bilaterals.org logo
bilaterals.org logo
   

Los Tratados de Libre Comercio configuran y avivan la opresión y la injusticia contra las mujeres

All the versions of this article: [English] [Español] [français]

JPEG - 67.1 kb

Bilaterals.org - 6 de enero, 2020

Los Tratados de Libre Comercio configuran y avivan la opresión y la injusticia contra las mujeres

Kendari, 21 de julio de 2019. Al menos 300 mujeres de comunidad y activistas de múltiples orígenes —campesino, agricultor, pesquero, trabajadoras y trabajadores migrantes, pobres urbanos, etcétera— procedentes de 12 regiones de Indonesia se reunieron en Kendari, en el sudeste de Sulawesi, a discutir los diversos problemas y luchas que enfrentan cotidianamente. Este evento, llamado “Rembuk Nasional Gerakan Perempuan” —Encuentro Nacional del Movimiento de Mujeres” fue iniciado por Solidaritas Perempuan, una organización feminista en Indonesia. Uno de los puntos estacados durante la discusión fueron los tratados de libre comercio (TLC).

Los acuerdos de libre comercio abren la agricultura, la pesca y la tierra a la inversión extranjera. Como los TLC brindan reguardos a las inversiones de fuera, las campesinas de de subsistencia en pequeña escala no pueden competir con las grandes empresas agrícolas. El principio de no discriminación en los acuerdos comerciales conduce a una disminución en el apoyo y la protección del gobierno a los productores nacionales de alimentos, y reduce los aranceles para los alimentos importados. “Esta temporada fue difícil por el cambio climático. No puede preveer el clima y no anticipé mis estrategias, así que no pude cosechar mi arroz. Pero tuve muchos gastos en la producción. Al principio me sentí aliviado al ver que parte de la cosecha podía salvarse pero me quedé perpleja por la decisión del gobierno de importar arroz. Esta decisión provocó que el precio e desplomara. Fue cual si me mataran lentamente", dijo una campesina de Sulawesi Central.

La reducción en los aranceles también priva a los gobiernos de una fuente de ingresos, lo que conduce a reducir el gasto público, o que a su vez provoca impactos muy fuertes en las mujeres. Los recortes de fondos comunes, al igual que las reducciones en los subsidios, los servicios públicos y el bienestar social, tienen un impacto negativo muy desproporcionado para las mujeres, ya que es más probable que ellas sean las que deban asumir estos gastos. Por la misma razón, las mujeres también se ven afectadas en extremo por la privatización de bienes y servicios públicos, como los servicios de agua. [1]

He aquí un caso que experimentaron las mujeres pobres urbanas de Yakarta: en 1997, sin un proceso de licitación abierto, se firmaron contratos entre PAM JAYA, la empresa estatal de servicios públicos, y dos empresas multinacionales de agua, la empresa francesa Suez Lyonnaise des Eaux y la británica Thames Waters. Las compañías extranjeras no pudieron prestar servicios de agua aceptables. “Estaba obligado a quedarme despierto hasta altas horas de la noche, porque sólo entonces había acceso al agua. Pero la calidad del agua era realmente mala, tenía un color rosado y olía muy mal. También afectó mi salud reproductiva, tenía comezón en la vagina y a veces sufrí de leucorrea. Gasté mucho dinero, porque el precio es caro”, decían mujeres de Yakarta.

En una publicación reciente, GRAIN mencionó que el RCEP intensificará el acaparamiento de tierras en Asia. Esto sin duda agravará la situación para las mujeres que siguen luchando por sus derechos a la tierra en Indonesia. Las mujeres no sólo se enfrentan a la codicia corporativa sino también a las raíces del sistema patriarcal que niega a las mujeres sus derechos a la tierra. “Necesitamos que el gobierno enfrente el conflicto agrario, sobre todo por lo que ya ha ocurrió durante muchos años, como en la comunidad de Seri Bandung. [2] Ya no debería firmar más TLCs que oprimen, provocan y avivan la injusticia contra las mujeres”, dijo Arieska Kurniawaty, Coordinadora de Programas de Solidaritas Perempuan.

La discusión en la reunión de Kendari dio lugar a varias demandas de las mujeres de base, quienes instaron al nuevo gobierno electo de Indonesia a incluir una agenda política de mujeres. Una de las demandas es dejar de negociar TLCs. Las mujeres exigen “no más TLCs”.

Footnotes:

[1Es imperativo aplicar una perspectiva de género al instrumento jurídicamente vinculante relativo las empresas transnacionales y otros negocios para proteger los derechos humanos en el comercio y la inversión, The Feminists for A Binding Treaty.

[2El conflicto en Seri Bandung, en el sur de Sumatera, existe entre la población y una plantación estatal de caña de azúcar desde 1984. Las mujeres son la vanguardia de esta lucha.


 source: Bilaterals.org