Más de cuatro mil indígenas marcharon 15 kilómetros en Tolima para exigir autonomía

Agosto 23 de 2005

Había comunidades pijao, del Tolima; enveras chamí, de Caldas y Risaralda; arahuacos, de la Sierra Nevada y paeces, del Cauca.

La marcha salió ayer a las 11:00 de la mañana de la Villa Olímpica del Guamo, y llegó a las 4 de la tarde a El Espinal, dejó a varios de ellos con lesiones por el intenso calor, que llegó a los 40 grados.

Además, los indígenas de tierra fría, sobre todo, resultaron deshidratados y con quemaduras en la piel producidas por los rayos del sol. Los curacas y chamanes (médicos tradicionales) se hicieron cargo de la situación con brebajes, pócimas y rezos.

Los organizadores de la minga, como ellos llaman a la marcha, indicaron que las autoridades municipales del Guamo y Espinal les incumplieron el compromiso que tenían de suministrarles agua a través del cuerpo de bomberos para soportar el intenso calor.

"No obstante eso, continuaremos nuestro recorrido hasta Ibagué, bajo cualquier circunstancia", indicó César Culma, presidente del Consejo Regional Indígena del Tolima (Crit).

Édgar Londoño, asesor del Crit, dijo que de los 59.125 niños que se quedaron sin escuela en el Tolima, 2.550 pertenecen a los resguardos del sur del Tolima. "Además de no tener infraestructura escolar, como aulas de clase buenas, laboratorios y otros elementos".

El dirigente también denunció que en los últimos 10 años han sido asesinados 150 líderes indígenas y que desde el año 2000 hasta la fecha han sido desplazadas 480 familias de las diferentes etnias en todo el país.

Presencia guerrillera

Por su parte, César Culma denunció que de los 47 municipios que tiene el Tolima, 30 están bajo la presencia de las Farc, 29 de los paramilitares, cinco del Eln y en tres el Erp, los que reclutan a menores de los cabildos para engrosar las filas subversivas.

La marcha llega hoy a Gualanday, el jueves a Picaleña y el viernes al parque Murillo Toro de Ibagué, donde terminara con una asamblea indígena, campesina y popular, que rechazará el proyecto de Ley que cursa en el Congreso para privatizar las fuentes de agua.

El coronel Luis Gilberto Ramírez Calle, comandante de la Policía de Tolima, indicó que la movilización de los indígenas cuenta con las garantizas necesarias, siempre y cuando no se perturbe el orden público.

El oficial manifestó que los organizadores de la marcha se han comprometido a sacar de sus filas a aquellas personas que se infiltren en el recorrido y que no tengan nada que ver con esas comunidades.

Patrullas de la Policía de Carreteras brindan protección a los marchantes, mientras que los guardas indígenas con bastones de mando mantienen el orden en los recorridos y en los albergues donde dormirán los manifestantes.

GUAMO (TOLIMA)