El sector alimentario de la UE recibe una nueva paliza

El sector alimentario de la UE recibe una nueva paliza

Por Víctor Ternovsky | 27-9-17

JPEG - 58.7 kb

¿Qué culpa tenemos? Es lo que se preguntan los ganaderos comunitarios, preocupados por la entrada en vigor del acuerdo de libre comercio entre Canadá y la Unión Europea (UE), conocido como CETA. Y es que la industria cárnica podría resultar el sector más perjudicado.

En Canadá impera un modelo de macrogranjas superproductivas con las que es casi imposible competir. Sus costes son menores, ya que utilizan productos y siguen normativas más laxas que las europeas, y eso nos coloca en una situación de clara desventaja", indica en un comunicado la Unión de Pequeños Agricultores y Ganaderos de España (UPA).

"Los ganaderos europeos tienen que producir con una serie de limitaciones que finalmente se trasladan al precio del producto y también a su calidad. Y van a tener que competir con la gente que produce sin esas limitaciones", dijo a Radio Sputnik José Luis Carretero Miramar, miembro del Instituto de Ciencias Económicas y de la Autogestión.

Nuestro interlocutor no descartó que, para no perder cuota de mercado, "los productores europeos tengan que presionar incluso a los poderes públicos para que desaparezcan esas limitaciones”, algo que podría tener malas consecuencias “para la salud de los propios consumidores europeos".

"Cinco cosas que te vas a comer con el acuerdo CETA". Este es el título de un reciente artículo de Yago Álvarez, experto español en temas económicos, quien escribe que se trata de "la carne clorada", "fármacos de crecimiento en la carne", "alimentos genéticamente modificados", "colorantes alimentarios" y "salmón clonado".

A pesar de que el CETA entró en vigor la semana pasada de forma provisional, un 90% de sus directivas ya se comenzaron a aplicar. De acuerdo a un comunicado de la Comisión Europea, el tratado "entrará plena y definitivamente en vigor" cuando sea ratificado por "todos los Estados miembros de la UE".

En este contexto, cabe señalar que España es uno de las cinco naciones comunitarias que ya lo hicieron, algo que indigna al sector alimentario del país ibérico, puesto que es el más afectado por el embargo ruso a productos agroalimentarios de la UE.

De acuerdo a la UPA, el CETA va a perjudicar aún más tanto a los productores españoles de carne como a los de frutas y hortalizas, quienes, según dijo a nuestra emisora el secretario general de la organización, Lorenzo Ramos Silva, ya son castigados por "una crisis de mercado muy importante dentro de la UE".

¿Pero por qué el Gobierno español hace oídos sordos a tantos ciudadanos que resultan perjudicados por el CETA?

"Las oligarquías políticas españolas son muy ligadas a la burocracia europea y, además, han desarrollado un modelo productivo que, a su vez, está muy dependiente de la financiación europea. En ese sentido, van a hacer siempre lo que considere la UE", explicó José Luis Carretero Miramar.

En tanto, el diario El País afirma que el CETA va a proporcionar muchas ventajas a las empresas españolas.

"Los dos sectores más beneficiados son las bebidas alcohólicas y el queso", escribe el periódico.

Al respecto, la UPA expresó en un comunicado que "de beneficiar a alguien, será a las grandes multinacionales comercializadoras, y no a la inmensa mayoría de agricultores y ganaderos".

Escuchar audio AQUÍ

source: Sputnik