Oferta europea por cuota de carne amenaza el TLC con el Mercosur

JPEG - 86.6 kb

Oferta europea por cuota de carne amenaza el TLC con el Mercosur

Por Martín Natalevich | 30-9-17

En el bloque afirman que si la UE ofrece una cuota de 70 mil toneladas estancará el acuerdo.

Tres días antes de que los negociadores del Mercosur y la Unión Europea se vean las caras en Brasilia para afrontar una instancia decisiva para alcanzar un Tratado de Libre Comercio (TLC) entre los dos bloques regionales, la Comisión Europea hizo saber que piensa ofertar una cuota de importación de 70 mil toneladas de carne con preferencia arancelaria.

La cifra está por debajo de las expectativas de los socios del Mercosur que esperaban un gesto de los europeos que señalara su voluntad real de encaminar el acuerdo de una vez por todas. Fuentes del gobierno dijeron a El Observador que esa cifra es "preocupante" y que en caso de que sea confirmada en la mesa de negociación presentará un serio obstáculo para avanzar con el TLC.

La delegación uruguaya partirá hacia Brasilia este fin de semana. Uno de los informantes dijo que espera que este lunes en la tarde –durante el primer día de las negociaciones- aparezca la oferta europea para los dos productos claves que interesan a los socios del cono sur: la carne y el etanol. Los europeos especulan con transmitir esa cifra de forma oral y no dejarla escrita en un papel.

En la última semana los principales negociadores de cada uno de los estados parte del Mercosur estuvieron en contacto para coordinar el trabajo y coincidieron en lo problemático e inaceptable que puede resultar una propuesta europea en esos dos productos que esté por debajo de lo ofertado en ocasiones anteriores.

Durante las negociaciones que se desarrollaron en 2004, la Unión Europea había ofertado 100 mil toneladas de carne. En aquel momento el acuerdo no prosperó pero cuando las tratativas se retomaron en 2010 las partes prometieron que no harían ofertas inferiores a las que hicieron en 2004.

En 2016 la Unión Europea no presentó oferta ni para etanol ni para carnes. Un número inferior al de 2004 en esta ronda sería leído como una "señal muy mala" que habla de "poca voluntad política para la negociación", dijo una de las fuentes oficiales consultadas. El trabajo que se desarrollará en Brasilia la próxima semana es una de las etapas finales del proceso y en caso que no haya acuerdo en estos puntos, la negociación podría estancarse.

El tema es relevante para el gobierno uruguayo que ve en esta negociación una válvula de escape y un activador para la paralización en la que estuvo inmersa la agenda exterior del bloque durante años. Uruguay es uno de los países que más ha empujado este acuerdo y su concreción es un logro que el gobierno ansiaba mostrar en diciembre. Pero los hechos que se anuncian para esta semana puden poner en jaque ese deseo.

A pesar de la preocupación manifesta, los negociadores del Mercosur saben que la pelota está en la cancha de los europeos y, en especial, de aquellos países de Europa Occidental que quieren que se cierre el acuerdo de una vez por todas. La clave del asunto sigue estando en esa negociación política que pone a Alemania de un lado y a Francia, Irlanda y algunos países agrícolas del este europeo del otro.

Además de la delegación oficial de Relaciones Exteriores, Economía, Industria y Ganadería, Agricultura y Pesca, integrarán la representación uruguaya un numeroso grupo de representantes privados: la Cámara de Industrias, la Cámara Mercantil, el Instituto Nacional de Carnes Uruguayas, la Asociación Rural del Uruguay, el Instituto Nacional de la Leche, el Instituto Nacional de Vitivinicultura y la Asociación de Cultivadores de Arroz.

Estas instituciones participarán de un foro en el que los europeos tendrán la posibilidad de escuchar cómo se ve el tratado desde esta orilla del Atlántico. Ahí también descubrirán que con las cifras que se anuncian el panorama no se ve nada bien.

source: El Observador