La mesa de propiedad intelectual capta la atención de los laboratorios farmacéuticos

Icaza, en declaraciones para Citynoticias (89.3 FM de Guayaquil), señaló que en la ronda de Cartagena, los países andinos presentaron un mecanismo de protección de datos, que, a su juicio, es un mecanismo de sobretección a los derechos concedidos en propiedad intelectual.

Este mecanismo es perjudicial para la industria farmacéutica y para el consumidor ecuatoriano porque no podrá tener acceso a los medicamentos genéricos, que es la alternativa económica para poder acceder a salud, denunció Icaza.

La propuesta que Estados Unidos ha mantenido en las negociaciones del TLC va más allá de lo dispuesto por la Organización Mundial del Comercio (OMC). El farmacéutico señaló que mientras este organismo establece que un medicamento puede ser producido como genérico después de 20 años de ser creado, Washington propone cinco años adicionales, a través de una extensión de patentes.

También denunció que se están incluyendo patentes en animales y plantas, cuando son productos que no pueden ser registrados porque no son materias patentables, recalcó.

Icaza rechaza estas demandas de EE.UU. y explica que los países andinos cuentan con una legislación en propiedad intelectual. Por ello, señaló que es importante que los negociadores ecuatorianos se pongan firmes en las negociaciones, a fin de establecer cuáles son los parámetros que se pueden negociar.

Los farmacéuticos señalan que tienen “mucha fe en los nuevos negociadores, y consideran que ahora sí van a poder tener una negociación más soberana”, aunque indican que este gremio permanecerá vigilante.

No cree que sea avance alguno los anuncios de Estados Unidos, que ha sostenido que los andinos, con los acuerdos de propiedad intelectual que alcancen, ganarán transferencia de tecnología y protección de la biodiversidad. Aclaró que este punto ya estaba establecido en la normativa de propiedad intelectual.

Finalmente, Icaza señaló que la Ley de Propiedad Intelectual de Ecuador tiene acciones drásticas para quienes infrinjan una patente. Por ello, señaló que no considera que este país necesite mejorar la normativa para ofrecer mayores protecciones.