El nuevo NAFTA se firmará en la cumbre del G20 y el Gobierno analiza el impacto local

All the versions of this article: [English] [Español]

El nuevo NAFTA se firmará en la cumbre del G20 y el Gobierno analiza el impacto local

Por Francisco Martirena | 21-11-18

Se trata del T-MEC, que se rubricará el viernes 30, posiblemente en Costa Salguero.

El nuevo tratado comercial entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC) se firmará el próximo 30 de noviembre, en el marco de la cumbre del G20 que se llevará a cabo en Buenos Aires, y podría ser refrendado por los tres presidentes, además de los funcionarios de Comercio.

Fuentes de la Secretaría de Economía de México confirmaron a BAE Negocios que el acto está programado para las 8, y una de las grandes posibilidades es que se desarrolle en el predio de Costa Salguero, donde tendrá lugar la cumbre del G20, lógicamente en un espacio contiguo a las deliberaciones. Hasta ayer, persistían las dudas sobre la presencia en Argentina del mandatario mexicano, Enrique Peña Nieto, ya que el 1° de diciembre deja el poder en manos del presidente electo, Andrés Manuel López Obrador.

Desde la Secretaría de Economía señalaron que "no se han dado a conocer los detalles del protocolo y las características del acto; debido a que todavía existe la posibilidad de que sean los presidentes de México, Estados Unidos y Canadá, quienes firmen el tratado que sustituya al actual TLCAN". La semana pasada, el secretario mexicano de Economía, Ildefonso Guajardo Villarreal, declaró que el protocolo de la ceremonia para la firma está en proceso, aunque adelantó que los ministros serían los encargados del acto.

Uno de los puntos de discusión durante la renegociación fue la resolución de controversias. El nuevo acuerdo preservará el mecanismo de solución de controversias comerciales. A cambio, Canadá se comprometió a incrementar el acceso a productores lácteos de EE.UU. en un 3,5% de su mercado (antes era de 3,25%), el cual está valuado en unos u$s16.000 millones al año.

Una diferencia significativa es que en el TLCAN existía un proceso de liquidación que se encontraba bajo el capítulo 11 (demandas judiciales inversionistas-Estado e inversiones) el cual se eliminará gradualmente entre EE.UU. y Canadá. Sin embargo, se mantendrá entre México y EE.UU. asegurando su vigencia en sectores como petróleo, gas, infraestructura y telecomunicaciones, abiertos al libre mercado bajo el gobierno de Enrique Peña Nieto. En el sector automotriz también hubo cambios en las reglas de origen.

Con el TLCAN se exigía que un 62,5% de la producción de un automóvil ligero se hiciese dentro de la región para estar exento de aranceles. Con el nuevo acuerdo, se elevó a 75% y Estados Unidos lograron que entre un 40% y 45% del automóvil fabricado dentro de los tres países tiene que estar fabricado por trabajadores que ganen al menos 16 dólares por hora. Esta cláusula pretende evitar la localización de fábricas en México.

La cláusula "sunset", sobre revisión y conclusión del acuerdo, se extendió a 16 años, con una revisión cada 6 años, cuando en el TLCAN se revisaba cada 5 años. Un tema pendiente es el de los aranceles al acero y al aluminio. Funcionarios mexicanos mencionaron que eso se negociará por separado y que en los siguientes meses se decidirá su permanencia.

Hay dos temas pendientes entre México y EE.UU.: la entrada de atún y azúcar a territorio estadounidense, que ha generado litigios largos para abrir el mercado.

keywords:
source: BAE Negocios