Muerto el TPP quieren revivirlo en el RCEP

Muerto el TPP quieren revivirlo en el RCEP

Por A. Villamar, 30-11-16

JPEG - 16.6 kb

El Acuerdo Transpacífico, conocido por sus siglas TPP en inglés está derrotado, por la oposición social generalizada en los 12 países miembros, y en particular por el rechazo en EE.UU. tanto de su sociedad, como de los legisladores e incluso oportunistamente por el candidato presidencial electo.

Sin embargo, los intereses transnacionales que diseñaron el TPP y sus representantes en varios gobiernos se niegan a reconocer el rechazo popular y político, y ahora pretenden, con la misma secrecía, sembrarlo y afianzarlo en el Acuerdo Económico Regional Ampliado (RCEP, por sus siglas en inglés).

El RCEP es un acuerdo que se viene negociando entre países asiáticos y originalmente se pensó en la posibilidad de introducir reglas que reconocieran las necesidades de los países en desarrollo y no únicamente de los desarrollados, así como una serie de mecanismo de cooperación y no sólo de competencia como sucedía con el TPP.

Sin embargo, la adhesión al RCEP de países como Japón, Australia y Nueva Zelandia, activos promotores asiáticos del TPP, y Corea, ha abierto las puertas a la pretensión de introducir los tóxicos contenidos ya rechazados del TPP, como se demuestra por los capítulos filtrados de las negociaciones secretas recientes.

Dado por muerto el TPP, China y otros países buscan acelerar la negociación del RCEP. Esta semana se reanudan las negociaciones y ante ellas, cientos de organizaciones civiles de los países asiáticos han lanzado un llamamiento muy oportuno de no revivir el TPP bajo las siglas del RCEP. El texto en español y la lista de las numerosas organizaciones lo encontraran en el archivo anexo.

El tema es fundamental, pues en la reciente reunión de los 21 países miembros de la organización de cooperación económica de la Cuenca del Pacífico (APEC) se aprobó continuar con la posibilidad de construir un Acuerdo del Área del Pacífico, entre cuyos antecedentes se encuentran avances tanto del TPP como de RCEP.

Lo anterior significa luz verde para continuar analizando y construyendo las posibilidades del Acuerdo del Área del Pacífico, pero no necesariamente bajo la adhesión al TPP ni al RCEP. No obstante, el riesgo evidente es que en las futuras negociaciones se pretenda perpetuar el modelo de privilegiar los intereses transnacionales sobre las necesidades de los pueblos y del planeta.

Unir las voces y acciones de nuestras contrapartes a ambos lados de la Cuenca del Pacífico, será una nueva etapa para enterrar definitivamente las pretensiones del capital transnacional que no desean reconocer el rechazo mundial a la globalización corporativa.

*Miembro de México Mejor sin TPP
Cd de México 30 de noviembre de 2016

keywords: