Ross: si TLCAN no se concreta pronto, se irá a finales de año

Ross: si TLCAN no se concreta pronto, se irá a finales de año

Por Notimex y Reuters | 9-5-18

JPEG - 16.9 kb
Wilbur Ross, titular de Comercio estadunidense, a su llegada a un hotel de Pekín, donde se reunió con representantes del gobierno chino el pasado día 3. Foto Ap

- El secretario de Comercio de EU se dice alentado por el progreso en la renegociación.

- Las pláticas en Washington siguen concentradas en reglas de origen para el sector automotriz.

El secretario de Comercio de Estados Unidos, Wilbur Ross, dijo ayer estar alentado por los progresos en las renegociaciones del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), pero advirtió que de no completarse pronto habrá que esperar a finales de año.

En la Conferencia Anual de las Américas, realizada en el Departamento de Estado, expresó ante representantes de empresas con inversiones en América Latina que si no vemos progreso pronto, probablemente no lo habrá por algo de tiempo o hacia finales de año, si acaso.

Por su parte, funcionarios canadienses, mexicanos y estadunidenses, también reunidos en Washington, elogiaron el progreso de las renegociaciones, con los esfuerzos centrados en la elaboración de nuevas reglas para el sector automotriz, aunque no hubo señales de avance.

En dicho foro, Ross declaró: En unas semanas el calendario empezará a trabajar contra nosotros. Ello, en alusión a las elecciones provinciales de Canadá en junio, las presidenciales de México en julio y las intermedias de noviembre en Estados Unidos.

Ross agregó que Estados Unidos, México y Canadá están concentrados en un puñado de temas difíciles. Enfatizó que, al margen del desenlace del TLCAN, su país continuará involucrado con todas las naciones de la región.

En el foro, el senador demócrata Bob Menéndez coincidió en la necesidad de que las renegociaciones se completen pronto, si la meta de los tres países es lograr que sea aprobado por el Congreso actual.

“Para lograr eso tendrían que tener un acuerdo listo para junio a más tardar, con el fin de cumplir las notificaciones y procesos en el Congreso para una sesión lame duck”, indicó.

Lame duck es el periodo posterior a las elecciones legislativas de noviembre y la toma de posesión del nuevo Congreso en enero. En esas sesiones se votan asuntos complicados, cuando los legisladores ya no tienen la presión de los comicios para emitir su sufragio.

Después de una breve reunión con el representante comercial de Estados Unidos, Robert Lighthizer, la canciller canadiense, Chrystia Freeland, dijo a periodistas que mantuvo conversaciones buenas y constructivas con el equipo de Estados Unidos. Agregó que las discusiones se centraron en las reglas de origen para los automóviles.

Definitivamente, estamos progresando. No voy a mencionar día, hora y minuto en que terminaremos, subrayó.

El secretario de Economía, Ildefonso Guajardo, y el titular de Relaciones Exteriores, Luis Videgaray, también se reunieron con Lighthizer y Jared Kushner, yerno del presidente Donald Trump y asesor del mandatario.

Más tarde, Kushner calificó el encuentro de muy productivo.

Por su parte, Videgaray dijo: Estamos progresando, pero aún no hemos llegado.

Previamente, Freeland aseveró que Canadá busca un buen tratado, no cualquiera, y que el gobierno de su país tomará el tiempo necesario para alcanzar ese objetivo.

Para lograrlo, las partes tendrían que superar sus diferencias sobre las demandas de Washington para revisar las reglas del sector automotriz.

En respuesta a la exigencia estadunidense respecto del contenido regional para esa industria, los negociadores mexicanos propusieron que el requisito sea de 70 por ciento, aseguraron cuatro fuentes familiarizadas con el tema.

Sin embargo, la Secretaría Economía no respondió de inmediato a una solicitud sobre comentarios.

El más reciente plan estadunidense incluye elevar el contenido a 75 por ciento, de 62.5 actual, en un periodo de cuatro años para vehículos ligeros, lo que la industria automotriz de México ha tildado de no aceptable.

keywords:
source: La Jornada