Uruguay - TISA: ¿Error u oportunidad?

Uruguay - TISA: ¿Error u oportunidad?

Por La República, 24-8-15

JPEG - 70.1 kb

El pasado 13 de febrero fue la fecha en que nos enteramos que el país se sumó a las rondas de negociaciones del TISA; el Trade in Services Agreement o Comercio de Contrato de Servicios, en su traducción más simple.

¿Qué es el TISA, qué función cumple, qué ventajas o desventajas traería si Uruguay si suma o no a él, por qué José Mujica se decidió por ingresar a esa ronda de negociaciones, qué vio allí, qué países integran las negociaciones, por qué algunos no están, por qué nada se sabía del TISA hasta que el 13 de febrero pasado cuando se desató una polémica pública entre el entonces canciller Luis Almagro y el PIT-CNT sobre ese acuerdo, por qué hoy Tabaré Vázquez apura al Frente Amplio para que se decida si apoya o no el TISA?

Estas son algunas de las decenas de interrogantes que se intentarán esclarecer en este informe de LA REPÚBLICA sobre un acuerdo internacional en el que hasta ahora están inscriptos unos 24 países.

Uruguay está en negociaciones al igual que otras 50 naciones y por eso aún no tiene el rango de “socio” y sí de “participante”. En la segunda quincena de setiembre, el país participará de un nuevo encuentro con sus eventuales socios mundiales.

Esa instancia podría ser la última si la fuerza política del gobierno mayoritariamente le baja el pulgar a ese acuerdo internacional llamado TISA o tal vez entiende que no sería bueno dejar pasar ese tren que una vez vino y siguió de largo y que, contrariamente a lo que se dice, decidió volver a pasar por aquí ofreciendo una rara y segunda oportunidad de algo.

Los inicios

Todo empezó en el año 2012 cuando unos 20 miembros de la Organización Mundial del Comercio y entre ellos los de la vieja Europa pero que cuentan como uno bajo el paraguas de la Unión Europea, se juntaron llamándose a sí mismos los “auténticos buenos amigos de los servicios”. Fue denominado “really good friends of services”, debido a su interés en promover la liberalización del comercio de servicios.

Los buenos y verdaderos amigos mantenían sus conversaciones en secreto y no eran oficiales. La misión era proyectar la liberalización del comercio y la inversión de los servicios incluidos los públicos.

El concepto era claro: conceder a los proveedores extranjeros de servicios el acceso libre y en condiciones no menos favorables que las que tienen los nacionales, además de restringir la capacidad de los gobiernos para regular esos servicios.

Los “auténticos buenos amigos” tejieron sustento político en sus países para esas ideas y lentamente vieron que las negociaciones podían avanzar. En el 2013 se oficializaron y pasaron a formar parte del Consejo sobre Comercio de Servicios de la OMC.

Los “amigos” son hoy Australia, Canadá, Chile, Colombia, Costa Rica, Hong Kong, Islandia, Israel, Japón, Liechtenstein, México, Nueva Zelanda, Noruega, Panamá, Paquistán, Paraguay, Perú, Corea del Sur, Suiza, Taiwán, Turquía y Estados Unidos además de los 28 miembros de la Unión Europea. Uruguay es el benjamín de esa familia. China mira con atención pero aún debe sortear algunos obstáculos que le puso en su camino los Estados Unidos.

– En febrero de este año, el Congreso de Estados Unidos aprobó el ingreso de Uruguay a la discusión de este grupo de países.

– El 4 de febrero se realizó una reunión de Cancillería para analizar el tema.

– En ese mismo mes se realizó una reunión en Ginebra donde participó una representación de Cancillería.

– En el Plenario del Frente Amplio del próximo 5 de setiembre se resolverá la posición de esta fuerza política sobre el TISA.

keywords:
source: La República