Foro alternativo dice que el TLC arruinará a los andinos

En un comunicado emitido a su clausura, el foro señaló que "la situación es crítica" y alertó de que "el equipo ecuatoriano se deshace ante la inestabilidad interna y la pérdida completa de legitimidad de los negociadores".

Esta novena ronda de negociaciones quedó hoy bloqueada tras anunciar la delegación ecuatoriana que no tomarán decisiones hasta que sus miembros sean ratificados por el nuevo Gobierno del presidente Alfredo Palacio, quien hoy juró su cargo tras la destitución el miércoles de Lucio Gutiérrez.

El denominado "Foro Andino" consideró también que la debilidad de los gobiernos latinoamericanos que negocian el TLC se sumó a la inflexible posición estadounidense.

Asimismo criticó el llamamiento del presidente peruano, Alejandro Toledo, a firmar el acuerdo lo más pronto posible; y el ruego de Colombia a que otorguen a este país concesiones porque supuestamente cuenta con "complejidades distintas".

Se trata de "un tratado confeccionado según las imposiciones de Estados Unidos que arruinará a los países andinos", advirtió el foro, integrado por organizaciones gremiales de Colombia, Bolivia, Ecuador y Perú, así como por la Coordinadora Latinoamericana de Trabajadores del Campo.

Los opositores al TLC dijeron que este proceso está incrementando la disconformidad popular, las movilizaciones y también está contribuyendo a un acercamiento entre los pueblos y los diversos sectores de campesinos, obreros y mujeres.

Como alternativas, proponen una consulta popular para ratificar el acuerdo, luchar por la conquista de la soberanía nacional, ampliar y fortalecer los mercados internos, fomentar la industria e implantar reformas tributarias que graven las ganancias de las grandes empresas que se benefician de exenciones fiscales.

Este foro llamó a sus integrantes y a los ciudadanos a unirse hoy a la manifestación que desde esta mañana recorre las calles de Lima, y que esta tarde se concentró frente a la residencia del embajador de Estados Unidos en Lima.

La marcha, protagonizada por más de quinientas personas, transcurre sin incidentes, pese a que no disponían de permiso para dirigirse hacia la legación diplomática.