"En menos de dos años tendremos un Tratado de Libre Comercio con la Argentina"

All the versions of this article: [English] [Español]

JPEG - 26.4 kb
Ministro de Economía de Mexico Ildefonso Guajardo Villarreal (Foto Emiliana Miguelez)

Clarín | 8-8-2016

"En menos de dos años tendremos un Tratado de Libre Comercio con la Argentina"

Entrevista al secretario de Economía de México

Por Bárbara Anderson

A una semana de la visita oficial del presidente mexicano Enrique Peña Nieto a la Argentina, ya hay equipos técnicos en ambos países revisando los tratados comerciales existentes. Se trata del Acuerdo de Complementación Económica 6 (ACE 6), con el cual se otorgan mutuamente preferencias arancelarias en su comercio de productos y el Acuerdo de Complementación Económica 55 relacionado especificamente con el sector automotriz. La intención es aumentar de manera gradual los beneficios de ambos países de cara a firmar un Tratado de Libre Comercio (TLC) antes de 2018.

Firmar un TLC con México, también es un paso previo para sumarse como miembro pleno a la Alianza del Pácífico (que conforma junto con Colombia, Chile y Perú) y donde el gobierno de Macri ahora es país observador. Eso sí, debería el Argentina también tener TLC con los otros tres socios del bloque.

México es el país latinoamericano con el mayor número de tratados comerciales firmados: tiene TLC con 45 países además de 32 acuerdos para la promoción y protección recíproca de inversiones con 39 países. Pero sin dudas su gran motor comercial sigue siendo el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) que tiene desde hace 22 años con Estados Unidos y Canadá. Cerca de 8 de cada 10 productos que exporta México tienen como destino Estados Unidos, país con el que comercia 1 millón de dólares por minuto. Este tratado está ahora en debate en medio de las elecciones presidenciales estadounidenses, con un Donald Trump que quiere unilateralmente dejar de comercial con México, levantar un muro entre ambos países y hasta penalizar a las firmas de su país que inviertan del otro lado de la frontera.

“Desde que se firmó, el comercio con EU creció en ocho veces”, afirma Ildelfonso Guajardo como contexto del poder multiplicador de abrir fronteras comerciales, “con Argentina podríamos duplicar el comercio rápidamente”. Hoy apenas suma los 2500 millones de dólares (mdd)

¿Qué dejó esta visita a Argentina y qué diferencias notaron versus las gestiones comerciales con los anteriores gobiernos?

Esta visita nos da la oportunidad de hacer un relanzamiento de la relación entre ambos países, bajo las bases de una dinámica distinta, muy alineada a la estrategia que México ha intentado posicionar en su relación con América Latina. Ahora hay un encuentro, una coincidencia en el posicionamiento que tomamos en el ámbito internacional, una voluntad para hacer el acercamiento más profundo en materia comercial, con una visión muy compartida en cuanto a estrategias, política de desarrollo, integración con tratados comerciales. El gobierno de Enrique Peña está dando muestras de la importancia que tiene Argentina desde el inicio su administración mandó señales muy claras de tratar de trabajar de la mano con Argentina y partiendo del hecho de que había algunas visiones diferentes en el modelo de integración anterior.

Dos de los temas importantes de la visita es revisar los Acuerdos, ACE 55 y ACE 6, ¿qué se logró al respecto?

Fueron básicamente los temas centrales. La visita formaliza la voluntad de los gobiernos de avanzar en la profundización del ACE 6, que es la que regula el comercio sujeto a preferencias arancelarias de un número importante de bienes, aún limitado en relación al universo posible. También el ACE 55 que regula el comercio en automóviles y autopartes, miesmo que fue fue sujeto a una limitación vía restricciones de cupos en un esquema que debió de haber avanzado hacia un libre comercio como se había acordado.

De hecho según el tratado, se liberalizaba completamente este año Sí en 2016, pero en la renegociación tuvimos que aceptar una aplazamiento al 2019 y un análisis de integración y una apertura que quitaba cupos, dadas las circunstancias que en su momento enfrentan en la Argentina. Ssin embargo, el comercio es bastante intenso, porque de los más de 2000 millones de dolares (mdd), 40% está bajo el beneficio de las ACE 6 y otro 40% de la ACE 5. Aquí es importante mandar un mensaje muy claro: las armadoras que tenemos son similares (filiales de las mismas marcas) así que que por determinaciones gubernamentales no vamos a alterar los esquemas de combinación estratégica que ya tienen las propias empresas.

¿Por ejemplo?

Hay autopartes que se producen en Argentina que se integran a vehículos producidos en México ó vehículos que se exportan a Argentina; también hay vehículos que se producen en Argentina y se exportan a México. Estos son equilibrios que encuentran las mismas distribuidoras, las mismas automotrices y cuando nosotros entramos ‘artificialmente’ a limitarlos, estamos trastocando sus planes, sus esquemas de competitividad y entonces terminan perdiendo todos porque obstaculizamos un modelo eficiente de comunicación productiva. Aquí es donde se puede buscar un equilibrio más libre de las armadoras en donde se pueden alentar a algunas autopartes producidas en Argentina se pueden enviar a México y viceversa y hacer que crezca el tamaño del pastel para ambos países.

¿Y en el caso del ACE 6, que es más amplia y que incluye a los productos agropecuarios, por ejemplo?

La idea también es que en esta ampliación de este acuerdo complementación lo que hicimos en el caso de sus vecinos (Chile o Uruguay). Para haya un cambio de estrategia lo que hicimos fue introducir disciplinas que son particulares de acuerdo de libre comercio: capítulos sobre acceso de mercado dentro de los radios de origen, o sea cómo integramos producción para que sea beneficiaria de estos tratados, prácticas comunes sobre temas sanitarios, de competencias, de obstáculos técnicos al comercio, de homologación de requerimientos y normas para los sectores productivos. Todo esto para introducir disciplinas que nos ayudan a construir confianza y certidumbre en nuestra relación comercial.

¿Y esto puede ser el inicio de lo que se comentó de un posible Tratado de Libre Comercio con Argentina?

Sí, una parte nos prepara hacia el mediano plazo, a poder dar fácilmente el brinco a lo que sería un acuerdo de libre comercio donde seamos ambiciosos, totalmente ambiciosos en la oportunidad para ambos países.

¿Cuáles serían los tiempos?

Lo que vamos a consolidar de inmediato es la profundización de los acuerdos existestes y la idea y estaremos buscando la posibilidad de en mediano plazo, y dentro de la presidencia de Enrique Peña Nieto [que termina en 2018], de una vez que podamos avanzar en las disciplinas y en un esquema de profundización dar el siguiente paso.

¿Es decir en menos de dos años?

Podríamos iniciar ya, dar el siguiente paso después de la profundización, la normalización de las ACE 6 y su ampliación, para poder dar el siguiente paso buscando los sectores productivos que tengamos un mayor nivel de visión para comezar el proceso de libre comercio. Los tiempos dependen mucho de la voluntad política y de que ambos países tengan la disposición. Nosotros la tenemos, sin duda. Tenemos la fortaleza de nuestras empresas manufactureras mientras que Argentina tiene grandes posibilidades en su sector agro industrial.

¿Profundizar sería aumentar ese 40% que son hoy los negocios no automotrices, por ejemplo, en qué porcentaje?

Hoy existen 12,000 fracciones arancelarias para el comercio de bienes, a la cual la ACE 6 hoy tiene preferencias, es decir que cobramos menos impuestos de los que le cobramos a otros países. Sumar un 10%, unas 1200, aumentaría el número de bienes en los cuales no damos preferencias. Hoy el vino argentino al estar dentro de la ACE6 le damos un tratamiento preferencial donde solo le cobramos la mitad de los aranceles que les cobramos a los vinos de otros países con quienes no tenemos acuerdos. Una posibilidad es mejorar el ingreso del vino argentino a México. Pero obviamente se tiene que balancear con la apertura del mercado que Argentina le ofrezca a México.

¿Cuáles serían los bienes que estarían primero en esta lista de profundización?

Evidentemente los que están muy asociados con fortalezas de cada país. En el caso de México pusimos una serie de productos en el sector de manufacturas, electrónicos y electrodomésticos asi como dispositivos médicos. En el caso de Argentina, es un país fuerte en sorgo, soya, granos, leguminosas y aceites, de los que México está muy interesado.

¿Un TLC con Argentina en cuánto podría aumentar el negocio bilateral?

Sin duda, mejorar los esquemas de acceso nos facilita potencializar nuestro comercio de manera importante. Argentina es nuestro cuarto socio comercial en América Latina a pesar del tamaño de Argentina. Y el hecho de que tengamos un TLC con Chile, Colombia y Perú pues el segundo y el tercer lugar lo ganan Colombia y Chile. ¿Por qué? Aunque son economías más pequeñas que la argentina tienen un acceso de libre comercio los hace socios comerciales más importantes.

Entonces sin poderte dar una cifra exacta, sin duda el impacto de la liberalización del comercio pues inmediatamente mejora las condiciones y dispara los números.

Le doy un ejemplo, desde el Tratado de Libre comercio con Estados Unisos nuestro comercio se ha multiplicado por 8, pasando de 50,000 mdd a 400,000 mdd.

¿Cuáles son los siguientes pasos tras la visita a Mauricio Macri?

Ya empezamos a trabajar con los grupos de negociación para empezar a negociar en la profundización y ampliación de las ACE y estamos justamente identificando la primera fecha de una reunión de los grupos de negociación, que seguramente va a ocurrir en este próximo trimestre. El hecho de que en México hayamos empezado hace años nuestro esquema de tratados internacionales, esto nos ha permitido hacer todo un equipo muy talentoso y muy rápido.

source: Clarin