Japón le da ’luz verde’ a Reino Unido para que se una al TPP

JPEG - 158.8 KB

Japón le da ’luz verde’ a Reino Unido para que se una al TPP

Por Lionel Barder y Robin Harding | 8-10-18

Reino Unido perdería su papel de puerta de entrada a Europa después del Brexit, pero que aún sería un país “con fuerza global”, dijo el primer ministro de Japón, Shinzo Abe.

Japón daría la bienvenida a Gran Bretaña al Tratado Integral y Progresista de Asociación Transpacífico (TPP) “con los brazos abiertos”, dijo el primer ministro Shinzo Abe, a la vez que argumentó a favor de un compromiso para evitar un Brexit sin acuerdo.

En una entrevista con el Financial Times en su residencia oficial en Tokio, Abe dijo que el Reino Unido perdería su papel de puerta de entrada a Europa después del Brexit, pero que aún sería un país “con fuerza global”.

Sus comentarios alentarán a los partidarios del Brexit en el Reino Unido que ven nuevas oportunidades para el libre comercio fuera de la UE mientras aumentan la presión sobre Bruselas y Londres para lograr un acuerdo de salida oportuno.

El TPP es un acuerdo comercial de gran alcance entre 11 países del Pacífico, incluyendo a Japón, Vietnam, Malasia, Canadá, México, Chile, Perú y Australia. Originalmente incluía a EU, pero uno de los primeros actos de Donald Trump como presidente fue retirarse del pacto.

Al unirse al tratado, Gran Bretaña podría realizar nuevos acuerdos de libre comercio con una gran parte de la economía mundial en rápido crecimiento. Sin embargo, sólo sería posible si el Reino Unido abandona la unión aduanera de la UE y obtiene el poder para establecer sus propias tarifas.

Abe también celebró una cumbre “muy fructífera” con Trump hace 12 días, cuando los dos hombres acordaron negociar un nuevo acuerdo comercial sobre productos y bienes.

Él afirmó que EU había prometido que no aumentaría los aranceles de los automóviles mientras se llevaban a cabo las conversaciones, ni pediría más acceso a la agricultura de lo que Japón ya había otorgado en otros acuerdos comerciales.

Pero en una señal de la vulnerabilidad de Japón, Abe admitió que no le estaba pidiendo reducciones arancelarias recíprocas a EU. En el acuerdo original, Washington acordó reducir su arancel de 2 por ciento para los automóviles japoneses a cero en 10 años, y su arancel de 25 por ciento para los camiones japoneses a cero después de 30 años.

El primer ministro japonés ha hecho todo lo posible por cultivar una relación con Trump, reuniéndose con él nueve veces y realizando 26 llamadas telefónicas, porque la alianza con EU es tan fundamental para la seguridad de Japón. Abe dijo que se oponía a cualquier retiro de las fuerzas estadounidenses de la península de Corea como parte de un acuerdo para eliminar las armas nucleares de Corea del Norte.

Después de casi seis años en el cargo, que se terminará a lo más en tres años, Abe, ahora de 64 años, puede estar considerando su legado. Si puede permanecer en el cargo hasta noviembre de 2019, se convertirá en el líder de mayor antigüedad en la historia democrática de Japón.

Ese hito parecía impensable en 2007 cuando, acechado por el escándalo y la enfermedad, renunció a su primer término en la presidencia después de sólo un año. El segundo término de Abe ha sido marcado por un control implacable de arriba hacia abajo. El mes pasado, aseguró su posición durante tres años adicionales como líder del gobernante Partido Liberal Demócrata (PLD).

Hasta ahora, su liderazgo ha visto grandes avances, pero pocos resultados perdurables. El desempleo ha bajado a 2.4 por ciento pero la deflación no ha sido derrotada. Corea del Sur está retrocediendo con respecto a un acuerdo supuestamente irreversible para resolver el problema de las “mujeres de confort” en tiempos de guerra, forzadas a la prostitución durante la Segunda Guerra Mundial. A pesar de muchas cumbres, no hay señales de un acuerdo con Rusia sobre cuatro islas disputadas. Incluso la amistad del Sr. Abe con el Sr. Trump aún no ha dado resultados definitivos para Japón.

Abe dice que está listo para abordar los problemas más fundamentales de Japón, incluyendo la disminución de la tasa de natalidad y el envejecimiento de la sociedad.

Abe dijo que pensaba cambiar el sistema de seguridad social de Japón, invirtiendo más en educación gratuita para niños y ayudando a las personas mayores a permanecer en la fuerza laboral. Dijo que va a reformar las leyes de empleo “para crear una sociedad donde las personas nunca se jubilarán y tendrán carreras profesionales de por vida”.

Eso ayudará poco si no puede eliminar la deflación para siempre. Existe una tentación política constante de declarar la victoria a pesar de que los precios, excluyendo los precios volátiles de los alimentos frescos y la energía, aumentaron sólo 0.4 por ciento en comparación con el año anterior en agosto. El objetivo de inflación de 2 por ciento del Banco de Japón aún está lejos, lo que ha generado dudas sobre el compromiso de Abe con el estímulo sostenido.

El legado que complacería a la base conservadora de Abe es una reforma a la constitución pacifista de Japón.

Palabras clave:

Fuente: El Financiero