EE.UU. reflota problema de propiedad intelectual en Chile con lapidario informe

Nicole Keller F., Martes, 03 de Abril de 2007

Estados Unidos volvió al ataque contra la falta de protección intelectual en Chile, dejando en evidencia el poco avance del país en la materia en el último reporte de la Estimación Nacional de Comercio en Barreras Arancelarias 2006 (NTE, por sus siglas en inglés) que dio a conocer ayer la Oficina de Comercio de la Casa Blanca.

"La falta de una protección adecuada para la propiedad intelectual es la irritante de intercambio que más impresiona en Chile, en un clima de negocios que de otra manera sería excelente", fue la lapidaria frase que apareció en el documento.

Esto no hace más que empeorar la situación que vive Chile luego de que a comienzos de año, EE.UU. pusiera a nuestro país en la temida "lista roja" de la propiedad intelectual junto a otros países como China, Rusia, Belice y Egipto.

El documento agrega que nuestro país no está cumpliendo con lo comprometido en el Tratado de Libre Comercio (TLC) en cuando a la protección de datos y patentes, agregando que el país sigue "indispuesto a tratar las preocupaciones de los tenedores de patentes".

Pérdidas
El análisis sobre piratería en Chile no fue mucho mejor, pues Estados Unidos señaló que el compromiso de la nación a la persecución de este delito estaba "disminuyendo significativamente".

Y más allá de las consecuencias políticas, los efectos monetarios son considerables.

Según la Alianza Internacional de Propiedad Intelectual, las pérdidas estimadas en Chile debido a la piratería llegaron a US$ 78,7 millones en 2005.

El problema es que la situación no muestra ir cerro arriba, pues la Casa Blanca asegura que los intentos de mejorar esta situación se han encontrado con demoras considerables en los tribunales y castigos débiles al momento de emitirse las sentencias.

El informe llega en un momento clave para el gobierno, pues justamente en marzo de este año se han tomado diferentes medidas para combatir un problema que amenaza las relaciones no sólo con Estados Unidos, sino que también tiene alerta a la Unión Europea.

Es así como actualmente está preparando proyectos de ley tanto para mejorar las normas, tanto en la línea de propiedad intelectual como industrial (patentes), impulsando proyectos contra el comercio clandestino y realizando reuniones con representantes del país del norte.

En cuanto a las barreras en el área de servicios, el informe establece que el régimen relativamente abierto de Chile contrasta con "su limitado" compromiso con el Acuerdo General en Comercio de Servicios (GATS).

Revisión de barreras
Respecto a las políticas de importación, se destaca que -según lo acordado en el TLC con Estados Unidos- aproximadamente el 75% de los envíos agrícolas del país del norte entrarán a Chile sin impuestos en 2011.

En relación con las barreras no arancelarias, el informe resalta que Chile mantiene un complejo sistema de bandas de precio para trigo, harina y azúcar, que será eliminado para importaciones desde Estados Unidos en 2016.

En cuanto a los estándares de prueba y certificación se establece que el acceso para longanizas y otros productos bovinos sigue cerrado para Estados Unidos, lo que es "contrario a los estándares de la Organización Mundial de Salud Animal".

Por último, se critica el requerimiento de repetidas revisiones y toma de muestras de productos alimenticios importados previamente aprobados, lo que, según el reporte, "no implica un buen balance entre costo y beneficio".

Las exportaciones norteamericanas a nuestro país fueron de US$ 6.800 millones en 2006, mostrando un aumento de 30%, lo cual posicionó a Chile como el mercado número 28 de exportaciones (en 2005 fue 29).

En tanto, nuestras exportaciones a Estados Unidos llegaron a US$ 9.600 millones, mostrando un incremento de 43,5%.

Con esto, el déficit comercial de Estados Unidos con Chile llegó a US$ 2.800 millones el año pasado, un aumento de los US$ 1.300 millones registrados en el año 2005.