Avances de la Campaña Continental de Lucha contra el ALCA

ALAI-AMLATINA 03/05/2005, La Habana.- En el marco del IV
Encuentro Hemisférico de Lucha contra el ALCA, en La Habana,
se realizó entre los días 28 y 29 de abril la reunión de la Campaña
Continental contra dicho instrumento, el cual, como se recordará,
no pudo entrar en vigencia el pasado 1ero. de enero debido a la
lucha desplegada a lo largo y ancho del continente por los
movimientos sociales, redes y organismos no gubernamentales
que propugnan por un comercio justo, respetuoso de las
necesidades de desarrollo de nuestros pueblos y por una
integración latinoamericana que tenga como fundamento no el afán
de lucro sino, ante todo, la construcción de un mundo con justicia
y prosperidad con sustentabilidad.

Con motivo, pues, de este importante éxito en la lucha contra el
ALCA, la Campaña se propuso una discusión para definir sus ejes
estratégicos para el año 2005 y 2006, hasta el VI FSM de
Caracas, Venezuela. En este sentido, se acordó una discusión
cuyos ejes centrales fueron: a) Estrategia para enfrentar la lucha
contra la Ministerial de la OMC en Hong Kong; b) Estrategia para
enfrentar el avance de los TLC’s subregionales (Centroamérica y
Andino) y c) Otras cuestiones importantes como el seguimiento al
ALCA y perfeccionamiento de los mecanismos de coordinación.

En lo relativo a la OMC, se planteó la necesidad de que en cada
uno de nuestros países puedan llevarse a cabo acciones en el
marco de la reunión Ministerial de Hong Kong, que si bien es cierto
nos saca de nuestro contexto geográfico, es de gran relevancia no
dejar pasar dicha reunión sin manifestaciones públicas tendientes
a descarrilar, aún más, las negociaciones multilaterales que se
llevan en dicho organismo, bajo la más clara ortodoxia neoliberal.

Sobre los TLC’s regionales, se acordó profundizar el apoyo a la
resistencia que se lleva adelante tanto en Centroamérica como en
la región andina, ya que se sigue entendiendo que evitar la
ratificación de estos tratados es una necesidad estratégica de la
Campaña. En el caso de Centroamérica, el TLC ya fue ratificado
por los Congresos de El Salvador, Honduras y Guatemala, en
medio de fuertes protestas sociales, faltando por ratificarse en
Costa Rica, Nicaragua, República Dominicana y Estados Unidos.
Por lo tanto, urge profundizar las acciones de movilización,
cabildeo contra el TLC y campañas informativas sobre los
negativos impactos del "libre" comercio. Sobre el caso de
República Dominicana, se plantea el problema de la ausencia de
vínculos con las organizaciones que están llevando adelante la
lucha, para lo cual es recomendado que a través del Grito de los
Excluidos se pueda realizar un intercambio con estas
organizaciones y desarrollar de forma conjunta la lucha contra el
llamado "RD- CAFTA".

Igualmente, en el caso del TLC andino, las negociaciones avanzan
y avanza también la resistencia, por lo cual deberá profundizarse el
trabajo de lucha y evitar que el tratado se ratifique en los
Congresos. Si esto ocurre, procesos de integración comercial
como el MERCOSUR quedarían cercados por los intereses de los
Estados Unidos y sus corporaciones multinacionales, generando
mayor vulnerabilidad para todo el cono sur.

Otros temas de gran relevancia discutidos en la reunión, fueron los
preparativos hacia la Cumbre de los Pueblos a realizarse en
Argentina, en noviembre de 2005; el perfeccionamiento del
documento "Alternativas para las Américas" y su relación con la
propuesta ALBA lanzada por el Gobierno de Hugo Chávez, la
necesidad de continuar dándole seguimiento al ALCA por cuanto
no puede descartarse que Estados Unidos intente revivirlo en
cualquier momento, entre otros aspectos.

Lanzamiento del ALBA y los acuerdos Cuba-Venezuela

En estos días, también en el contexto del IV Encuentro, se ha
realizado en La Habana el lanzamiento público de los primeros
acuerdos encaminados a materializar la Alternativa Bolivariana de
las Américas, ALBA (iniciativa del gobierno de Hugo Chávez),
signado por un conjunto de más de 40 acuerdos bilaterales de
cooperación e intercambio comercial, basado en los principios de
solidaridad, integración para el desarrollo y sustentabilidad. Los
acuerdos comprenden desde desgravaciones arancelarias y
preferencias comerciales, hasta el establecimiento en Cuba de una
oficina de Petróleos de Venezuela (PDVSA), así como la
continuidad del aporte cubano en las misiones que se desarrollan
actualmente en Venezuela. Cabe también señalar que la
delegación venezolana, además de los activistas y luchadores
sociales, incluyó una numerosa delegación empresarial, lo que
también plantea que el ALCA u otras formas del "libre" comercio,
tal como están concebidos, perjudicarán también al empresariado
y burguesías nacionales, que ven la necesidad de consolidar su
acceso a otros mercados para no sucumbir frente a la maquinaria
productiva y de comercialización norteamericana. Este aspecto es
importante de destacar porque debemos evaluar el rol que cumplirá
el empresariado venezolano en el proceso de implementación del
ALBA.

Este acuerdo (o conjunto de acuerdos) reviste una trascendencia
histórica, por varias razones: es un acuerdo de integración
comercial y de cooperación de grandes magnitudes e impacto
económico (el valor inicial de las transacciones supera los 400
millones de dólares), es una iniciativa que tiende con claridad a
superar la "economía de bloqueo" que padece Cuba desde hace
46 años, se realiza al margen de Washington pero,
fundamentalmente, es la primera vez que un acuerdo comercial y
de cooperación se celebra expresamente concebido como una
iniciativa contra los términos del ALCA, cuya integración comercial
supedita absolutamente a nuestros países a los intereses
norteamericanos y de las grandes corporaciones. Por lo tanto,
para todos y todas es de una extremada importancia darle
seguimiento a los avances en la implementación bilaterial del
ALBA entre Cuba y Venezuela, para desprender de allí
experiencias que contribuyan a vislumbrar y poner en ejecución
otras formas de intercambio y desarrollo económico y social para
nuestros pueblos.

source: