bilaterals.org logo
bilaterals.org logo
   

Corea del Sur abre más el mercado del automóvil a cambio de la exención arancelaria sobre el acero de EE. UU.

Corea del Sur abre más el mercado del automóvil a cambio de la exención arancelaria sobre el acero de EE. UU.

Por Yonhap | 26-3-18

JPEG - 115.8 kb

Corea del Sur ha acordado abrir más su mercado de automóviles a Estados Unidos a cambio de una exención arancelaria sobre el acero, durante las negociaciones para enmendar su tratado de libre comercio (TLC), dijo, este lunes, el Ministerio de Comercio, Industria y Energía de Seúl, en un comunicado.

Seúl y Washington han alcanzado un acuerdo "en principio" sobre algunos temas clave para corregir el acuerdo, de seis años de antigüedad, contra el telón de fondo de las negociaciones, para excluir al país de la lista de naciones a las que se implementarán aranceles de un 25 por ciento sobre las exportaciones de acero a EE. UU.

Washington está tratando de imponer aranceles sobre las importaciones por motivos de seguridad nacional.

El acuerdo sobre la exención de los aranceles del acero de EE. UU. y el TLC Corea del Sur-EE.UU. eliminó la inquietud en medio de las crecientes incertidumbres en el mercado global por las medidas comerciales de EE. UU. contra China, dijo el ministro de Comercio, Kim Hyun-chong, en una sesión informativa en Seúl. Añadió que se estima que cree un entorno comercial estable para los exportadores surcoreanos.

Corea del Sur recibió una cuota de importación anual de 286 millones de toneladas, o un 70 por ciento del promedio de las exportaciones de acero hacia Estados Unidos en los tres últimos años, dijo el ministerio. Las exportaciones de acero que excedan la cuota estarán sujetas a mayores impuestos.

Corea del Sur exportó 3,6 millones de toneladas de productos de acero a EE. UU. el año pasado, convirtiéndose en el tercer exportador principal, tras Canadá y Brasil, según el Departamento de Comercio de EE. UU.

A cambio, Seúl aceptó en gran parte las demandas de EE. UU. en el sector de automóviles, el tema más polémico en las tres últimas rondas de los diálogos comerciales.

EE. UU. extenderá un arancel del 25 por ciento en las importaciones de camionetas surcoreanas por 20 años hasta el 2041, estableciendo obstáculos para los exportadores surcoreanos más allá de la fecha límite acordada previamente.

El acuerdo urge a Seúl a doblar el límite de 25.000 unidades de vehículos para las importaciones de coches de EE. UU. que no tengan que acatar las regulaciones de la industria local, lo que podría permitir la entrada de 50.000 vehículos a Corea del Sur más fácilmente.

Seúl también aplicará criterios atenuados de emisión de vehículos para los automóviles importados de 2021-2025, cuando se establezcan nuevas regulaciones de importación. Los fabricantes estadounidenses se quejaron de que las regulaciones medioambientales fungen como regulaciones no arancelarias sobre sus coches.

Kim dijo que la apertura adicional del mercado tendrá un impacto limitado en la industria local, ya que ninguna firma surcoreana está exportando actualmente camionetas al mercado estadounidense. El número de vehículos estadounidenses importados al mercado local también ha permanecido por debajo del límite de las 25.000 unidades durante los últimos seis años, añadió.

El acuerdo provisional, que tuvo lugar menos de tres meses después de iniciarse los diálogos, refleja el deseo del presidente de EE. UU., Donald Trump, de recortar el déficit comercial en el sector de los automóviles.

Aunque el TLC ha impulsado el comercio de automóviles entre los socios, las firmas surcoreanas han gozado de mayores beneficios gracias a un tamaño mayor del mercado de automóviles de EE. UU., que es casi 10 veces más grande que el mercado surcoreano.

Las exportaciones de automóviles de Corea del Sur a EE. UU. aumentaron un 80 por ciento desde el año 2011 hasta los 18.490 millones de dólares en 2015, mientras que sus importaciones de coches estadounidenses se han incrementado un 380 por ciento desde 2011, a 1.680 millones de dólares en 2015, según datos del Gobierno.

Mientras tanto, el Ministerio de Comercio de Seúl dijo que no negoció sobre el mercado agrícola, el cual ha dicho, de forma reiterada, que es una "línea roja" que no se puede cruzar.

La industria agrícola se ha opuesto fuertemente a las negociaciones, reclamando que ha sufrido un daño enorme durante los últimos cinco años, debido a los productos alimenticios de EE. UU. más baratos.

Los dos lados también acordaron realizar modificaciones de poca importancia en la cláusula de la solución de controversias entre los inversores y el Estado (ISDS, según sus siglas en inglés) y mejorar la transparencia del proceso de solución de disputas comerciales, dijo el ministerio sin entrar en detalles.

Con la disposición de la ISDS, los inversores pueden demandar a países por presuntas prácticas discriminatorias mediante órganos de arbitraje internacional. Los expertos locales han expresado preocupaciones de que las grandes firmas multinacionales puedan explotar la cláusula, encaminando a la violación de la soberanía judicial de Corea del Sur.

Los funcionarios a nivel de trabajo están trabajando actualmente en el borrador final del acuerdo antes de la firma oficial en un futuro cercano, dijo el ministerio. El acuerdo revisado entrará en vigor después de someterse a un proceso de ratificación de los Parlamentos de los países respectivos.

EE. UU. es el segundo mayor socio comercial de Corea del Sur después de China, y, según datos del Gobierno, su comercio bilateral alcanzó los 119.300 millones de dólares en 2017.

El superávit comercial de Corea del Sur con EE. UU. cayó de los 25.800 millones de dólares en 2015 a 17.800 millones de dólares el año pasado, debido a las flojas ventas de automóviles y acero y a una mayor importación de carne de ternera y gas natural de EE. UU.


 source: Yonhap