bilaterals.org logo
bilaterals.org logo
   

El nuevo mandato de negociación de la Unión Europea para los acuerdos comerciales con los países de África, el Caribe y el Pacífico (ACP) convierte los Acuerdos de Asociación Económica en Acuerdos Integrales de Cooperación Económica (CETA)

All the versions of this article: [English] [Español] [français]

JPEG - 59 kb

El nuevo mandato de negociación de la Unión Europea para los acuerdos comerciales con los países de África, el Caribe y el Pacífico (ACP) convierte los Acuerdos de Asociación Económica en en Acuerdos Integrales de Cooperación Económica (CETA)

por Marc Maes (11.11.11), Bélgica, 5 de febrero de 2020.

En 2002, la Unión Europea aprobó un mandato de negociación para concertar los denominados “Acuerdos de Asociación Económica” con 76 países de África, el Caribe y el Pacífico (los llamados países ACP), más de la mitad de los cuales eran en ese momento de los países considerados “menos desarrollados”.

Los países ACP como grupo habían aceptado negociar “acuerdos comerciales compatibles con la OMC” en el contexto del nuevo acuerdo de asociación UE-ACP firmado en 2000 en Cotonou. Para los países ACP, los acuerdos de asociación económica versarían sobre el comercio de bienes y preservarían el acceso preferencial a los mercados de la UE que recibieran durante muchos años. No obstante, se consideraron incompatibles con la OMC (porque discriminaban a los países en desarrollo o pertenecientes a África, el Caribe o el Pacífico).

Así, la UE adoptó un mandato de negociación de acuerdos integrales en consonancia con su impulso por una Ronda del Milenio en la OMC. Son acuerdos que incluyen los servicios, las inversiones, las contratación y adquisiciones pública, la facilitación comercial, las políticas de competencia, los derechos de propiedad intelectual, etcétera. Esto fue denunciado en casi todos los países ACP y desencadenó una campaña de “Alto a los AAE” en la UE y los países ACP.

No son bienvenidos los AAE

El desajuste entre el mandato de la UE y el mandato y las expectativas de los países ACP condujo a unas negociaciones muy difíciles y tensas que provocaron gran frustración y pocos resultados. Al cumplirse el plazo original de las negociaciones, el 31 de diciembre de 2007, sólo el Caribe (15 países) había aceptado un AAE integral. Otros veinte países rubricaron acuerdos de asociación económica “provisionales” sólo en lo relativo a bienes, mercancías, a fin de garantizar la continuación de sus exportaciones. No aceptaron el acuerdo 41 países.

Desde entonces, la UE siguió impulsando la concertación de AAE integrales hasta 2009, cuando la entonces Comisaria de Comercio, Catherine Ashton, tuvo que prometer en el Parlamento Europeo que sólo negociaría cuestiones no relacionadas con los bienes, con los países que desearan hacerlo. Aun así, cinco años más tarde la Comisión Europea tuvo que amenazar con retirar el acceso preferencial al mercado europeo para obligar a los países ACP a ratificar sus AAE provisionales. Ahora el resultado es que tan sólo treinta de los países ACP implementan un AAE (provisional).

La región ESA se moviliza

Por otra parte, la denominada región del África oriental y meridional, integrada por cinco países —Mauricio, Seychelles, Madagascar, Comoras y Zimbabwe—, se dirigió recientemente a la UE para ampliar y profundizar su acuerdo de asociación económica provisional y llevarlo al nivel que tiene el acuerdo de asociación económica con el Caribe. Las negociaciones se iniciaron en octubre de 2019 y una primera ronda de negociaciones tuvo lugar los días 14 y 15 de enero en las islas Seychelles.

Entretanto, el 19 de diciembre de 2019 la UE aprobó un nuevo mandato de negociación en la última reunión del año del Consejo de Ministros de la UE. Desde entonces no se ha hecho ningún comunicado de prensa o anuncio del nuevo mandato. A pesar de la petición explícita de los Estados miembros de la UE de que se haga público, tampoco se ha publicado aún en el sitio electrónico de la Comisión Europea, como ocurre normalmente.
Sin embargo, el mandato se puede encontrar en el archivo en línea del Consejo: https://data.consilium.europa.eu/doc/document/ST-14899-2019-ADD-1/en/pdf

El nuevo mandato convierte a los AAE en acuerdos integrales de cooperación económica

El nuevo mandato resulta una revisión del mandato de 2002 y necesita ser cotejado con la versión original para entender qué es lo nuevo. Aquí hay un documento (en inglés) que muestra las supresiones y adiciones hechas al mandato de negociación original de los AAE en 2002.

El nuevo mandato tiene un alcance mucho mayor que la versión de 2002, ya que incorpora todo lo que la UE ha estado impulsando en sus TLC desde el Acuerdo Integral de Economía y Comercio o CETA [por sus siglas en inglés], incluidos los mecanismos de resolución de controversias inversionistas-Estados [o ISDS por su siglas en inglés], comercio digital, “disciplinas regulatorias”, facilitación para el comercio y las inversiones, derechos de propiedad intelectual de gran alcance, capítulos exhaustivos sobre “obstáculos técnicos al comercio” y “acuerdos sobre medidas sanitarias”, etcétera.

Y el primero de esos acuerdos de asociación económica, que se convertirá en el modelo para todas las regiones ACP, se redactará con la región del África oriental y meridional, incluyendo dos “países menos desarrollados” (Madagascar y las Comoras). En 2002 la UE fue el primer bloque de países ricos que negoció acuerdos de libre comercio recíprocos (nombrados AAE) con “países menos desarrollados” y ahora la UE será la primera en elaborar una nueva generación de acuerdos comerciales profundos e integrales con los “países menos desarrollados”. ¿Cómo podrán hacerles frente dichos países?

Otra cuestión es si la UE comenzará a presionar a todos los países que han suscrito un acuerdo de asociación económica para que profundicen y expandan sus acuerdos de asociación económica; es decir, si la UE pondrá en marcha las cláusulas de “cumplimiento” que introdujo en los acuerdos de asociación económica provisionales existentes en 2007 (cláusulas donde las partes se comprometieron a reabrir las negociaciones en una etapa posterior para completar los acuerdos de asociación económica provisionales y añadir cuestiones no relacionadas con los bienes y mercancías). Es probable que no haya presión por el momento, pero la UE responderá positivamente a las peticiones. Puede también iniciar negociaciones sobre servicios con los países del África meridional que concertaron acuerdos de asociación económica y que ya han expresado su interés en ese sentido (Botswana, Lesotho, eSwatini y Mozambique).

Sin embargo, la UE ha adoptado un mandato de negociación para sustituir al Acuerdo de Cotonou que expira a fines de febrero. En ese mandato se pide insertar un párrafo en el acuerdo posterior a Cotonou que insista en que los países del AAE respeten las cláusulas de “cumplimiento”. Además, la UE está introduciendo a hurtadillas todo tipo de compromisos comerciales de gran alcance en todos los rincones del Acuerdo posterior a Cotonou. Eso significa que tras la aprobación del Acuerdo posterior a Cotonou la UE vendrá a cobrar (tan pronto como lo permita su ya muy apretado programa de negociaciones).

Es de esperar que para entonces la sociedad civil haya reactivado la campaña “Alto a los AAE” (si se lo permite su ya sobrecargada agenda lo permite?)
 


 source: bilaterals.org