EEUU-Taiwán

Las discusiones en torno a un potencial TLC entre Taiwán y Estados Unidos han estado planteadas desde hace años, con Taiwán reclamándolo y EEUU respondiendo con tibieza ante la idea.

Lo que está en juego en cualquier acuerdo de comercio o inversiones es en este caso, y antes que nada, el rango y estatuto político de Taiwán frente a la China y el resto del mundo. Un TLC con Estados Unidos equivaldría al reconocimiento estadounidense de la soberanía e independencia de Taiwán frente a China. Esto trasciende la política china y podría desencadenar acciones militares. Estados Unidos suscribe la política de Beijing de “una sola China” al mismo tiempo que mantiene relaciones inoficiales con Taiwán.

Las repercusiones económicas de un potencial acuerdo son asunto aparte. Taiwán es el octavo socio comercial de EEUU y el sexto mayor importador de productos agropecuarios estadounidenses, y aspira negociar sus propios términos de acceso a los mercados de Estados Unidos. Pero EEUU insiste que los beneficios reales de un TLC no serían significativos para Taiwán, aun cuando desde Washington se presiona constantemente a Taiwán para que modifique sus políticas en materia de comercio electrónico, contratación pública (compras del Estado), derechos de propiedad intelectual, inocuidad de los alimentos e importaciones de carne vacuna de Estados Unidos para que beneficien a las empresas estadounidenses.

Entretanto, a través de sus respectivas agencias apoderadas, ambos gobiernos ya firmaron una suerte de acuerdo marco de comercio e inversiones (TIFA) en 1994, y llevan adelante conversaciones en el ámbito del Consejo del TIFA.

última actualización: mai de 2012


Leer más

Leer menos