bilaterals.org logo
bilaterals.org logo
   

Se firmó el acuerdo RCEP, el tratado de libre comercio más grande del mundo

JPEG - 56.9 kb

Por La Política Online | 16-11-20

Se firmó el acuerdo RCEP, el tratado de libre comercio más grande del mundo

Líderes de 15 países firmaron en Hanoi el documento que crea el espacio de cooperación comercial que concentra a un tercio del PBI mundial con China como epicentro.

China quedó en el centro del tratado de comercio más grande del planeta. Este domingo, reunidos en la capital de Vietnam, los líderes de 15 países le pusieron la firma a la Alianza Integral Económica Regional o RCEP, siglas en inglés de Regional Comprehensive Economic Partnership), un espacio de libre comercio internacional que concentra el 29% del PBI de todo el planeta.

El acuerdo lo firmaron los diez países del sudeste asiático que integran el bloque Asean y también China, Japón, Australia, Nueva Zelanda y Corea del Sur. De esta forma, supera en magnitud a la Unión Europea y el nuevo Tratado de América del Norte T-MEC porque concentra a un tercio de la población mundial y un 28% del flujo de comercio exterior global.

El impacto de la creación de esta nueva zona no es inmediato. De acuerdo a lo pactado, los países avanzarán en los próximos 20 años en el desarmado del 92% de las actuales posiciones arancelarias y la baja de tasas para potenciar el intercambio en la región. Y también tiene importantes apartados sobre los servicios profesionales y financieros, la propiedad intelectual y las telecomunicaciones. No en vano, en la última década este es el grupo de países que más crecieron en el mundo.

La firma de este acuerdo llegó luego de más de 8 años de negociaciones y a un año de haber perdido a India, el otro gran asiático que por reticencias sobre la conveniencia para su mercado de la baja de aranceles para los insumos fabriles dentro de la nueva área de libre comercio. La idea de fortalecer el flujo comercial en la región Asia-Pacífico surgió en 2012 como una iniciativa de los diez países de Asean por articularse como proveedores privilegiados de China en su rápido crecimiento, lo que fue retroalimentado por gobierno chino por afianzar su zona de influencia. En aquel entonces Estados Unidos también buscaba reforzar lazos bilaterales con el sudeste asiático como parte de su estrategia de globalización con remisión de utilidades y servicios intelectuales.

Cabe recordar la iniciativa de Obama por armar un espacio de libre comercio Trans-Pacífico de Cooperación Económica (TPP) con la inclusión de cuatro miembros de Asean, Estados Unidos, Japón, Australia, Nueva Zelanda, México, Chile y Perú, pero sin China. En 2016 Estados Unidos abandonó este espacio.

Tras cuatro años de disputas con Trump, para Xi Jinping este acuerdo actúa como un refuerzo de su estrategia por el multilateralismo y la globalización.

Para América Latina y en especial para el Cono Sur, donde China es el socio comercial principal de cada uno de los países y actúa como fuerza centrífuga, este acuerdo puede significar a la vez una mayor facilidad para la llegada a nuevos países para las empresas que ya tenían acceso a algunos de los asiáticos y oceánicos; en particular por la estandarización de los requisitos. Pero también supone una nueva complicación para la integración de cadenas de valor con Asia, ya que el sudeste asiático queda como el primer proveedor de insumos para la industria china fuera de su propia economía.


 source: La Política Online