UE - Estados Unidos: “Puntos de divergencia” en negociaciones del TLC

UE - Estados Unidos: “Puntos de divergencia” en negociaciones del TLC

Por AFP, 14-7-13

JPEG - 138.2 kb

La primera ronda de negociaciones para un acuerdo de libre comercio entre Estados Unidos y la Unión Europea (UE) concluyó en Washington tras una semana considerada “productiva” por ambas partes, que permitió identificar “puntos de divergencia”, especialmente en la agricultura.

Las negociaciones continuarán en Bruselas en octubre próximo.

“Los negociadores han identificado áreas de convergencia (…) y comenzaron a estudiar la forma de conciliar sus visiones en los puntos de divergencia”, dijo el jefe negociador de la UE, Ignacio García-Bercero, durante una conferencia de prensa.
Las conversaciones, cuyo objetivo es la creación de una de las principales zonas de libre comercio del mundo, permitieron abordar una “amplia gama de temas” que van desde la propiedad intelectual a la armonización de los reglamentos, por no mencionar el tema muy sensible de la agricultura.

Los agricultores estadounidenses se quejan de las restricciones impuestas en la UE a la importación de productos genéticamente modificados. Sus homólogos europeos, por otra parte, no pueden exportar aún carne vacuna a Estados Unidos, que ha mantenido su embargo desde la crisis de las vacas locas.

“Tenemos dificultades para acceder al mercado estadounidense en razón de obstáculos fitosanitarios que juzgamos injustificados”, declaró el negociador europeo.
El negociador estadounidense, Dan Mullaney, dijo que se consagró un “tiempo considerable” a la agricultura durante esta primera semana y que estaba determinado a “resolver los problemas” ligados a las barreras que no son arancelarias. “Estos temas seguirán siendo una preocupación”, agregó.

El objetivo de las discusiones que se retomarán en Bruselas en octubre es ambicioso: eliminar los obstáculos que dificultan los intercambios entre Estados Unidos, primera potencia mundial, y la UE, su principal socio comercial.

Las barreras aduaneras no son un gran problema: ya son débiles de una y otra parte, por debajo de 3% en promedio, y su eliminación es casi un consenso a pesar de que algunos sectores siguen siendo protegidos (en Estados Unidos los aranceles sobre el calzado pueden rozar el 50%, por ejemplo).

Las negociaciones más difíciles refieren a los obstáculos reglamentarios, es decir, las normas requeridas por las autoridades para autorizar la venta de un producto (medicamentos, coches, etc.) en su territorio. Sin embargo, una armonización general no está en el programa.

“Esta primera ronda no fue puramente logística”, dijo una fuente diplomática europea, asegurando que se habían planteado medidas concretas para acelerar las transacciones comerciales.

keywords:
source: La Tribuna