Llamado a adherir - ¡Los pueblos y el planeta antes que el lucro! Alternativas al libre comercio y al extractivismo para desmantelar el poder de las transnacionales

JPEG - 45.3 kb

Llamado a adherir - ¡Los pueblos y el planeta antes que el lucro! Alternativas al libre comercio y al extractivismo para desmantelar el poder de las transnacionales

Por FSM - Comité Extractivismo, poder corporativo y TLCs, 18-7-16

Una oportunidad para los grupos y movimientos que combaten el extractivismo y trabajan por la justicia social, que atacan la arquitectura de los Acuerdos de Libre Comercio e Inversiones, que desafían, a cada paso, el poder de las transnacionales, que luchan por la justicia climática, de reunirse para consolidar e impulsar la coordinación de acciones.

Estimad@s compañer@s,

Les enviamos la semana pasada un Llamado a la convergencia para el Foro Social Mundial en Montreal. Más allá de la diversidad de talleres auto-gestionados que proponemos incluir en un programa impreso como herramienta de información a l@s participantes del FSM, deseamos aquí reiterarles la invitación a adherir a la narrativa "Los pueblos y el planeta antes que el lucro: Alternativas al libre comercio y al extractivismo para acabar con el poder de las transnacionales", cuyo texto podrán nuevamente consultar al final de este mensaje.

Esta nota conceptual se basa en los esfuerzos de los últimos años para articular nuestros frentes de lucha, en el FSM de Túnez en 2015, para las Jornadas mundiales de acción contra los acuerdos de libre comercio en abril 2015, en los eventos paralelos a la COP21 en París, entre otras tantas ocasiones. Esta narrativa busca también servir de cauce para las discusiones estratégicas y de convergencia durante el FSM de Montreal, pero sobretodo más allá, en vista a futuras acciones coordinadas que puedan entrar en resonancia y sacudir los pilares de un sistema que debe cambiarse radicalmente. Es así que nos parece fundamental que los movimientos y organizaciones señalen claramente su apoyo político a este marco conceptual hacia los procesos por venir.

Dado que las discusiones en torno a acciones coordinadas seguirán más allá del FSM, en sintonía con este proceso contínuo de consolidación de nuestro movimiento, toda organización que se identifique con la narrativa puede adherir, aún si piensa que no podrá participar en el FSM de Montreal. Los plazos son desafortunadamente muy cortos antes del FSM, pero se les agradece enviar su adhesión en los mejores plazos al email com.extract.ale.fsm@gmail.com

Aprovechamos la ocasión para informarles que la reunión del comité internacional, que trabajará a definir la metodología de las sesiones de estrategia y de la asamblea de convergencia durante el FSM, se llevará a cabo por Skype este Martes, 19 de julio, a las 9am, hora de Montreal. Bienvenid@s sean tod@s aquell@s que quieren aportar a este proceso colectivo. Favor confirmar su presencia y enviar su nombre de usuario a com.extract.ale.fsm@gmail.com así como una solicitud de contacto Skype a pierre-yvesrqic.

Saludos solidarios,

Marie-Ève Marleau (Comité por los derechos humanos en América latina - CDHAL)
Catherine Paquin (L’entraide missionnaire)
Amélie Nguyen (Centro internacional de solidaridad obrera - CISO)
Pierre-Yves Serinet (Red quebequense frente a la Integración continental -RQIC)
Por el Comité “extractivismo, acuerdos de libre comercio y poder de las trasnacionales”

Contacto: com.extract.ale.fsm@gmail.com
Página en el sitio web del FSM
Facebook


¡Los pueblos y el planeta antes que el lucro!

Alternativas al libre comercio y al extractivismo para desmantelar el poder de las transnacionales

El sistema capitalista neoliberal ha explotado y abusado no sólo de la mano de obra, sino también, de la naturaleza, al punto de llevar el planeta a sus límites. Las políticas agresivas de liberalización, de desregulación y de privatización han mundializado un modelo de sobreproducción y sobreconsumo que coloca a la humanidad ante una crisis múltiple: económica y financiera, alimentaria, cultural, energética, ecológica y civilizatoria.

Durante los últimos 40 años, con la complacencia del sistema financiero globalizado, las empresas transnacionales han adquirido un poder económico y político sin precedente. Hoy son una pieza clave de un sistema de crecimiento ilimitado, que se apropia de nuestros destinos, nuestra herencia natural y cultural, favorece el desmantelamiento de los servicios públicos y de los programas sociales, destruye los bienes comunes y pone en peligro la soberanía alimentaria en cada rincón del planeta.

Siguiendo una lógica de acaparamiento sin fin, de extracción y explotación de los recursos, naturales y humanos, las transnacionales actúan cada vez en ámbitos de la vida más amplios con el fin de potenciar el lucro: la producción de alimentos, la tierra, los recursos naturales, la energía, el agua, la salud, la educación, los servicios públicos y las finanzas. Mientras embolsan beneficios exorbitantes, eluden sus obligaciones fiscales y a la vez llaman a los gobiernos para que utilicen fondos públicos para salvarlas de sus excesos y de las crisis financieras que provocan. Fomentan una lógica de mercado y una cultura mercantil que debilitan el tejido social, desmantelan toda forma de solidaridad, y socavan la democracia. Aumentan su poder sobre los procesos decisorios de los gobiernos y los aparatos del Estado, y adormecen el sistema de justicia.

A lo largo de los años, con la complicidad de los Estados, las empresas transnacionales han construido una vasta arquitectura que sirve a los intereses del capital transnacional y les permite continuar violando, sistemáticamente, los derechos humanos y laborales y, cometiendo crímenes económicos y ambientales con total impunidad. Muchas veces las transnacionales están involucradas en asesinatos, persecuciones y amenazas contra sindicatos, militantes sociales y las comunidades que resisten a sus acciones y operaciones. La elaboración e impl ementación de Acuerdos de Libre Comercio y de Tratados de Protección de Inversión extranjera, participan de esta arquitectura que confiere “derechos” excepcionales a los inversionistas y al capital a costa de la soberanía de los pueblos.

Frente a los ataques contra los derechos y su entorno de vida, las comunidades afectadas, trabajadoras-es, migrantes, mujeres, campesinas-os, comunidades indígenas, movimientos sociales y ambientales están luchando alrededor de todo el mundo, levantando en una sola voz: “¡YA BASTA!”. El sistema capitalista neoliberal ha declarado la guerra a declarado la guerra a los pueblos y el planeta. Necesitamos, un modo de vida que favorezca la armonía entre les seres humanos y la naturaleza, y no de un modelo de crecimiento infinito que es el qu e promueve el capitalismo para generar, cada vez, más ganancias. En cada territorio, acorde a su especificidad, todos los pueblos pueden alcanzar un buen vivir.

En agosto de 2016, en Montreal, cientos de organizaciones y movimientos se reunirán en el Foro Social Mundial con el fin de compartir sus experiencias de resistencia, establecer estrategias para ampliar la implementación de alternativas que activistas ya vienen construyendo a diario y, sobre todo para, juntos, pasar a la acción y atacar los pilares de un sistema que no crea sino desigualdad y exclusión, destruyendo nuestro medio ambiente.

El espacio “Los Pueblos y el planeta antes que el lucro” se abre como una oportunidad para los grupos y movimientos que combaten el extractivismo y trabajan por la justicia social, que atacan la arquitectura de los Acuerdos de Libre Comercio e Inversiones, que desafían, a cada paso, el poder de las transnacionales, que luchan por la justicia climática, de reunirse para consolidar e impulsar la coordinación de acciones directas, no violentas, rebeldes y anti-sistémicas, para confrontar estos pilares del actual sistema capitalista neoliberal.

¡Juntas y juntos, podemos cambiar el sistema y colocar la economía al servicio de los pueblos y en armonía con el planeta!