Declaración ¡Argentina no se vende! Repudiamos el “mini-Davos” convocado por el gobierno de Macri

Declaración ¡Argentina no se vende! Repudiamos el “mini-Davos” convocado por el gobierno de Macri

Por Argentina Mejor sin TLC, 9-9-16

JPEG - 7.9 kb

Las organizaciones que formamos parte de la Asamblea Argentina mejor sin TLC repudiamos la realización del “Foro de Inversión y Negocios de la Argentina” (o “foro mini-Davos”) convocado por el gobierno argentino con el fin de negociar la llegada de inversiones extranjeras. Sostenemos, en cambio, que para sacar a la Argentina del estancamiento económico y la crisis social en la que se encuentra, el objetivo no debe ser atraer inversiones extranjeras de modo indiscriminado, sino que se debe poner el problema de cabeza: la Argentina ha recibido grandes cantidades de inversiones extranjeras, pero el Estado no se ha apropiado de la renta que generan las grandes empresas en el país, ni incentivado el desarrollo regional de inversiones nacionales.

Las inversiones existentes en Argentina tienen libertad total para entrar y salir cuando las necesidades de ganancia lo requieran. Las nuevas inversiones también contarán con esta libertad. Esto está permitido por el actual marco de protección de las inversiones extranjeras, como los 56 Tratados de Inversión Bilaterales (TBI) que el país tiene en vigencia, los cuales contienen cláusulas que limitan la capacidad para que el Estado regule las inversiones en beneficio del interés público, proteja el medio ambiente y la salud pública, defienda al país de crisis financieras y haga valer la primacía de los derechos humanos. Los TBI son chalecos de fuerza que no permiten que los Estados regulen la circulación de capitales, las inversiones, ni que impida la fuga de capitales en momentos de crisis.

Además, los TBI incluyen cláusulas de solución de controversias inversor-Estado que dan a los inversores la posibilidad de recurrir al sistema de arbitraje internacional (como el CIADI del Banco Mundial) en lugar de las cortes nacionales, lo cual significa una cesación de soberanía nacional. Este sistema ha sido ampliamente criticado por organizaciones de derechos humanos por su discrecionalidad y falta de transparencia. Como contraparte, el Estado y el pueblo no contamos con contrapesos jurídicos, ni con instancias internacionales ante las cuales demandar a las empresas extranjeras cuando sus actividades violan los derechos humanos, laborales o ambientales.

A su vez, denunciamos que gran parte de las inversiones anunciadas por el gobierno se orientan a la inserción del país como productor de materias primas, especialmente hacia los sectores extractivos (megaminería, energía, biotecnología). El incremento de inversiones extranjeras subordina la economía a las necesidades del mercado internacional, diluyendo la posibilidad de alcanzar la soberanía sobre nuestros bienes comunes. Rechazamos cualquier tipo de inversión que venga a sostener y profundizar el modelo extractivo, primario-exportador, contaminante y explotador.

Las empresas invitadas para ser parte del Foro mini-Davos son empresas transnacionales mundialmente reconocidas, y denunciadas nacional e internacionalmente por violaciones de los derechos humanos, laborales y medioambientales. Muchas de estas empresas ya han utilizado el recurso del arbitraje internacional contra la Argentina y otros países latinoamericanos que, a su parecer, generaron pérdidas de ganancia para la empresa. Este es el caso de Siemens, empresa vinculada a la dictadura militar argentina, y que en 2002 demandó al país en el CIADI por el fin de la licitación para la emisión de pasaportes (aunque luego la propia empresa aceptó que ese contrato había sido conseguido por coimas). Otras, como IBM Corporation, protagonista del escándalo de corrupción conocido como “IBM-Banco Nación” del menemismo, es hoy denunciada por sus trabajadores por fraude laboral. Estos son solo algunos casos de las empresas que el gobierno de Macri pretende traer como “salvadores”. Nosotros decimos, en cambio, ¡Argentina No Está En Venta!

Por la construcción de alternativas de integración en beneficio de los pueblos

El Foro mini-Davos pretende “vender” los beneficios de la Argentina a las grandes empresas, dándoles “seguridad jurídica” para sus inversiones mediante los TBI y la firma de Tratados de Libre Comercio (TLC). Estos tratados implican la ruptura de toda política alternativa de integración regional, promueven exclusivamente los principios de la competencia y obstaculizan las estrategias de solidaridad y complementariedad entre los pueblos. Estas estrategias no son nuevas en la Argentina: se enmarcan en la política neoliberal que ensalza a las empresas transnacionales y las pone como sinónimo de desarrollo. En realidad, se trata de una política que pone al país bajo la lógica de ganancia de las corporaciones más concentradas.

Pero en América Latina y en el mundo se vienen construyendo alternativas a la lógica depredadora del capitalismo, mediante la construcción de prácticas económicas y políticas emancipadoras. Desde lo cotidiano y con un claro horizonte, defendemos la construcción de otro tipo de sociedad y de desarrollo, inclusivo y en armonía con la naturaleza, donde podamos garantizar una vida digna y saludable, tanto a las generaciones presentes como a las futuras.

FUERA LAS TRANSNACIONALES DE NUESTRO TERRITORIO

CONTRA EL SAQUEO, LA CONTAMINACIÓN Y LA EXPLOTACIÓN

POR UNA ARGENTINA SIN TRATADOS DE LIBRE COMERCIO

Asamblea Argentina mejor sin TLC