bilaterals.org logo
bilaterals.org logo
   

Los efectos del Tratado de Libre Comercio de Norteamérica (TLCAN) sobre el desarrollo rural

Adital - Resumen: Una versión ligeramente distinta del siguiente ensayo se presento el pasado 9 de septiembre en el “Primer Encuentro Nacional sobre tratados de libre comercio y desarrollo rural”, realizado por la Facultad de Agronomía de la Universidad de San Carlos de Guatemala, en la Ciudad de Guatemala. En el ensayo se comparan las promesas que se hicieron hace 11-12 anos en México, cuando el gobierno de Carlos Salinas de Gortari intentaba “vender” las bondades del Tratado al escéptico publico mexicano, con los resultados a 10 anos del comienzo de su vigencia, poniendo énfasis en los efectos sobre la agricultura. Esta retrospectiva y análisis de los resultados en México son pertinentes hoy en Centroamérica, pues cinco países de la región han negociado el TLCAUSA (Tratado de Libre Comercio Centroamérica Estados Unidos) que ahora tiene que ser ratificado por las legislaturas.

Introducción

El titulo de este ensayo refleja al pie de la letra lo que se me pidió hace unas semanas para esta ponencia, pero encierra una gran contradicción en el sentido de que lo que ha ocurrido en el sector rural en México desde que tiene vigencia el TLCAN, es todo menos desarrollo. Podemos inclusive hablar de un des-desarrollo, un antidesarrollo si se quiere, porque lo que ha habido en el campo mexicano no solo en los 10 anos del TLCAN, sino también en los 20 tantos anos de aplicación de políticas neoliberales, ha sido nada menos que desastroso. En resumidas cuentas el campo mexicano acusa mayores niveles de desnutrición, pobreza, abandono, migración, perdida de la diversidad genética de muchos cultivos autóctonos del país y de la región, principalmente del maíz, invasión de productos transgénicos cuyos efectos sobre el ser humano todavía se desconocen y, para el país en su conjunto, perdida de soberanía alimentaría, perdida de soberanía a secas, en fin una larga letanía de elementos que respaldan la aseveración de que el resultado del TLCAN en el campo es un desastre.

Vale aclarar: los desastres del TLCAN van mas allá del campo y tocan otros aspectos económicos de la vida en México, ciertamente en lo político, hasta en lo cultural también, pero aquí restringiremos nuestros comentarios al ámbito rural.También vale decir que la situación que expondremos a continuación no es obra exclusiva del TLCAN, sino que responde a un abandono general, que empezó siendo una indiferencia pasiva (lo que los franceses denominan laisser passer, laisser faire) de parte del Estado mexicano hacia el sector desde los anos 40, cuando el mismo Estado resolvió priorizar la industrialización del país, usando el sector rural como palanca para la industrialización, pero a expensas del campo. Lo que era un abandono pasivo se volvió una acoso agresivo a partir de mediados de los 80 cuando, por razones ideológicas que se nutren del neoliberalismo, el Estado declaró la guerra al campesino mexicano, si este no “daba la talla” y no lograba competir en los mercados internacionales. Las anteojeras neoliberales que portan inclusive hoy muchos de los burócratas mexicanos, a pesar de la abrumadora evidencia que da un mentís a las supuestas bondades del TLCAN, les impiden ver lo que esta mas que evidente. Salvo un pequeño sector, que algunas fuentes calculan en no más de mil personas y grandes empresas, que se han beneficiado del TLCAN,(1) el campo mexicano y el campesinado mexicano agonizan, en una muerte lenta que también consume los vestigios de la soberanía alimentaría del país.

Promesas incumplidas

No es difícil remontarnos a los anos previos a la entrada en vigor del TLCAN en México, cuando el gobierno libraba una cierta labor de convencimiento hacia el pueblo sobre los efectos que, según él, nos traería el Tratado con Estados Unidos y Canadá. Un poco de tiempo en una hemeroteca nos ayudaría a recordar las promesas, las consignas del momento: que México estaba en el “umbral del primer mundo” y que nada mas necesitaba del empujón que daría el TLCAN para su llegada definitiva; que el TLCAN convertiría las parcelas campesinas ineficientes en altamente productivas y comerciales; que los campesinos no “modernos”, los que no pudieran exportar serian absorbidos como mano de obra en el moderno y creciente sector industrial exportador; que el Tratado seria “sensible” ante los granos básicos mexicanos, otorgándoles periodos de protección de hasta 15 anos, que habría durante esos anos cuotas de importación estrictas, con tarifas arancelarias para excedentes sobre esas cuotas; que los alimentos serian más baratos para los mexicanos. El TLCAN fue sinónimo en aquellos anos de mayores exportaciones, mayor empleo, mayor inversión, mayor calidad, mejores y más baratos alimentos, disminución de la pobreza... etc.

Desgraciadamente casi todas las promesas faltaron a la verdad, pero, ¿por qué no decirlo abiertamente? Fueron mentiras pues en su momento hubo rigurosos análisis y estudios y modelos econométricos, tanto en México como en Estados Unidos, que concluían con insistencia que los resultados no serian nada favorables para México. En Estados Unidos, al menos, lo sabían perfectamente los estrategas, sabían que se provocaría un éxodo del campo, que habría mas migrantes a las ciudades mexicanas y también a EEUU. No es casualidad pues que en el mismo ano de entrada en vigencia del TLCAN, 1994, empezaran los grandes operativos de la patrulla fronteriza estadounidense contra los migrantes, “Operación Guardián” y otros que han funcionado desde entonces, junto con cada vez más cuantiosos presupuestos para el resguardo de su frontera sur, construcción de muros, instalación de equipo sofisticado, desviación de migrantes hacia regiones inhóspitas y la creciente militarización, y paramilitarización, de la frontera.(2)

Hasta hoy nada ha logrado detener la ola migratoria de mexicanos y centroamericanos hacia Estados Unidos. ¿Por qué? Porque no hay trabajo en nuestros países. ¿Qué harán las autoridades estadounidense cuando no logren detener a los migrantes, ni siquiera con las balas de goma que hoy les disparan, y cuyo uso autorizó el mismo gobierno del presidente Fox?; ¿Cuándo la disyuntiva para los migrantes sea enfrentar una bala de goma en el desierto de Arizona, o la miseria permanente en su lugar de origen?

Resultados macroeconómicos

Veamos con más detenimiento en que han quedado tantas promesas de que el TLCAN equivaldría al anhelado estado de “desarrollo”, que, no hay que decirlo con demasiada insistencia, son muy similares a las promesas que los gobiernos centroamericanos hoy propagan entre sus pueblos con motivo del TLCAUSA (Tratado de Libre Comercio Centroamérica-Estados Unidos).

Primero digamos lo que es a primera vista positivo: el TLCAN si ha cumplido con dos de las promesas que se hicieron a principios de los 90: el TLCAN ha aportado mayor inversión al país y ha significado mayores exportaciones desde México (que no exportaciones “mexicanas”). Las cifras son claras. En cuanto a exportaciones, México hoy exporta el doble de lo que exportaba en 1993, ano anterior al comienzo del TLCAN (US$ 61 mm en 1994; US$ 158 mm en 2001). En cuanto a la inversión privada, la cifra está tres veces por encima de lo que entraba al país en 1993 (US$ 4.5 mm por ano en promedio entre 1988-1993; US$ 13 mm por ano en promedio entre 1994-2002)

Y en efecto hay algunos, pero pocos, “ganadores” del TLCAN, por ejemplo, agroindustriales de la cerveza y la tequila, productores y empacadores de hortalizas y frutas tropicales de exportación, importadores de carnes, granos (con Maseca y Minsa a la cabeza), importadores de frutas e insumos y, también, la industria refresquera. Son parte de las mil empresas o personas que en el ámbito rural han prosperado con el TLCAN, frente a los millones que han resultado ser “perdedores”.

Veamos por un momento los resultados económicos generales, en el ámbito de toda la economía mexicana, para contextualizar las virtudes y vicios del TLCAN. La mirada que haremos abarca dos momentos que se traslapan: por una parte el periodo de la liberalización, o apertura económica, que en México arranca a principios de los 80; por otra, el periodo de vigencia del TLCAN, que comienza el 1º de enero, 1994. Ambos periodos se extienden hasta hoy.

Tanto en el periodo de apertura, como en el del TLCAN, el crecimiento de la economía mexicana se ha desplomado. Desde el robusto crecimiento per capita de 3.4% durante mas de 30 anos, de 1945-1975, los anos del llamado “milagro mexicano”, el crecimiento económico casi se ha detenido, pues durante 1985­2000 la cifra de crecimiento per capita es de menos de 1%.

En cuanto a las exportaciones, si bien es cierto que México se ha convertido en uno de los países mas exportadores del mundo, el no. 11 entre todas las economías, también hay que decir que el país importa más de lo que exporta, lo cual se traduce en una balanza comercial crónicamente deficitaria. En 2003, el déficit asciende a 14,500 millones de dólares, es decir, 4.3 veces el presupuesto federal para el campo en ese mismo ano.

En lo que va del TLCAN, solo para la compra de alimentos México erogo 78 mil millones de dólares, cifra superior a la deuda publica del país (US$ 74 mm) Se trata en gran parte de alimentos que antes producía México y ahora tienen que ser importados.

Respecto al empleo, hubo grandes expectativas de que el TLCAN crearía empleo, pero ha habido una perdida neta en la creación de empleos, es decir, en promedio se creaban mas empleos en México antes del TLCAN que después. En su reciente informe a la nación el pasado 1º de septiembre, el presidente Fox se jacto de la creación de medio millón de empleos durante los tres anos de su administración. Pero omitió decir que para dar cabida a los jóvenes que ano con ano se integran a la fuerza laboral, la economía debería generar aproximadamente 750,000 empleos cada ano. Es decir, durante la gestión de Fox, la economía debería haber generado unos 2,250,000 de empleos, frente a los cuales palidece la cifra de medio millón de nuevos empleos. Además, la mayoría de los empleos generados en estos anos esta en el sector informal, donde no hay prestaciones de ley, ni garantías de salario mínimo. Hablando solo del campo, la Secretaria del Trabajo (STPS) indica que desde la vigencia del TLCAN se han perdido 1,780,000 de empleos, 600,000 de ellos relacionados con los granos básicos.

Los salarios reales están más bajos que nunca. El salario mínimo bajo 23% en términos reales (de su poder adquisitivo) desde la vigencia del TLCAN, y 60% desde 1982. Los salarios contractuales bajaron 55% desde 1987, 12% desde el TLCAN. El 60% de los empleados no recibe ninguna prestación otorgada por las leyes mexicanas; el 33% de la población económicamente activa (PEA) esta en el sector informal.

Todo eso se traduce en mayor pobreza. El número de hogares en la pobreza ha crecido 80% desde 1984, y más del 60% de la población vive en la pobreza. En Chiapas, donde la crisis del precio del maíz se suma a la del café, se estima que un 70% de la población vive en la pobreza extrema. Hablando específicamente de la población rural, el 80% de la población rural vive en la pobreza y más del 50% en la pobreza extrema. Pero no solo la pobreza esta peor. Empeoró la desigualdad. El coeficiente de Gini pasó de .43 a casi .5 desde 1984, lo cual coloca a México entre los países mas desiguales del hemisferio y del mundo.

La letanía de tristezas no termina todavía: en cuanto al ambiente, el gobierno estima que los costos de la degradación ambiental (que se ha acelerado durante el TLCAN) equivalían en 2003 al 10% del PIB, o unos US$ 36 mm. Comparemos esta cifra con la del crecimiento económico bruto de US$ 9.4 mm en 2003.

Y ¿de los alimentos baratos que el TLCAN nos iba a traer? Rematemos esta larga lista de tribulaciones diciendo que tal promesa no fue mas que demagogia barata. De 1994 a 2002, los precios de la canasta básica se elevaron en 257%, mientras que los precios al productor agropecuario subieron 185%. Es decir, las importaciones presionaron mas sobre los precios de los productos agropecuarios primarios que sobre los del consumidor.

En resumen, el país esta hoy más pobre, mas polarizado, más desempleado, más hambriento que hace 10 o 20 anos. Las políticas neoliberales sencillamente no han funcionado en nuestro país y, gracias al TLCAN, hoy el Estado carece de los instrumentos de política económica para enderezar el rumbo de la nave, de una forma que favorezca al pueblo mexicano en su conjunto.

El TLCAN es mucho más que un tratado de libre comercio, es mas, no es primordialmente un acuerdo sobre el comercio, sino parte de un enorme avance en la reescritura de las reglas del juego económico a favor casi exclusivamente de las empresas transnacionales y de los países desarrollados. Recordemos que la apertura o liberalización de la economía mexicana empezó mucho antes (una década antes) que el TLCAN. Desde los 80, antes del Tratado, sucesivos gobiernos mexicanos habían bajado tarifas, reducido subsidios gubernamentales, achicado el papel del gobierno en la conducción estratégica de la economía y del desarrollo del país. Lo que vino a hacer el TLCAN era solo acelerar la liberalización y ponerle candados para que ningún gobierno posterior, en especial uno de tintes progresistas, pudiera cambiar las reglas.

Ya para 1988 el pueblo mexicano había resentido los efectos de la liberalización, principalmente por la perdida de cientos de miles de empleos y por el deterioro sustancial en el poder adquisitivo del salario. Hubo elecciones presidenciales ese ano y el pueblo mexicano voto en contra del camino liberalizador que había emprendido el reinante PRI (Partido de la Revolución Institucional), volcándose por una pluralidad de votos a favor del opositor de izquierda Cuauhtemoc Cárdenas. Sin embargo en uno de los robos electorales más descarados en la historia de México (que ha visto muchos), donde medio la “caída” del sistema de computo de votos la noche de los comicios, se le negó a Cárdenas la victoria.

Se trastoco en 1988 el desenlace democrático, pero la alarma de alerta había sonado, particularmente para Washington, pues el “peligro” podría presentarse de nuevo mas adelante. Ante tal eventualidad hacían falta candados que aseguraran la continuidad del proyecto neoliberal, mas allá de las veleidades de cualquier presidente, en particular de la opción combatida por los estadounidenses, la de un izquierdista y nacionalista como Cárdenas. El TLCAN se empezó a negociar entre Estados Unidos y México apenas un ano después del robo electoral de 1988.

Situación del campo mexicano

Hoy el campo mexicano emplea el 22% de la fuerza laboral del país. El maíz ha sido, desde tiempos inmemoriales, y sigue siendo hoy, el principal producto del campo, ocupando el 60% de la tierra cultivas, así como el 60% de toda la producción agrícola. El maíz es el sustento total o parcial de 18 millones de mexicanos.

Para entender la situación del maíz hoy en México, veamos otra de las promesas que se prodigaron en los meses previos a la ratificación del TLCAN, en el sentido de que el Tratado protegería a los cultivos “sensibles”, estratégicos, para el país. Nuevamente demagogia. Apenas a los 2 anos de vigencia del TLCAN, el gobierno mexicano decidió unilateralmente no cobrar los aranceles que, con las mismas reglas del TLCAN, tenia el derecho de cobrar. ¿A instancias de quien, con motivos de que?

Para agradar a las grandes agroempresas mexicanas, Maseca y Minsa, el entonces presidente Carlos Salinas suspendió el cobro de aranceles, permitiendo así que estas tuvieran acceso a grandes cantidades de maíz barato. Pero maíz que es mas barato que el mexicano no solo por una dotación de factores particularmente favorable en EEUU, sino principalmente por los subsidios que otorga el gobierno de EEUU a sus productores, a tal grado de que constituyo, y sigue constituyendo, un grave caso de “dumping”. Ciertamente, como hemos visto antes, Maseca y Minsa se colocaron entre la pequeña elite de ganadores del Tratado, elaborando harinas con el maíz barato de EEUU, a la vez que el precio de la tortilla subía sin piedad, por la eliminación de subsidios del gobierno mexicano al consumo.

Los grandes perdedores de este alud, esta avalancha de toneladas de maíz, fueron los campesinos del país. Dieciocho millones de campesinos sufrieron los efectos del desplome de precios en un 45% por este violento trastorno. A la vez el gobierno mexicano perdió, por su gusto, miles de millones de dólares que hubiese podido cobrar por los aranceles aplicables a las sobre cuotas de importaciones, calculados en US$ 2.9 mm para el maíz, y otros US$ 77 millones para el fríjol.

Los problemas continúan: el gobierno mexicano, para no desagradar a EEUU, ha renunciado también a cualquier control sobre el tipo de maíz importado, y de hecho ejerce muy poco control fitosanitario sobre los productos agropecuarios provenientes de ese país. Específicamente con el caso del maíz, han entrado toneladas de maíz transgénico, mezclado con el maíz normal, a pesar de los efectos desconocidos de las variedades transgénicas en la salud humana. Lo que sí se conoce ampliamente es que el maíz transgénico contamina las variedades autóctonas de maíz y tiende a eliminarlas, dando al traste con la cuidadosa selección que durante milenios han hecho los pueblos indígenas para criar variedades especialmente adaptadas a distintos microclimas. La importación de transgénicos ha resultando en una homogenización de las variedades, con los consiguientes efectos de dependencia de las semillas vendidas por las empresas transnacionales, perdida de soberanía alimentaria y el riesgo de plagas que podrían arrasar con sembradíos homogéneos.

El total descuido del gobierno mexicano hacia la importación de productos de EEUU contrasta con lo que ocurre en sentido contrario. Los productores mexicanos enfrentan desde restricciones fitosanitarias hasta embargos decretados por el legislativo o el ejecutivo, que están al margen del espíritu del TLCAN, pero también muchas veces de la ley misma. El abandono del campo de parte del gobierno mexicano, que se acelero desde el TLCAN, contrasta nuevamente con la protección, el apoyo y, más importante para nosotros, los subsidios que otorga el gobierno estadounidense a los productores del campo en ese país y, en particular, a las empresas agroexportadoras. A manera de ejemplo, en 2003, el “Farm Bill” o Ley Granjera otorgo un 70% mas de apoyos a los productores en EEUU. El maíz es, de hecho, el cultivo que más apoyo recibe de parte del gobierno de EEUU, pues en el ano 2000, las subvenciones para el grano sumaron US$ 10,100 mdd, es decir, a manera de comparación, 10 veces mas que el presupuesto total de México para la agricultura. Investigadores especializados en el tema han calculado en US$ 105­145 millones anuales el subsidio que brinda el gobierno estadounidense a las empresas que exportan solo al mercado mexicano. Nuevamente, a manera de ejemplo, esta cifra de US$ 105-145 millones supera los ingresos totales de 250,000 productores de maíz en el estado de Chiapas.

Con razón, entonces, que las exportaciones de maíz de EEUU a México se han multiplicado tres veces desde el TLCAN entro en vigencia, acaparando así el 33% del mercado nacional. Y con razón los productores mexicanos se encuentran en la miseria. Frente a subsidios de semejante magnitud, cualquier referencia de burócratas mexicanos a la supuesta “ineficiencia” de nuestros campesinos, frente a los productores estadounidenses, se vuelve también demagógica.

Más cifras que delatan la profundidad del hoyo que México se cavó con el TLCAN: antes del TLCAN, en 1993, México importó 8.8 millones de toneladas de granos y oleaginosas. Para 2002, ya importaba mas de 20 millones de toneladas de esos mismo productos, pero así también con las cifras con carnes, frutas de clima templado y otros productos primarios y elaborados (arroz, trigo, lácteos, tabaco, grasas y aceites vegetales, animales vivos y en canal, hasta café, siendo México uno de los productores más importantes del aromático en el mundo. Mas que exportar productos del campo, México los ha importado a manos llenas, por toneladas, y el resultado esta a la vista de quien quiere ver: el desplazamiento de productores nacionales, el aumento en el desempleo, la desaparición de la soberanía alimentaria y la destrucción de una importante parte de la infraestructura física del país.

La verdad, para Centroamérica, las perspectivas con el TLCAUSA no lucen promisorias, toda vez que el TLCAUSA, detalles mas, detalles menos, guarda similitud en su concepción con el TLCAN.

Estrategias de sobrevivencia

El TLCAN en el campo mexicano ha sido negativo para todos, excepción hecha del pequeño grupo de mil individuos y empresas que pertenecen al club de los ganadores. Sin embargo el campesinado en México esta luchando contra fuerzas que buscan separarlo y a los pueblos indígenas del control de los recursos naturales que actualmente detentan, tierra en primer lugar, pero también biodiversidad, maderas, agua, energéticos y otras materias primas. En aras de sobrevivir tal acoso, el campesinado ha desarrollado estrategias que brevemente expongo aquí para el estado de Chiapas, en el entendido que los detalles específicos varían según la región del país de la que se trate.

a) Expansión de la frontera agrícola particularmente en granos básicos y otros productos para el autoconsumo. Tal expansión se esta haciendo cada vez mas en tierras marginales, y en general con rendimientos por hectárea muy pobres. Pero por tratarse del autoconsumo, alejado de los vaivenes del mercado, todo lo producido es consumido y aprovechado;

b) Siembra de productos varios para la venta y/o exportación que dan una ganancia modesta, como puede ser el café, u otros productos no tradicionales (flores, frutas “exóticas o introducidas”, nuez macadamia, etc.);

c) Expansión de la frontera ganadera en manos de campesinos indígenas, de nuevo a tierras marginales y con bajos márgenes de ganancia, pero que al final generan un ingreso mínimo;

d) Aprovechamiento del campesinado de los recursos naturales a su alrededor (particularmente los bosques), aunque no haya forma de garantizar su explotación sustentable a largo plazo;

e) Migración de al menos parte de la familia campesina, a los espacios urbanos dentro de México y hacia Estados Unidos.

Para muchos campesinos y comunidades indígenas en México, entonces, la consigna parece clara: la tierra no se vende. El detentar y hacerla producir, aunque sea para la sobrevivencia a mediano plazo, para muchos campesinos e indígenas es el seguro de vida más confiable frente a los vaivenes del mercado y del empeño de empresas y gobierno de despojarlos.

Futuro

En diciembre de 2002 se produjo un movimiento campesino de enormes proporciones en todo el país de rechazo al TLCAN que desemboco en la concentración de cientos de miles de pequeños y medianos productores en el zócalo de la Ciudad de México. El movimiento, conocido como “El campo no aguanta mas”, logro unir fuerzas entre cuatro bloques y presentar un solo documento al gobierno y adoptar una sola estrategia de negociación frente al gobierno. El Acuerdo Nacional que surgió como síntesis de las mesas de dialogo entre campesinos y gobierno planteo los siguientes puntos:

Renegociación del TLCAN

- Soberanía alimentaria como principio rector y eje de toda la política agroalimentaria y comercial
- Presupuestos multianuales
- Reforma estructural de las políticas hacia el campo
- Cumplimiento de los Acuerdos de San Andrés (acordados y firmados con el Ejercito Zapatista de Liberación Nacional)
- Defensa y valorización de los patrimonios territoriales de ejidos, comunidades y pueblos indios

Si bien la presencia de organizaciones campesinas más allegadas al gobierno dividió al final este importante movimiento y debilito los acuerdos logrados con el gobierno al no exigir conjuntamente compromisos y plazos, las demandas originales son un excelente punto de partida para revertir los danos ocasionados al campo y a la sociedad en su conjunto por el TLCAN. El Acuerdo Nacional sin duda estará nuevamente en la agenda antes de las próximas elecciones federales en 2006.

Conclusiones

México negoció un mal tratado de libre comercio, pésimo si aislamos sus apartados relacionados con el campo. El TLCAN, dicho sea de paso, instituyo a la vez otros aspectos, muy alejados del comercio propiamente tal, que han tenido repercusiones dañinas para muchos otros ámbitos. El Capitulo 11 en particular otorga derechos inauditos a las empresas transnacionales, mediante los cuales estas pueden demandar a gobiernos nacionales por cualquier ley, norma o reglamento que interfiera con la realización de sus “ganancias proyectadas”. Ya son muchos los casos de empresas que han objetado medidas ante los tribunales del TLCAN y que, en procesos secretos, han sido resueltos a favor de las mismas. Al calificar a leyes y normas nacionales como una “expropiación indirecta” que obligatoriamente tiene que ser compensada, el Capítulo 11 ha sido devastador para leyes ambientales, laborales, sociales, e inclusive para el mismo proceso democrático, no solo en México, sino en los tres países que participan en el TLCAN. El Capítulo 11 también esta teniendo un efecto de “censura anticipada”, es decir, los poderes legislativos en todos los niveles se están absteniendo de promover leyes que protejan el ambiente, los trabajadores, la cultura, por temor que pudiese dar pie a una demanda de parte de alguna empresa transnacional.

Pero el problema no esta en los tratados que se firmen, sino en la mentalidad con la que se celebren. Si esa mentalidad comulga con los preceptos generales del neoliberalismo o, para usar otra etiqueta, con los del Consenso de Washington, el resultado esta casi asegurado: la inmensa base pobre de la pirámide social no obtendrá beneficio alguno y, como lo hemos experimentado en México durante una década, su situación tendera a empeorarse. (3)

En el fondo lo que hay también entre defensores y opositores de los tratados de libre comercio, tal y como han sido celebrados hasta hoy, es una lucha entre dos visiones de lo que es el desarrollo. Una visión equipara el desarrollo a la expansión del capital, a la presencia de grandes empresas, particularmente transnacionales, y el empleo, tecnología y capitales que supuestamente aportan. Esta percepción es elitista y excluyente, y niega toda posibilidad de dirigir u orientar a la economía en beneficio de las mayorías de un Estado-nación y, mucho menos, incorporar su parecer. Es la famosa teoría del goteo de supuestos “beneficios” hacia la base, gracias a la actividad de la cúpula.

La otra visión, orientada a lo social, no se nutre solo por su oposición a lo anterior, sino por la constatación de que todos los países hoy llamados desarrollados, o del “Primer Mundo”, tuvieron una marcada injerencia del Estado en la determinación de políticas que beneficiaran a amplios sectores de la población, por ejemplo, mediante políticas de industrialización y mediante la determinación de requisitos de desempeño para la inversión extranjera. Hoy el TLCAN niega al Estado la posibilidad de tener tales políticas o requisitos, truncando así el camino que todo país ahora desarrollado tomo para fortalecerse en lo interno antes de abrir sus fronteras. ningún país hoy desarrollado tuvo que lidiar con el pesado lastre que representan los TLC para nuestros países.

En el campo, estas dos visiones del mundo y del futuro encuentran sus contrapartes. Por un lado, la visión predominante hoy, que de manera simplista quisiera ver expresada en el precio final, y solo en el precio final, una supuesta ventaja comparativa en la producción de bienes y servicios. La otra visión reconoce la multifuncionalidad de la agricultura y que el papel de la agricultura no es solamente la producción de bienes agrícolas al precio mas bajo posible. Todos nosotros esperamos de la agricultura que asegure bienes inocuos y de alta calidad, proteja el medio ambiente, cuide recursos limitados, preserve el paisaje rural y contribuya al desarrollo de áreas rurales incluyendo la generación de oportunidades de empleo.(4) Es decir, “la agricultura no solamente produce bienes en un sentido reducido, sino también generaserviciospara la sociedad cuyo valor no es remunerado a través de los precios de los alimentos y materias primas.” (5)

Se ha dicho en otras ocasiones. La expansión del comercio no es un fin en si mismo. En el mejor de los casos puede usarse el comercio con otros países para fortalecer las economías. Pero el comercio “libre” de toda restricción y revisión, el cheque en blanco extendido a las transnacionales para que hagan lo que quieran, producirá el efecto que ha tenido en México y que, nos atrevemos a afirmar, se repetirá en Centroamérica: el “libre” comercio no rectifica las desigualdades ya existentes, no las revierte y no las desaparece, mas bien, al contrario, las profundiza. Antes de liberalizar el comercio, necesitamos naciones y poblaciones sanas, educadas, y en condiciones de vida dignas, con economías sanas, orientadas al mercado interno o regional, generadoras de empleo, que ya no produzcan sangrías de mano de obra hacia el exterior. En esos casos, el comercio justo, que no “libre”, que compense las profundas asimetrías entre los países ricos y pobres, puede ser un elemento efectivo para una mayor prosperidad de la condición humana.


Notas en el texto

(1) Gómez Cruz, Manuel Ángel y Rita Schwentesius, “Desastroso impacto del TLCAN en el sector agroalimentario: es urgente una posición del legislativo para su revisión”, p. 10.

(2) El gasto en EEUU para controlar sus fronteras se ha disparado, de US$ 967 millones en 1993 a US$ 2.56 mil millones en 1999. En 1999 había 9,000 agentes fronterizos, mas del doble de los que había en 1993. Cifras de Anderson, “Seven Years under NAFTA”, p.7

(3) “Como dijo el jefe de las negociaciones mexicanas [del TLCAN], ‘el mejor proyecto de país es no tener proyecto de país y dejar que el mercado modele el mejor México posible’. Esta teoría no tiene comprobación histórica. En ningún país del mundo el mercado por si mismo ha logrado sustentabilidad y justicia social”. Tomado de Arroyo, “Lecciones del TLCAN: el alto costo del ‘libre’ comercio (Resumen ejecutivo)”, p.5.

(4) Unión Europea. Fuente pendiente.

(5) Gómez y Schwentesius, “Impacto del TLCAN en el sector agroalimentario: evaluación a 10 anos”, s/f, p.3.


Referencias

Anderson, Sarah, “Seven Years under NAFTA”, Institute for Policy Studies, Washington, D.C. s/f.

Arroyo Picard, Alberto, “Lecciones del TLCAN: el alto costo del ‘libre’ comercio (Resumen ejecutivo)”, RMALC, México, noviembre 2003, disponible en: www.rmalc.org.mx

Calderon Salazar, Jorge A., “Diez anos del TLCAN: balance inicial”, en economía informa, No. 327, junio 2004, Facultad de economía, UNAM, México.
Carnegie Endowment for International Peace, “NAFTA’s promise and reality”, 2003, disponible en www.ceip.org/pubs

Gazol Sánchez, Antonio, “En torno al agotamiento del TLCAN”, en economía informa, No. 327, junio 2004, Facultad de economía, UNAM, México.

Gómez Cruz, Manuel Ángel y Rita Schwentesius, “Desastroso impacto del TLCAN en el sector agroalimentario: es urgente una posición del legislativo para su revisión”, CIESTAAM-Universidad Autónomo de Chapingo, s/f.

Gómez Cruz, Manuel Ángel y Rita Schwentesius, “Impacto del TLCAN en el sector agroalimentario: evaluación a 10 anos”, CIESTAAM-Universidad Autónomo de Chapingo, s/f.

Oxfam Internacional, “Dumping sin fronteras: como las políticas agrarias de EEUU destruyen los medios de vida de los productores mexicanos de maíz”, agosto 2003.

RMALC (Red Mexicana de Acción Frente al Libre Comercio), “Para el pueblo de México los diez anos de la firma del TLCAN no es motivo de celebración”, s/f. Disponible en www.rmalc.org.mx

Ruiz Nápoles, Pablo, “El TLCAN y la balanza comercial de México”, en economía informa, No. 327, junio 2004, Facultad de economía, UNAM, México.

Zarsky, Lyuba y Kevin P. Gallagher, “NAFTA, foreign direct investment, and sustainable industrial development in Mexico”, Americas Program, Interhemispheric Resource Center, enero 2004.

Zúñiga, Juan Antonio, “Magnates, los beneficiados por los subsidios en EU, revela estudio”, La Jornada, México, D.F., 6 de enero, 2003.


* Investigador de CIEPAC - Centro de Investigaciones económicas y políticas de acción comunitaria


 source: ADITAL