Estudiantes universitarios quedarán sin acceso a fotocopias de libros

21-2-09

Estudiantes universitarios quedarán sin acceso a fotocopias de libros

Fuente: Heidy Valencia elpais.cr

San José, (elpais.cr) - El profesor de Filosofía, Jethro Masís, alertó a el hecho de que no le aceptaron en los centros de fotocopiado cercanos a la sede central de la Universidad de Costa Rica (UCR), fotocopiar los textos necesarios para un Seminario sobre Heidegger, que impartirá el próximo semestre.

El Director de la Escuela Filosofía, Manuel Triana, aseguró que la medida necesaria es que el Sistema de Bibliotecas de la universidad (SIBDI), se responsabilice de comprar los libros y que están dispuestos a hacerlo.

Estudiantes y docentes de la UCR se verán afectados por la disposición de las pequeñas empresas de fotocopiado, obligadas por la entrada en vigencia del Tratado de Libre Comercio (TLC), con Estados Unidos.

“Es una consecuencia muy negativa que se veía venir y que impacta en la reproducción de libros. Las preocupaciones sobre el TLC están confirmadas, más allá de lo que las autoridades decían, viene a corroborar esa preocupación, lo cual plantea un reto a la Universidad sobre cómo asumir crear facilidades didácticas”, afirmó Carlos Sandoval, profesor de Comunicación Colectiva.

Esta disposición genera descontento a docentes y estudiantes de la UCR, pues la medida afectará a la población estudiantil porque se debe dar garantía de que los estudiantes van a ser profesionales y con esto se gastaría mucho dinero.

“A pesar de las becas la mayoría se verá afectada”, aseguró Andrés López, estudiante de Ciencias Políticas.

Fernando Carvajal, estudiante de Licenciatura en Psicología expresó que “en la U es muy malo, afecta a mucha gente que no tiene capacidad de comprar libros”.

“Eso limitará la capacidad de formación de muchos estudiantes en muchas áreas, para dar un curso se utilizarán uno o dos libros y no los textos originales, con lo cual se baja la capacidad de profundización del estudio”, ahondó Carvajal.

Por su parte, el presidente de la Asociación de Estudiantes de Filosofía, Wilmer Cubillo, consideró que la propuesta de Manuel Triana, “no es una medida, no se trata de tumbos con la inmediatez, sino de ir hacia el fondo de la causa, la propiedad privada, extendiéndose con el neoliberalismo en Costa Rica, buscar las causas que producen esto en el sistema”.

“La U tiene que comprar más libros pero no se pueden quedar así los estudiantes, debemos organizarnos para detener esto, se puede hacer una negociación justa del Fondo Especial para la Educación Superior (FEES), exterminar FUNDEVI, estatizar sodas y servicios de buses”, agregó Cubillo.

El 19 de febrero se anunció que el gobierno decidió recortar este año en siete mil 500 millones al FEES, por lo cual Sandoval considera que la institución universitaria podría fortalecer la inversión en libros, lo que es difícil con la crisis y el recorte del FEES. “La idea es buena pero las condiciones financieras son difíciles”. Agregó.

Las propuestas ante esta disposición no tardan en llegar, y el docente de Administración Educativa, Mario Segura, afirma que hay que cambiar la estrategia, que los profesores usen sus obras, escanear obras, hacerlas circular por la red, pero hay que combatirla y los estudiantes deben manifestarse contra esto.

Aunque por el momento, algunas fotocopiadoras podrían continuar reproduciendo libros, la disposición se ampara en el TLC con los Estados Unidos y éste será un problema generalizado.

Estas reglas son de países desarrollados, y en los próximos meses las fotocopiadoras se verán limitadas en las posibilidades de trabajar, porque se sanciona al que lo realice, hace falta un reglamento pero se penaliza al que lo ejecute, aseguró Guillermo Carvajal, profesor jubilado de la UCR y dueño de la fotocopiadora y librería Alma Mater.

“Estoy expuesto a pagar con pena de cárcel, es un problema serio, sería negociar con las casas editoriales el fotocopiar un capítulo pero eso tarda mucho, además, no se verían tan afectadas porque el mercado es muy pequeño”, afirmó Carvajal.

Además, hay fotocopiadoras que en marzo reclutan personal por hasta 10 horas diarias y mucha de esa gente no será contratada por falta de demanda de material y las fotocopiadoras cercanas a la UCR trabajan por cantidad, o sea, si baja la demanda aumenta el precio de la copia, añadió Carvajal.

source: El País