Salvadoreños protestan contra el TLC entre Centroamérica y Estados Unidos

Los agentes antimotines habían colocado barricadas con alambradas móviles en las vías de acceso a la Casa de Gobierno donde despacha el presidente Antonio Saca. Cuando algunos manifestantes trataron de apartar las barricadas, los policías respondieron con gases lacrimógenos, balas de goma y gas pimienta.

La confrontación entre policías y manifestantes duró unos 15 minutos en los que decenas de personas, incluidos periodistas de los diferentes medios locales e internacionales, resultaron afectados por los gases lanzados por los elementos de la seguridad. Además se reportaron tres heridos que fueron evacuados por ambulancias de la Cruz Verde.

La marcha había salido de la Plaza Las Américas mejor conocida como El Salvador del Mundo, en la residencial y exclusiva Colonia Escalón, donde desde tempranas horas de la mañana se produjo un grave congestionamiento vehicular. La marcha se realizó en el marco de la llamada “Semana Global contra el comercio injusto” que inició el pasado 10 de abril y terminará el 17 del presente mes. La referida semana se celebra en más de 90 países del mundo.

Horas antes de la confrontación entre manifestantes y policías, Raúl Moreno, de la red antiglobalización Sinti Techan, consideró que la marcha era “una fiesta popular y una muestra de la oposición que existe en El Salvador contra el comercio injusto que pretenden imponer a través de los tratados de libre comercio”.

Moreno agregó que la oposición contra el TLCAC “no sólo se manifiesta en nuestra región, sino en los propios Estados Unidos, porque muchos sectores allá consideran que los únicos beneficiados serán las trasnacionales”.

El activista también criticó el caso singular de la empresa privada salvadoreña, que sabe que será afectada por el TLCAC, pero que tiene una posición ideologizada, considerando que oponerse al comercio injusto es una acción de las izquierdas políticas.

Entre los manifestantes se encontraba también Víctor Mejía, líder de una organización de comunidades marginales. “Estamos aquí porque luchamos contra la injusticia y la pobreza en que vivimos; pero el gobierno no hace nada por resolvernos los problemas”.

“Tenemos trabajo en cinco de las 14 provincias. Sólo nosotros tenemos registradas a medio millón de personas que vivimos en comunidades marginales, sin servicios básicos y en terrenos de alto riesgo”, afirmó Mejía, quien dice tener la convicción de que el TLCAC traerá más pobreza.

El Salvador fue el primer país de los firmantes del pacto que lo ratificó sin que se debatiera públicamente. En Estados Unidos se ha comenzado a debatir la ratificación, con fuertes oposiciones de sectores de la industria textil y azucarera.

A la manifestación se unieron estudiantes universitarios que exigían mayores cuotas de ingresos, así como pobladores de los alrededores de San Salvador que casi a diario realizan protestas en las carreteras en reclamo de agua potable en viviendas populares recién construidas.

keywords:
source: La Opinión