Impacto de los TLC en la obesidad

Impacto de los TLC en la obesidad

Por Rafael Carles | 4-11-18

JPEG - 14.6 kb

La creciente prevalencia mundial del sobrepeso y la obesidad a menudo se describe como una pandemia. La Organización Mundial de Salud (OMS) estima que las tasas de sobrepeso y obesidad combinadas aumentaron en 27.5 % para adultos y 47.1 % para niños entre 1980 y 2015. La globalización a través de los tratados de libre comercio (TLC) a menudo está implicadas en esta pandemia, debido a su papel en la distribución de dietas ricas en sal, azúcar y grasa. Estas preocupaciones se han vuelto cada vez más prominentes en los últimos años, ya que se han negociado nuevos TLC a una tasa sin precedentes, pasando de 22 TLC activos en 1990 a más de 270 en 2016. Los especialistas en salud pública argumentan que los nuevos TLC podrían empeorar las dietas y exacerbar las tasas de obesidad en aumento.

Las preocupaciones se centran en que los TLC aumentan la exposición de la población a dietas poco saludables y altas en calorías. Hasta hace un par de años, los estudios impedían las conclusiones causales, porque ninguno examinaba el efecto de la ingesta calórica y su papel crítico en la etiología de la obesidad. Un estudio publicado en mayo de este año en el American Journal of Preventive Medicine (https://www.ajpmonline.org/article/S0749-3797(18)31554-X/fulltext) aborda estas limitaciones mediante el análisis de un experimento natural único que surge de las circunstancias excepcionales que rodearon la implementación del TLC entre los Estados Unidos y Canadá en 1989.

El estudio consiste en analizar los datos de la OMS usando modelos de regresión de efectos fijos y el método de control para estimar el impacto del TLC sobre la disponibilidad de calorías en Canadá, entre los años 1978 y 2016, y aumentos coincidentes de las exportaciones e inversiones de los EU en el sector de alimentos y bebidas de Canadá.

Los resultados muestran que la disponibilidad de calorías aumentó en más de 170 calorías per cápita por día en Canadá después de la puesta en vigencia del TLC. Esto coincidió con un aumento de $1.9 mil millones en inversión estadounidense en la industria canadiense de alimentos y bebidas, y un aumento de $5.3 mil millones en las importaciones de bebidas de EU. Se estima igualmente que este aumento en la disponibilidad de calorías representa un aumento de peso promedio de entre 4 y 30 libras en la población canadiense, según el sexo y los niveles de actividad física.

Estos cambios son consecuencia de precios más bajos, mayor disponibilidad y una mayor comercialización de alimentos y bebidas. Estos tres factores alteran las dietas y afectan la composición y cantidad de la producción y el consumo de alimentos y bebidas. Sin duda, el TLC entre Canadá y EU está asociado con un aumento sustancial de la disponibilidad de calorías en Canadá y con el aumento de la obesidad y las enfermedades relacionadas al aumentar la ingesta calórica.

No obstante, el estudio tiene algunas limitaciones. Por un lado, aunque la disponibilidad de calorías es un criterio ampliamente utilizado para categorizar el consumo de alimentos de un país, representa una medida imperfecta para evaluar de forma aleatoria los resultados de un modelo que mide el efecto sobre la salud pública de un TLC. Y por otro, la idiosincrasia canadiense y los factores contextuales en el momento en que se implementó el acuerdo pueden, no obstante, limitar la validez externa de este análisis.

A pesar de sus limitaciones, este estudio tiene implicaciones importantes para la toma de decisión y la política. Los estudiosos de la salud pública han argumentado durante mucho tiempo que los hábitos dietéticos y la obesidad están influenciados por los entornos alimentarios, que a su vez están configurados por factores macroestructurales. Este análisis sugiere que los TLC pueden conducir a un aumento sustancial en la disponibilidad de calorías y la ingesta probable, que juega un papel crítico en el desarrollo de la obesidad.

Por lo tanto, este estudio muestra empíricamente cómo la política comercial y el proceso de globalización son un impulsor de las conductas alimentarias y una causa importante de la epidemia mundial de obesidad. Igualmente, este documento refuerza la legitimidad de las crecientes preocupaciones planteadas durante las negociaciones de TLC sobre los impactos potencialmente perjudiciales de los TLC con los EU y la necesidad de una mayor coherencia entre nutrición y política comercial.

EL AUTOR ES EMPRESARIO, CONSULTOR EN NUTRICIÓN Y ASESOR DE SALUD PÚBLICA.