TLC con Estados Unidos enfrenta primeras voces de disconformidad

Nicolás Espinosa Serrano.

Torrijos consiguió la semana pasada el respaldo público de su colega George W. Bush a la ratificación del TLC en el Congreso, que se terminó de negociar a mediados de diciembre pasado, tras diez rondas y casi dos años de reuniones.

Osman Soto, asesor de la Organización Nacional del Agro (ONAGRO), y Euclides Díaz, secretario de la Asociación Nacional de Ganaderos (ANAGAN), dijeron hoy a Efe que si bien el TLC con EEUU es el mejor que pudo haberse negociado, hay detalles puntuales que deben re evaluarse para evitar que los panameños se perjudiquen.

Para ellos, los asuntos que el gobierno debe analizar con prontitud son el fito y zoosanitario, el acceso real al mercado estadounidense, que actualmente recibe cerca del 50 por ciento de las exportaciones panameñas, y los subsidios recibidos por los productores de EEUU.

Del lado estadounidense, los congresistas demócratas opositores al TLC sienten que Panamá debe comprometerse a respetar derechos fundamentales, como la prohibición del trabajo infantil, del trabajo esclavo y la discriminación.

Según Osman Soto, hay que tener mucho cuidado con el acuerdo fito y zoosanitario, porque si "no va acompañado de la derogación o modificación del artículo 58 de la Ley 11, que crea la Autoridad Nacional de Seguridad de Alimentos, habrá un alto riesgo con los productos que nos lleguen de Estados Unidos".

Soto señala que el artículo 58 "intimida" a los funcionarios de esa Autoridad que pretendan detener un embargo que tenga un riesgo "real" sanitario.

El tema fito y zoosanitario fue el que hizo renunciar hace un año al entonces ministro de Desarrollo Agropecuario, Laurentino Cortizo, porque "Estados Unidos le había pedido a Panamá que flexibilizara sus normas fitosanitarias para permitir la entrada de productos de ese país".

En cuanto al real acceso que tendrán los comerciantes panameños al mercado estadounidense, Soto mostró su preocupación por las barreras que tendrán que enfrentar, a pesar de que se esté pregonando que EEUU bajará a cero los aranceles de entrada.

"De nada vale esa medida si mantiene una serie de barreras, que Panamá no podrá hacerle frente porque no tiene la capacidad, ni técnica ni económica, para combatir y enfrentar en las instancias que establece la Organización Mundial del Comercio (OMC)", indicó.

Para 2007 se proyecta un crecimiento de las exportaciones del diez por ciento, un poco menos que los mil millones de dólares del año pasado.

Por su parte, Euclides Díaz, de la ANAGAN, afirmó que el TLC no representa para ellos mayores oportunidades en ningún aspecto.

"Los hábitos de consumo de los estadounidenses son diferentes, distintos, así que la posibilidad de exportación se concreta a lo que ellos llaman una categoría de carne industrial".

En cuanto a los productos lácteos, el productor señaló que esa industria en EEUU "es muy cerrada, con normas, por ejemplo, en productos frescos, donde no puedes entrar porque hay unas especificaciones sanitarias excesivas, y (donde) montar canales de distribución es difícil".

No obstante, Díaz no pierde la esperanza y su intención es la de seguir "luchando" para eliminar los subsidios agrícolas y alcanzar un intercambio más igualitario. EFE

keywords:
source: Univisión