TLC: No nos llamemos otra vez a engaño

6-10-08

TLC: No nos llamemos otra vez a engaño

Jorge Hernández Villalobos

Las noticias de las últimas semanas nos informan que la situación financiera y de la economía en general de los EEUU es sencillamente desastrosa. El libre comercio de los neoliberales nos ha demostrado, en veinticinco años, qué es capaz de hacer y cuál es su preocupación real por los efectos sociales de sus desmanes. En los EEUU hay miles de familias perdiendo su casa, mayor desempleo (casi un 7%) y una economía con síntomas de una grave anemia.

Para que tengamos una idea de la magnitud del problema podemos decir que el PIB de Costa Rica en el 2007 fue de 27.000 millones de dólares y la inyección de dinero que está haciendo el gobierno de los EEUU a los bancos privados (nacionalización de las pérdidas) es de 945.000.000

millones de dólares, más o menos 30 años del producto interno bruto de Costa Rica, aunque para realmente volver a los niveles pre-crisis se necesitaría un trillón de dólares. En colones es una cifra inimaginable.

De lo anterior se desprende que nuestro principal socio comercial en el TLC (CAFTA-DR), además de ser uno de los países más endeudados del mundo, está ahora en bancarrota. Además, los otros países de Centroamérica que participan del tratado son pobres y serán aún más pobres.

Esta tan negativa situación económica de nuestros socios trae como consecuencia para nuestro país menos inversión extranjera en especial estadounidense, menos fuentes de empleo y menos exportaciones a los EEUU, es decir, que todo lo que nos metieron, bajo amenaza, como lo bueno del TLC ahora no son más que palabras huecas. Ya no valen aquí las mentiras y las amenazas de los jerarcas del COMEX y del Poder Ejecutivo. Ahora, un año después del referendo, se trata de palabras huecas de los jerarcas de Comex contra realidades económicas de los EEUU.

Ya el Perú siente los efectos de esta crisis en su TLC con Estados Unidos. La prensa ha informado que el Tratado de Libre Comercio que firmó Perú con Estados Unidos corre el riesgo de sufrir serios tropiezos por la crisis financiera internacional que ya causó un descenso preocupante de exportaciones peruanas al mercado estadounidense. El economista, Gonzalo García, ex miembro del directorio del Banco Central de Reserva, dijo que la apuesta del gobierno de Alan García por el TLC con EEUU "queda liquidada". "Lo primero que va a hacer el próximo gobierno estadounidense es echarle candado a los TLC, porque Washington va a cerrar sus mercados para enfrentar la recesión".

Nosotros no nos debemos llamar otra vez a engaño. En estas condiciones para qué se aprueban leyes para meter nuestras telecomunicaciones, nuestros seguros, la propiedad intelectual y la producción alimentaria en el esquema del libre comercio, si lo que nos ofrecen a cambio ahora, más que nunca, se vuelven palabras huecas.

Los costarricenses no podemos permitir que por el fanatismo neoliberal de unos pocos empresarios nacionales aliados, socios o administradores de transnacionales que no quieren ver el negocio, por pequeño que sea, irse de sus manos, nos presionen a finiquitar este, ahora pésimo, TLC con los Estados Unidos. Es simplemente una camisa de fuerza. No tenemos que esperar seis meses para salirnos, como falsamente decía el jefe mayor de la Campaña del SI previo al referendo. En estas condiciones ni siquiera vale la pena entrar.

Costarricenses suspendámosle la representatividad a los G39, dejemos claro que no es un cheque en blanco, exijamos decencia y respeto al soberano y la oportunidad de negociar un tratado que valga la pena. Los ciudadanos no debemos llamarnos más a engaño con este TLC.

keywords:
source: El Pregón