Ecuador: Prensa: primer culpable de la prohibición de la exportación del arroz

Prensa: primer culpable de la prohibición de la exportación del arroz

Pedro López Juiz, septiembre 2007

Tanta culpa tiene el que mata la vaca como el que aguanta la pata. Este es el caso con la resolución ministerial de prohibir la venta de arroz hacia el vecino país colombiano. La Prensa aguijoneó tanto al gobierno con respecto al alza de precio de los productos clásicos de la canasta básica ecuatoriana, en particular, el arroz, lo asustó tanto con las repercusiones políticas y electorales posibles sobre el pueblo consumidor, es decir, inyectó tanta sensibilidad al tema que llevó al Ministro de Agricultura Carlos Vallejo a resolver detener las exportaciones de la gramínea hacia la nación del norte. Y esto, con toda la honestidad del caso, ha sido un tamaño “error no forzado” por parte del gobierno en el tenis político-económico ecuatoriano.

En el tenis se distinguen los errores de los “errores no forzados”. ¿Qué es un “error no forzado” en dicho deporte? Aquel que se comete por “nerviosismo”. Y esto es lo que ha sucedido aquí. Con gran astucia la Prensa metió tanta leña en el fuego de la subida de precios de la canasta básica que le alteró los nervios al gobierno y trastornó su pensar. El gobierno actual es un gran defensor de los intereses del sector agrícola, especialmente, el de los campesinos y pequeños y medianos agricultores. Pero la Prensa exageró las cosas, las puso bajo una tremenda lupa para generar la chispa que comenzará el incendio. Ahora los verdaderos arroceros estamos pagando las consecuencias del morbo periodístico.

También contribuyó con algo de combustible para el flagelo una agrupación de “industriales”, los cuales de repente y curiosamente han desarrollado una profunda animadversión hacia los empresarios arroceros colombianos que han venido al país para comprar y llevar nuestra gramínea a su país. ¡Lo que es el tiempo y la mala memoria! Recuerdo que hace sólo un tiempito atrás estos mismos “industriales” (y digamos la “plena”: algunos de ellos no son ni eso, sino meros comerciantes o comisionistas ecuatorianos que presumen ser capitanes de grandes industrias puertas afuera para el consumo mediático) tendían una espesa alfombra roja al empresariado colombiano arrocero, lo invitaban a dormir en sus casas, y hasta fungían servilmente de chóferes para los movimientos turísticos de sus huéspedes dentro del país.

Pero lo que pasaba era que en aquellos tiempos dorados estos señores colombianos les compraban a dichos industriales (y no tan industriales) ecuatorianos. Ahí los colombianos eran buenos. Ahora que el importador colombiano decidió extirpar la intermediación e incursionar “derechito” al campo y comprar directamente, “pelo a pelo”, al agricultor, y a mejores precios de lo que compraban los industriales criollos, los vecinos del país norteño se convierten para sus antiguos aliados en persona non grata. Es más, de la forma más desfachatada y desleal, estos ciudadanos ecuatorianos acusan a sus colegas colombianos de facilitar “el ingreso de dólares de dudosa procedencia” y de crear “una distorsión en los precios del arroz, arrastrando a la industria ecuatoriana a una crisis y a un futuro desabastecimiento interno.” Si esto es cierto, cuando los ilustres industriales ecuatorianos intermediaban para los “acusados”, ¿no se convertían los partícipes nacionales en cómplices de las “fechorías” de estos extranjeros?

En resumen, diríamos que el Gobierno nunca debió haberle hecho caso a la Prensa ni haber le escuchado a un minúsculo grupo de industriales que hoy por hoy sufren hipócritamente de una xenofobia fuertemente enraizada en la envidia. Ambas entidades distorsionaron la verdad y propiciaron el “error no forzado” del Gobierno que atenta contra el libre comercio, la unión económica entre países hermanos, y el bienestar y desarrollo del sector productor arrocero ecuatoriano. Ahora lo único que puede hacer el Gobierno es rectificar, porque nunca es tarde si la dicha es buena. No sería mala idea convertirse de repente en un Roger Federer y meter un fuerte saque por la “T” o centro y propinar un “ace” ganador. Derogar inmediatamente la medida prohibitoria de la exportación del arroz sería el golpe ideal y vencedor.

Pedro López Juiz
Presidente
Asociación Riosense de Arroceros y Soyeros,
Km. 1 1/2 Vía Flores, Montalvo, Los Ríos, Ecuador,
Teléfono: 593-052-953325

source: