocupado del mal que provocan con su decisión a la hora de apoyar este tipo proyectos para el presente y para el futuro de nuestra querida Costa Rica”.

En nuestra Asamblea legislativa solo hemos visto oponerse a este mal llamado acuerdo a los diputados José María Villalta, del partido Frente amplio y Luis Fishman, independiente, como organización preocupada por el impacto de las políticas económicas y los instrumentos que utilizan para ejecutarlas. “Les agradecemos ese esfuerzo valiente ante tal maquinaria legislativa para favorecer algunos interés”, expresó la Agenda Cantonal.

Recordaron que se ha demostrado que el fuerte de este acuerdo, al igual que el TLC con los Estados Unidos, es el libre comercio. Después de estos años de negociación, es obvio que los pilares de Diálogo político y de Cooperación, son pensados para fortalecer el componente de Comercio.

Este proceso se ha caracterizado por la marginación y exclusión a la participación de los movimientos sociales, para que sus propuestas pudieran ser tomadas en cuenta. Se plantea una contradicción al incluir el componente de Diálogo político en las negociaciones, señalan las Mujeres Desamparadeñas.

Resaltaron que se reafirma que los mecanismos que se han establecido como referentes para la participación de la sociedad civil son por si solos entes vinculados a esferas privadas y empresariales, dejando por fuera a los movimientos opuesto a este tipo de acuerdos por sus efectos perversos y regeneradores de pobreza y subdesarrollo en la región.

keywords:
source: El País