bilaterals.org logo
bilaterals.org logo
   

TTP11. La vida no es solo hacer negocios

JPEG - 17 kb
Imagen tomada de El Morrocotudo

Por Veronica Grunewald | 8-2-21

TTP11. La vida no es solo hacer negocios

Bastante se ha discutido sobre la conveniencia de la aprobación del TTP11 por parte de Chile. En resumen este es un tratado de integración económica entre 11 países de la región Asia - Pacífico que les permitiría contribuir al crecimiento económico de los países que lo integran (Canada, Australia, Nueva Zelanda, México, Perú, Brunei, Japón, Singapur, Malasia y VIetnam, además de Chile).

Para dimensionar la importancia del ambicioso pacto, la Cancillería ha anunciado el interés manifestado por el Reino Unido, situación que posiciona el TTP11 como un acuerdo que trasciende los países de la cuenca Pacífico. Y como ya ha sucedido antes, se supone que si ellos quieren, debe ser bueno. Ese mismo ejemplo nos dieron en 1994, cuando se buscaba legislar la modificación del marco regulatorio que permitiría la incorporación de capitales privados a la distribución del agua potable. Sí, por supuesto, si ellos lo hacen, nosotros no podemos ser menos.

Una de las cosas que nos enseña la vida es que no se trata solamente de producir y generar riqueza. Sería bueno si ésta se produjera para beneficiar a los menos afortunados y así, existiría un equilibrio, pero sabemos que eso no ocurre y que en la práctica, los acuerdos fortalecen al grande. Nos pasó con el agua potable, la que se privatizó "siguiendo a los europeos" para destinar los recursos que se requerían para modernizar el sistema de distribución de agua, a cubrir programas sociales. Una buena obra, en el fondo. Pero no sucedió ni lo uno ni lo otro.

Pero el crecimiento económico no lo es todo. China por ejemplo, país con el cual tenemos un importante acuerdo, es el único país cuya economía ha salido fortalecida luego de este largo periodo. El FMI, proyectó en octubre de 2020 que China sería la única gran economía del mundo que crezca en 2020 en medio de la pandemia del covid-19, con una expansión estimada del 1,9 %, a la que se sumará un crecimiento del 8,2 % en 2021, (FMI/ Informe de Perspectivas Económicas Globales)

¿Crecer? ¿para qué? ¿Para contaminar con un virus a la humanidad? China debería pagar compensaciones a los países pobres que han sido afectados por la pandemia. Se sale de todo presupuesto. Es más, recomendaría que Chile anulara su TLC con China, en respuesta al perjuicio ocasionado. Después de todo, solo les importan los números. No las personas.

¿Nos podemos enorgullecer de tener tratados económicos con países como México, con vergonzosos índices de femicidio y violencia contra la mujer? En México mueren 10 mujeres cada día, víctimas de sus maridos o parejas o algún familiar. ¿O contra la infancia? De acuerdo a cifras de la Organización del Trabajo (OIT), en México hay cerca de 2.5 millones de menores de entre 5 y 17 años de edadque realizan trabajo infantil; con mayor registro en los estados de Guerrero, Oaxaca y Chiapas.

En Vietnam, por otra parte, cerca de 1,75 millones de niños trabajan en condiciones impropias para su desarrollo.¿Y Chile? ¿Cómo vamos a firmar acuerdos que nos llevan a crecer económicamente si no hemos sido capaces de responder a la marea de inmigrantes que atraídos por la fama de país que crece, llegan y no encuentran lo que buscan. Entonces crece la segregación, los guetos, los espacios contaminados que ocupan ellos. Hacinados. Sin control. Puede ingresar un joven esperanzado y también un asesino.

La humanidad está compuesta de personas, con energías y emociones que no siempre se podrán controlar, entonces es momento de parar, mirar y preguntarse ¿Qué estamos haciendo? No todo es generar riqueza, están las personas.

Repito. Las personas conforman los países. Y en todo este acuerdo no existe un espacio que lleve al crecimiento equilibrado, humano.


 source: El Morrocotudo