Se abren fuegos en EEUU por TLC

El Comité de Finanzas del Senado realizó el pasado miércoles 13 de abril su primera audiencia, mientras que la del Comité de Medios y Arbitrios de la Cámara de Representantes la tiene prevista para este 21 de abril.

Ottón Solís advierte sobre la quiebra de los agricultores si se ratifica el TLC. El Gobierno estadounidense tiene cierta "prisa" para que el acuerdo sea aprobado debido a que en junio perderá su facultad para negociar acuerdos, si el Congreso no extiende la ley de Autoridad para la Promoción Comercial (TPA), que actualmente impide que los legisladores enmienden los textos.

Ante ese panorama, los que están a favor del tratado y quienes lo adversan han inundado las oficinas del Congreso con llamadas, visitas, cartas y correos electrónicos para hacer "lobby" a favor de sus posiciones.

El embajador costarricense en Washington, Tomás Dueñas, ex director de la Coalición Costarricense de Iniciativas para el Desarrollo (CINDE), fue uno de los primeros en pasearse por los pasillos legislativos de Washington en abierta oposición a la postura adoptada por el presidente Abel Pacheco, quien ha dicho que no enviará el TLC al Congreso antes de "alguien" le demuestre que beneficiará a los pobres.

Según Dueñas, el tratado potenciará la liberalización comercial, la integración hemisférica, la creación de empleos, el aumento de las inversiones y, sobre todo, ampliará el acceso de los productos centroamericanos al mercado estadounidense.

Abel Pacheco no quiere comprarse la bronca.

"El TLC no es un contrato social, es tan solo un paso, un vehículo útil para el desarrollo económico", insistió Dueñas.

Sin embargo, la voz de Dueñas tuvo sus contrapesos.

El presidente de la Cámara de Productores Genéricos, Román Macaya, le increpó en Washingto que el TLC incluye una polémica extensión de las patentes a los productos agroquímicos y farmacéuticos, lo cual significará la ruina del sistema de seguridad social con cobertura universal que posee Costa Rica.

Albino Vargas insiste en que la lucha será en las calles.
Por su parte, el economista y aspirante presidencial por el Partido Acción Ciudadana (PAC), Otton Solís, viajó a Washington para reunirse con congresistas y grupos de pensamiento con el fin de abogar por una renegociación del acuerdo comercial.

Solís dijo que los centroamericanos "fueron presionados a firmar un acuerdo que no les beneficia" por lo cual "nosotros queremos que se rechace o renegocie".

El líder del PAC se reunió en Washington con once congresistas y doce miembros de despachos y afirma que pudo constatar que no existe intención ni interés por parte del Congreso de los Estados Unidos de eliminar los beneficios de la Iniciativa de la Cuenca del Caribe (ICC), contrario a lo asegurado por varios políticos y empresarios en Costa Rica.

"Se ha querido utilizar la desinformación y el miedo como herramientas para impulsar el tratado en Costa Rica. Pero cuando se tienen más elementos, como el ambiente del TLC en Estados Unidos, se puede vislumbrar que el TLC no es un tema de tomar o dejar, sino que hay más opciones", aseguró por su parte la jefa de fracción del PAC, Epsy Campbell.

En la acera de enfrente, el Representante interino de Comercio Exterior de EEUU, Peter Allgeier, instó a aprobar el acuerdo comercial el cual, a su juicio, "lejos de ser un acto altruista unilateral, beneficiará a todos".

El obispo guatemalteco Alvaro Ramazzini consideró que con o sin el TLC "no se está resolviendo el problema estructural de la sociedad guatemalteca, ni la distribución desigual de la riqueza".

El religioso adelantó que la emigración ilegal a EEUU, motivada por la pobreza, "no se frenará".

Sobre el tema de las migraciones, la jefa negociadora de Estados Unidos, Regina Vargo, dijo que "la gente se viene por la desesperación y este pacto precisamente les dará más oportunidades económicas, para que tengan más opciones".

"Entendemos que habrá un debate reñido pero creemos que al final el pacto será aprobado en base a sus méritos", pronosticó Vargo, quien fue la persona que lideró la negociación comercial con Centroamérica.

Sin embargo, a juicio de Daniel Britto, principal asesor del congresista demócrata Raúl Grijalva, las posibilidades de derrotar el TLC son más fuertes en Estados Unidos que en Centroamérica.

"El argumento de que Centroamérica tiene que aprobarlo antes que Estados Unidos es falso, pues en el Congreso es incierta su aprobación" aseguró Britto, quien el pasado viernes 15 de abril se reunió en San José con legisladores centroamericanos para discutir sobre el TLC.

El malestar azucarero y de otros sectores

La aprobación del TLC en el Senado estadounidense se presenta difícil especialmente por el malestar del influyente sector azucarero de Estados Unidos, que se opone a un aumento de las importaciones de azúcar de la región centroamericana.

Varios senadores republicanos y demócratas advirtieron sobre la reocupación del sector azucarero de que un aumento de las importaciones de azúcar desde Centroamérica pueda devastar la industria local y siente un mal precedente para pactos futuros.

El Representante interino de Comercio Exterior, Peter Allgeier respondió que el TLC incluye "mecanismos de compensación" con los que Estados Unidos puede imponer límites a las importaciones y compensar a los productores centroamericanos.

Por esa razón el Gobierno, con la ayuda del Departamento de Agricultura y de la llamada "Coalición Agrícola", impulsa una campaña de persuasión entre los azucareros de ese país.

Al tratado también le han llovido críticas de la mayoría de los demócratas, los sindicatos y de algunos estados textiles y y también mantiene divididos a los propios republicanos.

Durante la primera audiencia sobre el TLC, varios detractores demócratas y republicanos del pacto destacaron el crecimiento del déficit comercial de Estados Unidos, el cual, según ellos, aumentará con este acuerdo.

Algunos senadores han insistido en que los argumentos del Gobierno no les convencen del todo y que, además, el presidente George W. Bush no ha mostrado el mismo fervor con el que promueve otras prioridades en su segundo mandato.

El senador demócrata Max Baucus, del estado agrícola de Montana, dejó entrever que el pacto corre peligro.

"El CAFTA (TLC por sus siglas en inglés) como el NAFTA (con México y Canadá) es un fracaso. Con el NAFTA hemos perdido más de un millón de empleos y el CAFTA no va a ayudar a los pobres sino que va a forrar los bolsillos de las grandes corporaciones", dijo Linda Chávez-Thompson, vicepresidenta de la mayor federación sindical de EEUU, AFL-CIO.

Por su parte, Stephanie Weinberg, analista de la ONG "Oxfam America", afirmó que "todo pacto tiene ganadores y perdedores, y desde nuestra perspectiva, el CAFTA profundizará la pobreza y pondrá en peligro la seguridad alimentaria" en Centroamérica.

Cuando sea llevado a votación, el TLC requerirá al menos 218 de los 435 votos en la Cámara de Representantes, y al menos 70 de 100 en el Senado

Siguen las protestas en el istmo

Mientras en los lujosos pasillos del Senado se discute sobre el TLC, en las sucias y descuidadas calles de Centroamérica, los grupos sociales salen a protestar por un acuerdo comercial que, consideran, sólo beneficiará a los grandes grupos empresariales y políticos.

El pasado jueves 14 de abril, Centroamérica vivió una jornada de protestas contra el TLC y se anunciaron próximas protestas y paros laborales como medidas de presión.

En San Salvador, al menos diez personas resultaron heridas por balas de goma disparadas por la policía al término de una protesta contra el TLC.

Centenares de miembros de organizaciones opositoras marcharon desde la Plaza de Las Américas de San Salvador y pretendían llegar a la Casa Presidencial, pero la policía colocó cercos a unos 300 metros de la sede de Gobierno.

En Nicaragua, miles de estudiantes universitarios realizaron una marcha para exigir a los 91 diputados de la Asamblea Nacional que no ratifiquen el TLC, lo que ya ha sido hecho por los Congresos de El Salvador, Honduras y Guatemala.

En Guatemala, un grupo de activistas de la "Mesa Global", opuesta al TLC con Estados Unidos, instaló una tortillería frente al Congreso para demostrar a los diputados los efectos nocivos de ese tratado comercial para los campesinos locales.

"Invitamos a los diputados para que vengan a probar las tortillas y se den cuenta que las que se hacen con maíz amarillo (importado)son de mala calidad, porque es un producto transgénico", dijo uno de los dirigentes de la "Mesa Global", que aglutina a decenas de organizaciones del movimiento opositor guatemalteco.

Mientras tanto Costa Rica, cientos de representantes de diversos grupos realizaron una "cumbre social" en la que definieron dos acciones de calle para mayo próximo, cuando posiblemente se realizará una actividad centroamericana contra el TLC (Ver recuadro adjunto "Mayo será de jornadas callejeras contra el TLC en Costa Rica").

keywords:

source: One World