bilaterals.org logo
bilaterals.org logo

Geopolítica y derechos humanos

Los acuerdos bilaterales de comercio e inversiones no son sólo instrumentos económicos. Son herramientas que sirven para promover los intereses geopolíticos y de “seguridad” de las empresas y los Estados. El periodista defensor del mercado libre Thomas Friedman, escribió: “La mano oculta del mercado no funcionará jamás sin un puño oculto — McDonald’s no puede prosperar sin McDonnell Douglas, el constructor de los [aviones de guerra] F-15. Y el puño oculto que mantiene el mundo seguro para las tecnologías de Silicon Valley es el Ejército, la Fuerza Aérea y el Cuerpo de Marines de Estados Unidos.”

La globalización neoliberal y la guerra son dos caras de la misma moneda. En muchos lugares del mundo los lazos entre los intereses empresariales corporativos, la globalización y la militarización han sido muy poco “ocultos”. Bajo el disfraz de la guerra contra el terrorismo, la guerra contra las drogas y las misiones ”humanitarias”, las fuerzas militares estadounidenses continúan respaldando los intereses comerciales y geopolíticos de los Estados Unidos, tanto en Irak como en Colombia, Honduras o Filipinas. Pudimos verlo en la invasión y ocupación de Irak y cómo la Agencia Estadounidense para el Desarrollo Internacional (USAID) premió a los auspiciantes financieros de la Administración Bush con contratos de “reconstrucción”. Podemos verlo en los planes en pos de un TLC de Estados Unidos con Medio Oriente a partir del 2013, fundados en la imposición de un entramado de TLC bilaterales con gobiernos individuales de países del Medio Oriente. Podemos verlo en la presencia militar renovada de los Estados Unidos en el sudeste asiático, especialmente en las maniobras conjuntas que realiza con el ejército filipino, al mismo tiempo que prosigue ininterrumpida la ola de asesinatos de centenares de activistas vinculados a movimientos de resistencia al imperialismo. Su misión es hacer del mundo un lugar seguro para el capitalismo y el imperio norteamericano y aplastar a las comunidades y economías organizadas en torno a valores y principios diferentes. El libre comercio y las políticas de libre mercado a menudo están acompañados de la represión a la disidencia.

Entre tanto, hay gobiernos que invocan cínicamente los derechos humanos para aplacar las críticas a las negociaciones de TLC con países cuyo atroz historial de violaciones a los derechos humanos es ampliamente conocido y denunciado. Canadá, por ejemplo, sostiene que su polémico TLC con Colombia ayudará a fortalecer los cimientos sociales de ese país “y contribuirá a un ambiente nacional en el cual se respeten los derechos individuales y el imperio de la ley”. Los opositores argumentan que este acuerdo beneficiará a las empresas transnacionales canadienses de minería y agronegocios, a costa de la mayoría de los colombianos que conviven a diario con los asesinatos de sindicalistas y otros activistas a manos de los paramilitares vinculados al Estado, a la vez y que le sumará legitimidad al régimen pro-norteamericano y neoliberal de Uribe (ver la sección Canadá-Colombia).

Mientras la política económica, comercial y exterior de los Estados Unidos invoca la “guerra contra las drogas” en relación a América Central y los países andinos, Washington ha “premiado” sus aliados en la “guerra contra el terrorismo” (por ejemplo a Australia y Tailandia), negociando con ellos TLCs, a la vez que pregona su TLC con Marruecos como muestra de su apoyo a las sociedades musulmanas “tolerantes y abiertas”. Y ahora le exige a los gobiernos del Golfo que descarten su boicot a los productos israelíes como parte de las negociaciones del TLC. Hay otros gobiernos que también vinculan explícitamente su política económica y de comercio internacional con sus intereses geopolíticos y de seguridad. Por ejemplo, el acuerdo entre la Unión Europea y Siria incluye una cláusula especial que compromete a Damasco a trabajar en pos de un “Oriente Medio como zona verificable libre de armas de destrucción masiva, nucleares, biológicas y químicas, y sus sistemas de lanzamiento”.

Aparte de las maneras obvias que revelan cómo los intereses geopolíticos estadounidenses subyacen en su ofensiva en pos de acuerdos bilaterales de comercio e inversiones, también hay otros países que están promoviendo acuerdos bilaterales de libre comercio e inversiones como vía de satisfacción de sus propias metas geopolíticas. Cada día es más evidente, por ejemplo, que el acceso a recursos energéticos (como el petróleo, el gas, el uranio, los agrocombustibles y el agua) constituye un factor crecientemente importante para países como China y Japón a la hora de determinar sus prioridades en pos de la firma de TLC bilaterales con otros países (ver la sección sobre Energía y medioambiente).

Foto: Limam Bachir / Western Sahara Resource Watch

última actualización: mayo de 2012


Los TLC sirven para dividir AL: Stiglitz
El premio Nobel Joseph Stiglitz aseguró que no existe negociación en los tratados de libre comercio con EU, sino una imposición de “contratos” elaborados de manera unilateral.
Advierte Correa sobre el peligro de los TLC con EE.UU.
El presidente ecuatoriano, Rafael Correa, afirmó hoy que los Tratados de Libre Comercio (TLC) son tremendamente peligrosos e inconvenientes para nuestros países.
Los TLC y la pobreza infantil
En Latinoamérica millones de niños y jóvenes padecen hambre, miseria, desnutrición y explotación laboral, las que han proliferado en la región por las políticas de privatizaciones y de neoliberalismo adoptadas durante decenios por diferentes gobiernos y que se agravarán aún más con los Tratados de Libre Comercio (TLC).
"No hay soberanía tras este tipo de integración", aseguró líder indígena ecuatoriano
El dirigente de la Confederación de los Pueblos de Nacionalidad Kichwa del Ecuador (ECUARUNARI), Humberto Cholango, alertó que el actual modelo de integración neoliberal, promovido por las instituciones financieras internacionales y que favorece a las corporaciones transnacionales, está en crisis. Incentivó a los movimientos y organizaciones sociales latinoamericanos a promover otra forma de integración, más humana y que busque recuperar la soberanía y la dignidad para los pueblos de la región. Esa nueva integración debe buscar además “transformar” y no “estabilizar”, aseguró
Resistencias en movimiento
La promesa neoliberal de bienestar generalizado, con sus políticas de privatizaciones, apertura indiscriminada de las economías nacionales, desregulaciones, achicamiento del Estado y abandono de las decisiones estratégicas, etc., etc., no solo que no se cumplió, sino que arrastró a la región a una profunda crisis política, económica y social. Del desgarrado tejido social, cual corrientes subterráneas, poco a poco las resistencias comenzaron a emanar y multiplicarse con un anhelo de cambio
Los destructivos tratados de libre comercio esclavizan a los países pobres
El informe de Oxfam “Firmando lejos el futuro” revela que Estados Unidos y la Unión Europea persiguen con entusiasmo tratados de libre comercio (TLCs) regionales y bilaterales cada vez más destructivos del comercio y de la inversión por fuera de los auspicios de la OMC. Estos acuerdos exigen enormes concesiones irreversibles de los países pobres, mientras los países desarrollados no ofrecen casi nada en retribución
Contra la soberanía
Cuando se hace evidente la intencionalidad política de los pactos económicos, los gobiernos serviles se ilegitiman todavía más y a los gobernantes entreguistas se les caen las máscaras. ¿Dónde encontrarán ahora los argumentos para decir que Bush no ha dicho lo que dijo? La confesión del socio mayor los deja en ridículo, los retrata... Por eso han optado por el silencio. ¿Les queda, acaso, otro recurso?
TLC y libre comercio: Mito y realidad
Los TLC son expresión de esa nueva fase en las relaciones internacionales, en la que las negociaciones multilaterales dejan de tener mayor interés para las empresas transnacionales, que con sus cadenas productivas regadas a lo largo de varios países para llevar a cabo un único proceso de producción y acumulación determinan la dirección y el volumen del comercio bilateral de muchísimos países. Los TLC que Estados Unidos propugna en América Latina son más explícitamente instrumentos para el ordenamiento de las relaciones comerciales de sus transnacionales
La deuda y la arquitectura financiera internacional en el nuevo siglo
Estamos en un cambio de época. El multilateralismo como lo conocíamos ha dejado de funcionar en la esfera internacional, y la economía mundial navega dentro de un nuevo orden político y social que se está construyendo bilateral, plurilateral y regionalmente
Creciendo para quien?
A pesar del crecimiento económico sostenido de los últimos años los niveles de pobreza en Colombia siguen aumentando. Los datos estadísticos reflejan claramente que el modelo de crecimiento colombiano es anti-pobres.