bilaterals.org logo
bilaterals.org logo
   

España plantea su salida del Tratado sobre Carta de Energía si no es compatible con el Acuerdo de París

JPEG - 270.5 KB
Aerogeneradores en la Serra do Xistral, Lugo. Foto: Javier Otero (CC BY-NC)

Por Pablo Rivas | 15-2-21

España plantea su salida del Tratado sobre Carta de Energía si no es compatible con el Acuerdo de París

Las ministras Teresa Ribera, Arancha González y Reyes Maroto envían una misiva a la Comisión Europea en la que abogan por la retirada del Tratado si en el proceso de reforma del mismo este no se alinea con los objetivos de París.

La vicepresidenta del Gobierno y ministra de Transición Ecológica y Reto Demográfico, Teresa Ribera; la titular de Asuntos Exteriores, Unión Europea y Cooperación, Arancha González; y la responsable de Industria, Comercio y Turismo, Reyes Maroto, han enviado una carta a la Comisión Europea planteando una salida tanto de España como de la UE y sus Estados miembro del Tratado sobre la Carta de Energía (TCE) si en el proceso de reforma del mismo que está teniendo lugar actualmente, este no se alinea con los objetivos del Acuerdo de París.

Una nueva ronda de negociaciones sobre la reforma del TCE, firmado en 1994 y considerado hoy obsoleto, tendrá lugar a principios de marzo, tras el fracaso de los encuentros anteriores, un proceso que comenzó en julio de 2020. Sin embargo, las tres responsables se muestran escépticas respecto a que estas lleguen a buen puerto y “obtengan consensos en temas relevantes”. “Las próximas negociaciones para la modernización del TCE serán difíciles y parece que no será posible alcanzar un acuerdo en consonancia con las metas del Acuerdo de París”, señalan, enfatizando en la necesidad de que el Tratado vaya en consonancia no solo con París, sino también con los objetivos del European Green Deal y el objetivo de neutralidad climática de la UE en 2050.

El Tratado sobre la Carta de Energía permite que multinacionales e inversores puedan demandar a una nación si consideran que se ha legislado en contra de sus intereses económicos. Fruto de esa posibilidad de arbitraje entre inversores y Estados —el conocido como mecanismo ISDS—, España acumula 48 demandas y se enfrenta a multas por valor de más de 10.000 millones de euros. Ya ha perdido 18 de ellas, lo que implica que deberá compensar a varias multinacionales con 1.074 millones de euros.

Aplauso, con cautela

Desde las organizaciones que forman la Campaña No a los Tratados de Comercio e Inversión aplauden la misiva de las ministras, pero se muestran cautos. Desde Ecologistas en Acción señalan: “Celebramos mucho la carta que el Gobierno envía a la Comisión Europea para pedir la salida del Tratado de la Carta de la Energía si no logra ser compatible con el Acuerdo de París. Pero insistimos: la salida exige fechas claras y urgentes, la crisis climática no espera”.

Por su parte, Lucía Bárcena, investigadora del Transnational Institute apunta que “reconocer que el Tratado sobre Carta de la Energía es un instrumento obsoleto es el primer paso para salirse”. Y remarca: “Reformar el tratado no es realista”.

En la carta enviada a la Comisión, las tres dirigentes señalan que muchas de las partes contratantes “parecen no compartir las ambiciones europeas relativas a la mitigación climática, al desarrollo sostenible y a la transición energética”. Y aunque se comprometen a seguir trabajando en la “modernización del TCE”, advierten que “la retirada es la única solución efectiva a largo plazo si no se acuerda finalmente un TCE modernizado y en plena concordancia con el Acuerdo de París".


 Fuente: El Salto Diario