Bolivia analiza pedir arbitraje por Atpdea

Bolivia analiza pedir arbitraje por Atpdea

29-11-2008

La Paz | Agencias

El Gobierno estudia solicitar el arbitraje de la Organización Mundial de Comercio (OMC) ante la supresión de las ventajas aduaneras de la Atpdea con el argumento de que Estados Unidos aplicó criterios "discriminatorios" con Bolivia.

El embajador para temas de Integración y Comercio, Pablo Solón, dijo ayer que el presidente George W. Bush actuó de manera "arbitraria" con el país vulnerando normas internacionales de la OMC.

El pasado miércoles, la Casa Blanca confirmó la retirada a Bolivia de las preferencias arancelarias de la Atpdea que Estados Unidos concede a los países andinos para premiar la lucha antidrogas. El Gobierno de Evo Morales calificó esta decisión de "venganza" y de "medida política".

Ante la supuesta falta de cooperación de Bolivia en la lucha contra el narcotráfico, argumento con el que la Casa Blanca basó su determinación, Solón esgrimió que los datos de Naciones Unidas confirman que el país ha sido más efectivo que Colombia y Perú, tanto en erradicación de cultivos de coca como en incautación de droga.

Recordó que las normas de comercio internacional establecen que, una vez establecidos los parámetros para la concesión de preferencias arancelarias, éstos se deben aplicar por igual a todos los países sin discriminación.

Según los datos de Naciones Unidas que maneja el Poder Ejecutivo, Bolivia es el único país andino que incrementó la erradicación de cultivos de coca entre 2006 y 2007 (ya en la gestión de Morales), en concreto 1.199 hectáreas, frente a los resultados negativos de Colombia y Perú.

Previsiones

Solón recordó que el Gobierno ya ha adoptado una serie de previsiones para que la supresión de las ventajas arancelarias de EEUU no afecte a las exportaciones y a los puestos de trabajo en Bolivia.

Las exportaciones bolivianas a Estados Unidos alcanzaron en 2007 376,8 millones de dólares, de los que sólo 64 se inscriben en la Atpdea, según el Gobierno. El resto se benefició del Sistema General de Preferencias (SGP, 132,4 millones), o entra dentro del arancel cero (144,7 millones).

El sector más afectado por la supresión de estas ventajas sería el textil, que en 2007 exportó 20,5 millones a Estados Unidos.

El Gobierno habilitará créditos "blandos" a 10 años de plazo por un monto global de 8 millones de dólares a fin de que los exportadores puedan financiar el costo de los aranceles que tendrán que pagar por la retirada de las preferencias y que sumaron 3,5 millones en 2007.

Además, Solón recordó que los recientes acuerdos comerciales con Venezuela permitirán a Bolivia exportar textiles a ese país por valor de 42 millones de dólares con arancel cero entre diciembre de 2008 y febrero de 2009 y con un anticipo adicional del 50 por ciento de la compra.

El representante agregó que Bolivia quiere seguir exportando a Estados Unidos pero "sin ningún tipo de condicionamiento político" y confió en la reconstrucción de relaciones con la próxima administración de Barack Obama, basadas "en el respeto y la soberanía".

Pérdida de competitividad

El presidente del Instituto Boliviano de Comercio Exterior (IBCE), Ernesto Antelo, dijo ayer que la suspensión del beneficio de la Ley de Preferencias Arancelarias Andinas y Erradicación de Drogas (Atpdea), a partir del 15 de diciembre, se traducirá en una pérdida de competitividad para las exportaciones bolivianas hacia Estados Unidos.

Antelo explicó que aunque Bolivia aún pueda exportar pagando aranceles, será muy difícil competir con Perú y Colombia que gozan de Tratados de Libre Comercio (TLC) con EEUU y tienen la misma oferta exportadora que la producida en el país.

"Que yo sepa, hay llamas, vicuñas y alpacas en Perú y tienen TLC, por lo que pagan cero de arancel. En esas condiciones, ¿cómo va a competir el productor nacional con el peruano?", indicó.

Antelo explicó que las tasas arancelarias para los producto bolivianos están entre el 12 y 36 por ciento, por lo que las empresas nacionales difícilmente podrán ingresar al mercado norteamericano, pese a los créditos anunciados por el Gobierno.

source: Los Tiempos