“TLC’s son imposiciones de control a economías por las transnacionales”

En tono muy serio, afirmó que el tema del agua, la seguridad alimentaria, y la privatización de ejércitos, para exportar la guerra en el mundo, son los males a los que deberán enfrentarse los movimientos sociales, que buscan una sociedad más justa.
Reitera que con la vigencia de los TLC’s , la soberanía de los pueblos va a estar en manos de las transnacionales, que manejan todo el comercio mundial, y que al desplazar a los gobiernos de América Latina, dejarán en clara indefensión a millones de ciudadanos, donde los abusos será la cotidianidad de los pueblos.
Esquivel es Secretario del Servicio para la Paz y la Justicia en América Latina (SERPAJ - AL).

Co Latino - Señor Pérez Esquivel, quizá si nos explica el trabajo del Servicio para la Paz y la Justicia , en América Latina.
Pérez Esquivel (PE) - El Servicio Paz y Justicia comienza en el año sesenta; desde México viajan dos grandes amigos, la doctora en filosofía Hildegard Goss-May (Viena, Austria), y su esposa Jean Goss, un obrero ferroviario (Francia), líder de la Segunda Guerra Mundial, que cuando ve la política de Francia en Argelia, devuelve todas sus condecoraciones y tiene un cambio profundo, hacia la no-violencia.
Ellos comienzan entonces un trabajo desde México, visitando a Obispos , Iglesias Evangélicas, tratando de motivarlos en la no-violencia, y el compromiso social, que va más allá de los enunciados o las oraciones personales .

¿Qué lo llevó, a un compromiso de esa magnitud, recordemos que en esa época, los movimientos populares eran reprimidos por los gobiernos en turno?
PE - Yo siempre estuve ligado por mi origen, que era muy humilde, segundo, me crié con los franciscanos, tenía conocimiento de los grupos de base y las organizaciones sociales, esto era en lo ecuménico, había un compromiso social.
Y también, mi conocimiento de los movimientos en América Latina, tomar contacto con los campesinos en Paraguay, de los indígenas en Brasil, Argentina, Chile. Para mí, mis grandes maestros fueron los pueblos.
Y aprendí de mi abuela india, que era una guaraní, que nunca llegó a aprender muy bien el español, Mi abuela era iletrada pero, era muy sabia. Comprendía el sentido profundo de la vida, tenía tres años, cuando murió mi madre y ella me crió.

¿Con su experiencia, qué lectura hace sobre las democracias actuales y los gobiernos militares de los sesenta a los ochenta?
PE - Nosotros pasamos en América Latina por dictaduras militares, desde el período sesenta al setenta , esto responde a políticas impuestas a través de la doctrina de seguridad nacional. Más de 80 mil militares latinoamericanos pasaron por las escuelas de las Américas, en Panamá, y de los Estados Unidos, hubo un proyecto de dominación del continente que dura hasta el día de hoy.
Terminaron las dictaduras y comienza la primavera de las democracias, que son formales, no reales, donde muchos gobiernos terminan siendo cómplices del sistema, se hacen acuerdos a espaldas del pueblo. Cuidado esa no es democracia, es dictadura.

¿Por qué ?
PE - Cuando votamos, al día siguiente te botan. Hay algunos gobiernos que son rescatables pero, tienen ataduras tremendas, porque una cosa es el gobierno y otra es el poder.
La responsabilidad del Estado, sus acuerdos y Fray Beto lo dijo, con el gobierno de Lula (presidente de Brasil), cuidado ha llegado al gobierno, pero, no al poder.
La democracia debe estar ligada a la vigencia de los derechos humanos, que son valores indivisibles, en su integridad, o sea, sociales, culturales y económicos, educación , libertad de prensa y el derecho de participación.

¿Dónde está el poder?
Está en las grandes corporaciones, en tanto mecanismo de dominación, en las privatizaciones, en la deuda externa, que es eterna, que ahoga y asfixia a los pueblos. Que es amoral e injusta, pero, los gobierno siguen pagando a costa del pueblo.
Eduardo Galeano dice: que más que democracia son “democradura”, es un juego de palabras, sobre el tipo de democracia que tenemos, ahora, pienso que la democracia es algo que debemos de construir, no es algo que se regala, sino que, se conquista.

¿ Cuál es entonces, su opinión en la negociación del tratado de libre comercio de los Estados Unidos con la región?
PE - De libre comercio no tiene nada. Son imposiciones de control de las economías y lleva la destrucción del pequeño y mediano empresario rural e industrial. Basta ver los subsidios agrícolas y tecnológica de los Estados Unidos, y lo mismo hace la Unión Europea.
Los tratados de libre comercio son para el ingreso de las transnacionales que controlan todo, y hay un problema muy preocupante, el problema del agua, que es un bien cada vez más escaso.
El otro, la soberanía alimentaria, que cada día esta más controlado por las transnacionales y que están llevando a nuestros pueblos al monocultivo, destrucción del medio ambiente y al condicionamiento a través de los transgénicos.

¿Resultará un nuevo conflicto entre las naciones que han negociado el TLC?
PE - La instalación de bases militares norteamericanas en todo el continente y el entrenamiento de los ejércitos (nacionales), como hicieron con la doctrina de seguridad nacional (60’s a 80’s), donde la hipótesis del conflicto, el enemigo es el pueblo, según la dictadura, Vemos que cambió una forma del ejercicio en el sistema del poder de dominación.
Si un informe de la FAO que es organización de la ONU, afirma que hay más de 35 mil niños que mueren de hambre. Yo a eso le llamó terrorismo económico.
Con el TLC será una zona maquilera. En Haití la gente se encuentra en semi-esclavitud, descansan medio día a la semana, en jornadas de 16 horas, y para ir al baño y comer sólo tienen 20 minutos.
¿Y que pasó con la responsabilidad de los partidos políticos (de izquierda), que no logran representar los intereses de los ciudadanos?
PE - Yo escribí, hace tiempo, un artículo que se llamaba “Las izquierdas en su laberinto”, donde se reúnen dos, forman tres partidos políticos. Ellos dividen lo dividido, y no tratan de acercar posiciones para construir proyectos alternativos o nacionales o continentales.
Hay una mala visión, es como que cada uno cuida su territorio, y esa es la verdad absoluta. No comparten y esto los está llevando al fracaso y al cansancio de la población.

¿Cuál es la alternativa para la gente?
PE - Los movimientos sociales que están creciendo, que van generando otros espacios, porque los partidos políticos no están dando las respuestas. Tenemos el Foro Social Mundial, el Foro de las Américas, que nosotros estamos trabajando fuertemente para el mes de noviembre, y se realizará en Mar del Plata.
Paralelo al Encuentro de las Américas de los presidentes del continente. Incluso, va a ir (George) Bush, donde ya hay un gran cordón preventivo de seguridad, habrá cientos de guardias y todo el personal del hotel entero, será sustituido por el personal que él trae, por sólo tres días. Ese es un hombre esclavo de sus propias atrocidades.

¿Qué pueden hacer entonces los pueblos?
PE - Hay emergentes muy importantes, que puede unir a los pueblos en el continente, están los sectores indígenas, el movimiento de mujeres, que hay que estar muy atentos, porque tienen una intervención cada vez, más grandes, los organismos de los derechos humanos, al margen de los partidos políticos.
A los partidos hay que revitalizarlos, hay gente honesta, lo que tenemos que hacer es la construcción de la democracia y utilizar herramientas como el plebiscito, donde la población pida rendición de cuentas o derogue mandatos

¿Por el momento, la población se encuentra frente a la impunidad de los políticos?
PE - Llevamos muchos años de lucha en esto, y es contra la impunidad. Y esto tiene que ver con el poder judicial, que generalmente está aliado o sometido al poder político, cuando debería ser independiente.
Y sino, qué ha ocurrido que no se ha investigado los asesinos de Monseñor Romero (Óscar Arnulfo), el asesinato de los Jesuitas y de tanta gente, en las masacres, sobre la impunidad es muy difícil construir un proceso democrático.

¿Entonces qué debe buscar la gente?
Que las instituciones del Estado funcionen correctamente, al hacerlo sería la gran revolución, que exista un control que evite la corrupción, consejos populares para fiscalizarlos, esto significa democracia.

¿Definitivamente, el TLC con los Estados Unidos ya se ratificó, qué puede hacer la población?
PE - Los pueblos no se rinden, tienen la resistencia cultural, social y espiritual. Creo en los imprevistos históricos, en los cambios y en la capacidad de respuesta de los pueblos.
El mundo está en crisis, esto va generando otras perspectivas con los países del Norte, hay una fuerza en los pueblos y hay que darle la dimensión política, haciéndola participativa y respetando los derechos humanos, como divisas indivisibles.

¿Está en crisis el neoliberalismo?
PE - Estados Unidos está en crisis profunda, necesitaron de la guerra, de invadir países, y hay un terrorismo de Estado y ese lo están ejerciendo, fundamentalmente los Estados Unidos.
Nos preocupa más la privatización de las guerras, están creando empresas multinacionales de ejércitos privados que llevan a otros países. Y los dos grandes centros de entrenamiento y reclutamiento son los Estados Unidos y Gran Bretaña.
Estos ejércitos se alquilan y los Estados Unidos y gobiernos africanos lo están haciendo, para el control, en sus empresas de las minas de diamantes o de oro, que según una investigación han obtenido ganancias hasta por los cien millones de dólares.
Donde soldados ganan 15 mil dólares mensuales, y en situación de riesgo, dos mil dólares diarios, hay altos mandos que llegan a ganar por años hasta 500 mil dólares.
Estos actúan en muchos lados, pueden estar en Colombia, Cono Sur, o Centroamérica, donde los Estados no se hacen responsables, porque son privados y ellos obedecen a la única bandera, la del dinero.
Hay que revertirlo a través de la conciencia de los pueblos, de los valores, desde ahí podemos comenzar a decirle a la gente, que otro mundo es posible y no hay que desesperar.

keywords:
source: Diario Colatino